Skip to content

Violación de menores

20 julio 2009

La reacción primera ante los dos casos de violación de sendas menores, superada la náusea y la perplejidad, hace preguntarnos,  ¿por qué ha ocurrido?  Lo fácil será descargar en Internet, la televisión, la libertad y por supuesto en la escuela. Al final, entre tantas responsabilidades, los violadores se irán de rositas y como dice José Chamizo, Defensor del Pueblo Andaluz, los menores culpables no pueden quedar sin castigo.

Las similitudes entre los casos de Isla Cristina y Baena confieren mayor repugnancia. Violación, en grupo, a chicas menores de edad; participación de menores inimputables al no tener los 14 años cumplidos, que es la edad mínima penal en España; la implicación de disminuidos psíquicos, uno de los agresores en Baena y la niña violada en Isla Cristina.

Probablemente se levanten voces reclamando de los legisladores modificaciones para reducir la edad penal. Seguramente quienes niegan que a los 16 años se tenga la suficiente madurez para decidir sobre el aborto, serán los mismos que pidan la rebaja de los 14 años como edad penal. Y cuando se fije por debajo de los 14 años y se repitan algunos casos similares, estos mismos pedirán nuevas rebajas ¿hasta los doce?, ¿acaso a los diez?, ¿los ocho años serán suficientes? Sinceramente la solución no debe estar en la edad penal.

Miro la sociedad andaluza actual para ver si encuentro pistas para entender conductas tan horrendas. Observo que la Andalucía de hoy no es aquella con porcentajes de analfabetismo e incultura tan lamentables como demoledores, contemplo que se producen  pautas que no se pueden concretar en porcentajes más o menos exactos y que me llevan a la irresponsabilidad de padres y madres en la educación filial. Observo que, como en otros territorios,  hemos conformado  una sociedad que ha convertido a la infancia en adolescencia y que ha matado la adolescencia. Observo una Andalucía que tiene que seguir mejorando de forma urgente la educación de alumnos y de sus padres. Una Andalucía que necesita invertir en educación ciudadana y en respeto a las personas. Leo y discrepo de la idea según la cual el niño que viola y veja a otro niño se convierte en el más abominable de los adultos. Estaré equivocado pero no observo otra respuesta que más cultura y más educación; más educación, más cultura y más ciudadanía.

En forma de apéndice final:

Educción para la Ciudadanía y los Derechos Humanos  

  • El bloque 1, Individuos y relaciones interpersonales y sociales, trata los aspectos personales: la autonomía y la identidad, el reconocimiento de las emociones propias y de las demás personas. Propone un modelo de relaciones basado en el reconocimiento de la dignidad de todas las personas, del respeto al otro, de las opiniones y creencias diferentes.
     
  • El bloque 2, La vida en comunidad, trata de la convivencia en las relaciones con el entorno, de los valores cívicos en que se fundamenta la sociedad democrática, de la forma de abordar la convivencia y el conflicto en los grupos de pertenencia (familia, centro escolar, amigos, localidad) y del ejercicio de los derechos y deberes.
  • El bloque 3, Vivir en sociedad, propone un planteamiento social más amplio: la necesidad y el conocimiento de las normas y principios de convivencia establecidos por la Constitución.

 

Actualización para recoger la opinión de: Concha Caballero, Francisco Escobar, Hugo Martínez Abarca,  Isaac Rosa, Javier Mesonero,  Juan Pedro Serrano, Luis Solana, Manolo SacoMiguel Ángel Vázquez, Sara Guisado,

25 comentarios leave one →
  1. 21 julio 2009 12:46 am

    Estas violaciones suponen, además de un hecho deplorable y lamentable, un gran fracaso colectivo. Comportamientos de este tipo no se evitarán aumentando la dureza de las sanciones, ni disminuyendo la edad penal establecida, sino, como tú dices, con más educación: familiar, escolar y social.
    Decía Dewey que la sociedad existe gracias a un proceso de transmisión que se realiza por medio de la comunicación de hábitos de hacer, pensar y sentir, de los más viejos a los más jóvenes. Según él, no podríamos sobrevivir sin esta comunicación de ideales, esperanzas, normas y opiniones. Y añadía que “si no nos esforzamos para lograr que se realice una transmisión auténtica y perfecta, el grupo más civilizado caerá en la barbarie y después en el salvajismo”.

  2. Eider permalink
    21 julio 2009 9:39 am

    Que no se consige nada aumentando las penas?la victicma obtendra justicia. A esa niña le han destrozado la vida, a ella y a su familia, y los culpables no van a pagar. Algunos de ellos ya están en casa de sus padres!!!Eso no es justicia, es una verguenza!! si tienen edad para violar tienen edad para pagar por ello (aunque con la porquería de ley que tenemos en españa tampoco es que les vaya a pasar mucho por una violacion….).

    Estoy hasta las narices de personas que están mas preocupados por los violadores que por la victima, dejais bien claro que la cria os da igual. claro queda muy feo decir esto en frio, asi que por si acaso decis “pooooobre niña”, xo no estais interesados en q les pase nada a los culpables!!estoy aburrida de leer acerca de los derechos de los menores y no se cuantas tonterias mas xo en ningun lao leo las obligaciones de los menores.

    Estoy a favor de la reducacion xo primero q paguen por lo que han hecho.la vida de esa niña esta destrozada y tiene q soportar saber q sus torturadorees se han ido a casa de rositas. sinceramente, todos los q estais a favor de q los menorers de 14 años hagan lo que les de la gana sin que tengan ningun tipo de responsabilidad me gustaria saber si pensariais lo mismo si a la que destrozan la vida es a vuestra niña. lo dudo.

    gracias a personas como vosotros estan las cosas como estan, los crios hacen lo q les da la santa gana, no solo x falta de educacion, valores… sino xq saben q estan protegido a nivel penal y q no va a psar nada!!muxas garcias!!

  3. Júcaro permalink*
    21 julio 2009 10:11 am

    Eider, le dejo el final del primer párrafo del post porque ecidencia que o bien usted no ha entendido nada o que no supe expresarme adecuadamente. En este texto se puede leer: “Al final, entre tantas reponsabilidades, los violadores se irán de rositas y como dice José Chamizo, Defensor del Pueblo Andaluz, los menores culpables no pueden quedar sin castigo”.

    Sólo le diré que usted con sus palabras, y quizá de manera involuntaria, hace una exculpación de estos niños violadores al responsabilizar de sus actos a personas como nosotros por tener ideas tan depravadas, agresivas y violentas.

    Un saludo con el deseo de que al dejar un comentario, primero lea lo escrito.

  4. Ana permalink
    21 julio 2009 10:33 am

    Me gustó la contradicción de quienes ven a las mujeres de 16 años como niñas y a niños que no llega a los 14 como adultos.

  5. 21 julio 2009 12:31 pm

    Salud

    La verdad es que no creo que se haya empeorado con respecto a la cantidad y cualidad de las situaciones existentes antes, sino que, más bien, ahora los delitos salen a la luz pública y son denunciados con fuerza.

    Al margen de eso, estoy de acuerdo en que hace falta más cultura, no de la de museos, sino de la empática, más educación en el respeto (que no en la represión, que es lo que parecen pedir algunos sectores cuando hablan de los valores de antaño, como si antes no se violara). Falta educación, sin dudas, en ciudadanía.

    Hasta luego Júcaro, gran entrada ;)

    • 22 julio 2009 9:05 am

      En toda violación hay un acto denigrante, un abuso de fuerza y un desprecio hacia la persona violada.

      Cuando los violadores son menores de edad nos conmueve de una manera muy especial. Esta barbaridad la han cometido niños que tendrian que estar jugando o buscando sus primeras aventuras sexuales. Que gente tan joven realicen actos de esta naturaleza, nos debe hacer pensar en los errores que como sociedad estamos cometiendo. Probablemente en otras épocas también sucedieran actos como éste, tal y como escribes, pero si no somos capaces de superar aquello seguramente no estemos transitando por los caminos adecuados.

      Estoy convencido que el camino es más educación, más cultura y también una mayor responsabilidad de los padres. Dedicarles más tiempo, establecer diálogos fluidos con ellos, escucharles, orientarles. Convencernos de no ser mejores padres por comprarles lo que demanden sino por ofrecerle lo que necesiten.

  6. Carmen RM permalink
    21 julio 2009 2:03 pm

    Estoy totalmente de acuerdo, y te voy a contar un caso que hemos vivido.

    Un compañero del instituto de mi hija, los dos de doce años de edad aproximadamente, cuando empezaron el curso el chaval le preguntó a mi hija que si la podía tocar el culo, y mi hija sin responder se alejó de él un poco asustada y sorprendida.
    Cuando llegó a casa me lo contó un poco indignada y yo la dije que hablara con él tranquilamente a la hora del patio y le preguntara que si le parecía correcto ese comportamiento, a lo que el compañero le contestó que se lo había pedido con educación.
    Entonces la dije que le preguntara que si con la misma educación le parecería bien que el padre de mi hija le pidiera permiso a su madre para tocarle las tetas. A lo que él respondió que eso era diferente porque a él le gustaba mi hija.
    Entonces fui un día a la salida del instituto a buscar a mi hija y la dije que me presentara al compañero y le pedí de hablar un momento a lo que el joven accedió, y apartándonos un poco de los demás nos pusimos a charlar.
    Le dije que tan solo quería aclararle que si el creía que el hecho de que le gustara mi hija le daba algún derecho sobre ella y me respondió que no, que ya se había dado cuenta y que le perdonara. Yo le respondí que tan solo quería que lo comprendiera, desde entonces tenemos una relación respetuosa y agradable.
    Se trata de eso:
    Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos.

    • 22 julio 2009 9:11 am

      Carmen RM, es un magnífico ejemplo pero se parte de una situación que probablemente no sea tan frecuente como desearíamos. La reacción de la persona mayor que observa, que es testigo o sabe de situaciones de este tipo no es siempre tan correcta y ejemplar. Pones el dedo en la llaga, ¿dónde están los padres de los niños?, ¿cómo actúan cuando saben de alguna fechoría de su hijo? Un saludo

  7. 21 julio 2009 5:01 pm

    Yo separaría la acción individual (aunque en estos dos casos, grupal) de unos chavales de la actitud del conjunto de la sociedad, del mismo modo que no me centraría en el hecho de que ambos casos se hayan dado en Andalucía, entre otras cosas porque también en Madrid sucedió lo de la pobre Sandra Palo y en Barcelona hemos visto a dos chavales quemando a una pobre mendigo. Además, nunca como ahora la sociedad ha lanzado tantos mensajes en favor de la igualdad, el respeto para con las mujeres y la defensa de la no violencia.

    La cuestión es si no se ha sido demasiado voluntarista a la hora de considerar que a unos muchachos que ya tienen pulsiones sexuales haya que tratarlos como “niños” por una mera cuestión de edad, en vez de medir su mayoría de edad mediante la accción de especialistas (psicólogos, psiquiatras, pedagogos, etc.), lo cual a quienes convierte en párvulos no es a los chicos, sino a los legisladores. Porque no hemos visto las fotos de los “críos”, pero seguro que más de uno es tan alto y fornido que nosotros y lo seguro es que, si ha habido violación, a todos ellos el cuerpo les respondía como a los hombres. Yo he entrenado a equipos de fútbol cadetes y juveniles y no todos los chicos son iguales a los 13, 14, 15 o 16 años: los hay que aún son “niños”, pero también los hay que son “adultos”.

    En ese sentido, se ha legislado en torno a la responsabilidad penal del mismo modo en que se considera a alguien capacitado para votar (18 años, y ya está…), cuando no había por qué.

    Y queda por tocar el asunto de los castigos y los refuerzos positivos, que cualquier pedagogo sabe que son básicos para el aprendizaje. De hecho, no quiero ni pensar en la fractura mental de un chico que con 13 años ha violado a una chica de su edad y al que la sociedad no le va a penalizar de ningún modo. Creo que es imposible que de ahí salga nada bueno, y no por su culpa.

    • 22 julio 2009 9:50 am

      Separando la acción individual, no podemos olvidar que estos niños forman parte de una sociedad y que algo debe fallar cuando se producen estas agresiones.

      La determinación de la edad penal es meramente administrativa. Tienes razón, no hay dos niños iguales madurativamente hablando. También sabemos que las niñas evolucionan a mujer antes que los niños a hombre pero se supone que el legislador fija, en virtud de informes, estudios o legislaciones al uso, una edad que puede ser la que hay en este país o cualquier otra pero la cuestión es si reduciendo la edad eludimos este tipo de acciones. Todos los esfuerzos deben ir más a prevenir que a castigar. Si se rebaja a 12 años, ¿solucionamos el problema?, ¿evitamos que se repitan aciones similares?

      Evidentemente, en algo estaremos todos de acuerdo. No se pueden quedar sin castigo acciones como las que nos ocupan.

  8. Eider permalink
    21 julio 2009 11:01 pm

    Júcaro, entendí lo que escribiste, lo que no especifique era a quien iba dirigida mi opinión.
    iba mas bien a lo que escribió Juan Pedro Serrano “Comportamientos de este tipo no se evitarán aumentando la dureza de las sanciones, ni disminuyendo la edad penal establecida, sino, como tú dices, con más educación: familiar, escolar y social”, o a todas aquellas personas que no consideren necesario modificar la ley del menor.
    Aunque sea cierto que sin educacion no vamos a ninguna parte es imprescindible que sí se aumenten las durezas de los castigos ya que la victima obtiene un minimo de justicia.
    Y seamos francos, el saber que la ley castiga duramente puede ayudar a que las personas no hagan determinadas cosas. Un ejemplo de esto pueden ser las multas de velocidad, en donde muchas personas conducen a la velocidad que deben quizá no tanto xq es lo que marca la ley sino xq saben que la multa que pueden recibir en casa es importante, o el saber que no puedes coger el coche borracho xq sabes que si te cogen además de la mulkta también es delito.
    Es cierto que no se si se podría evitar que un menor viole xo como he dixo la victima sí obtendrá algo de paz. lo que si podría controlar es tdos los casos de maltrato en las aulas, bandalismos… o x lo menos eso creo.

    un saludo

    • 23 julio 2009 6:14 pm

      “Y seamos francos, el saber que la ley castiga duramente puede ayudar a que las personas no hagan determinadas cosas…. el saber que no puedes coger el coche borracho xq sabes que si te cogen además de la mulkta también es delito”.

      Por alusiones, y agradeciendo su intervención, me gustaría responder a Eider con este enlace a una noticia que publica hoy mismo EL PAÍS. http://www.elpais.com/articulo/espana/Detenidos/702/conductores/dias/conducir/ebrios/elpepuesp/20090723elpepunac_11/Tes

  9. 23 julio 2009 10:00 am

    JÚCARO: Evidentemente, si se rebaja la edad penal a 12 años (¿y por qué no a 11 o 10?) no solucionamos el problema ni evitamos que se repitan TODAS las aciones similares, del mismo modo que no evitamos que alguien pueda conducir a 200 km/h porque se incrementan las multas. Lo que sí conseguimos es que a quien se le pille haciéndolo sea castigado por ello y que quien no lo haga sea premiado (como con el “regalo” de puntos), algo que cualquier pedagogo (no así el legislador, por lo que parece) sabe que es la base del aprendizaje.

    Otra cosa es el tipo de castigo, que tendrá que estar en consonancia con lo que se espere acerca de la posible rehabilitación; si se entiende (pero no el legislador, que de eso, como de tantas cosas, no tiene idea; no olvides que quienes militamos en partidos políticos conocemos bien quiénes están en las cámaras…) que el sujeto es “reformable”, habrá que ir hacia medidas “reformadoras”; pero si se observa que estamos ante un sociópata, habrá que actuar en consecuencia.

    Todo sería tan fácil como añadir a la Ley, sin necesidad de rebajar la edad penal, una frase parecida a esta: “El juez que entienda del caso designará un Comité evaluador que dictaminará si el menor que comete un delito tiene capacidad de discernimiento para ser imputable”. Y olvidarse de marcar una edad fija, como si esto se tratase de una simple norma para poder sacarse el carnet de conducir…

    • 23 julio 2009 6:48 pm

      Ignoro qué tipo de castigo es el más adecuado para estas circunstancias, lo que sí tengo muy claro es que todo castigo impuesto tiene que buscar necesariamente la reinserción de los menores en la sociedad.

      Si para los adultos las penas privativas de libertad tienen como objetivo cumplir el mandato constitucional de la reinserción, ¿qué debemos exigir del castigo impuesto a niños, a menores de edad? Los sectores más reaccionarios, olvidan este precepto dictado por la Carta Magna por mucho que luego gusten mostrarse como los guardianes y defensores de la Constitución.

      La fijación de la edad penal es algo administrativo que se puede modificar en cualquier momento. Las posibles soluciones quizá haya que encontrarlas consultando a profesionales de los servicios sociales y educativos, a sociólogos y juristas, a expertos que puedan aportar algo de intgerés. La propuesta que haces puede ser válida sin olvidar que ese Comité evaluador debería contar con un protocolo de actuación para que ante situaciones parecidas no se dieran respuestas tan dispares que nos llevaran al agravio comparativo de manera constante y recurrente.

  10. 25 julio 2009 11:03 am

    Cierto Júcaro, cierto… Siempre podrá constituirse un “Comité evaluador” formado por tipos como el tal Dívar… ¡Lo que nos queda por hacer!

  11. always looser permalink
    27 julio 2009 10:28 am

    Educacion para ciudadania ha demostrado que fallado.

    • 27 julio 2009 10:55 am

      Para que algo pueda ser demostrado primero hay que experimentarlo. No se puede afirmar fallo en algo que se ha puesto en funcionamiento por primera vez en el curso pasado y sólo a los alumnos de 3º de Secundaria durante una hora a la semana.

  12. always looser permalink
    27 julio 2009 11:16 am

    Si se hubiera reducido la criminalidad infantil ya hubieran presumido rapido de la eficacia, pero si pasan estan cosas.. es que solo una hora a la semana, es que solo lleva 2 años o uno(depende de la comunidad).

    Al menos no seamos hipocritas.

    Desde luego creo que seria bueno admitir el fracaso, para mejorarlo, cometer errores es normal, persirtir en el error es el problema, creo que debatir el temario para centrarse en evitar estas acciones sera fundamental.

  13. 27 julio 2009 11:53 am

    “Si se hubiera reducido la criminalidad infantil…” No es ese el objetivo de esta o de otra asignatura pero además, debiera tenerse en consideración que hablamos de menosres de 14 años y resulta que esta asignatura no se ha impartido ha alumnado de estas edades. En todo, ¿caso cómo medir el éxito o fracaso de una materia? Supongo, no conozco otros métodos, que con unas pruebas que la diagnostiquen, nunca en virtud de unos lamentables acontecimientos. Ninguna asignatura podrá evitar casos como estos, ninguna ley por muy dura que fuera podrá impedirlo (existen paises que tienen en vigor la pena capital y eso no les hace más seguro). Según su planteamiento, la asignatura de la Religión y Moral Católica, que se imparte en este país desde siempre, y dado los resultados medidos en vocaciones y asistencias a las iglesias, fuera de los acontemientos festivos religiosos, sería un rotundo fracaso.

    El fracaso o el éxito se mide a largo plazo. En todo caso, ¿ee prentende, con un mínimo de sensatez, evaluar esta asignauta en virtud de estos acontecimientos ? Para polemizar no está mal, pero no parece muy ajustado a razón.

  14. Claudia permalink
    29 julio 2009 1:48 pm

    La reducción de la edad penal es una tontería. Tenemos el dcho Penal más duro de toda europa pero algunos sólo creen que la dureza se basa en la cadena perpetua o pena de muerte. ¿Cuál es la edad que deben tener los menores para ser imputables y juzgados ante un tribunal? Hoy se pide 12 años pero mañana será 11, al siguiente día 10 y nunca nos conformaremos. Se sabe de sobra que hay niños que desde los 4 o 5 años están hecho unos ladronzuelos, ¿a esos también los juzgamos?
    Ah! y otra cosa. A mí no me da igual de la menor pero, por casualidad, ¿alguien sabe lo que es (aunque no sea este caso) un abuso sexual a un menor? Abusar sexualmente de alguien y así lo dice el Código Penal español es TOCAR A ALGUIEN SIN VIOLENCIA NI CONSENTIMIENTO, es decir, cuando un padre toca el culete a su hijo de 2 o 3 años, lo está agrediendo sexualmente, cuando las madres juegan con sus bebés a mordisquearles la barriguita cuando los bañan, están abusando sexualmente de ellos. Si, en esos casos un vecino te denunciase y tuviese pruebas de ello el juez podría castigarte con una pena de 1 a 3 años…pero claro, nuestro Código Penal no es duro. Dejad de ver a la Ana Rosa Quintana!!!

    • 29 julio 2009 3:03 pm

      Claudia, coincido b astante con tu comentario. Ignoro si tenemos la legislaciónmás dura pero estoy convencido que ninguna legilación, por dura que sea, puede evitar ciertas agresiones. Cuando escucho a muchos clamar justicia creo entender que gritan venganza y sustituir la justicia por el ajusticiamiento. Pones unos ejemplos que conozco porque un vecino estuvo en la cárcel por algo muy parecido a lo que cuentas y totalmente de aceurdo conel ruego final: “Dejad de ver a la Ana Rosa Quintana!!!”

  15. Claudia permalink
    29 julio 2009 5:29 pm

    Pues sí, Júcaro, la gente no clama justicia sino venganza. Creen que el estado de dcho se basa únicamente en la muerte o en que la gente no salga de las cárceles y no es así. No digo que el sistema se aplique correctamente, pues, por duro que sea nuestro Código Penal, es cierto que en muchos casos no se aplica del modo correcto y no hablo sólo cuando se “beneficia” al reo y pongo un ejemplo bien conocido:
    En el caso de Mari Luz Cortés, por mucho que a mí y a todos nos importe la menor que ya no está entre nosotros, lo cierto es que no existen pruebas (no las pruebas que muchos creen como tal sino aquellas pruebas que la justicia entiende como tal) que ni siquiera hangande Santiago del Valle un posible autor de los hechos, sin embargo, el juez, porque sino fuese así la sociedad y los medios de comunicación se le echarían encima, lo ha imputado como autor de un homicidio imprudente simplemente porque el dice que la niña se le resbaló. ¿Alguien ha pensado en que ese hombre pueda estar diciendo la verdad? Y ya no hablo de que sea o no un enfermo ni nada de eso. Lo único que digo es que es verdad que los padres tienen el dcho al pataleo y a luchar porque la justicia se ponga de su parte pero que no contribuyan por medio de la televisión y demás a corromper nuestro estado de derecho. Es una pena que no se diga nada cuando los jueces lo hacen bien.

  16. always looser permalink
    15 agosto 2009 2:49 pm

    No es ese el objetivo de esta o de otra asignatura,

    Pues digaselo a Zapatero uno de sus argumentos fue que habia que inculcar valores para parar la delicuencia juvenil.
    Lo de como medir el exito el fracaso supongo que si tu enseñas mateticas y ves que la gente sabe matematicas entonces ha buena enseñanza.

    A los jovenes se les ha enseñado unos valores que creian correctos, lo triste es que viendo los resultados eso no ha pasado. la educacion no ha orientado a los jovenes a ser mas civicos.

    • 15 agosto 2009 5:43 pm

      Efectivamente, always looser, el objetivo de esta signatura es el de inculcar valores. Valores tan peligrosos como el respeto, al diferente, al que piensa distinto, al que tiene otra religión al que no tienen ninguna. Desde este objetivo del respeto se pretende reducir los casos de violencia y agresión, no de un tipo de violencia o agresión copncreta sino a todas.

      Sobre la evaluación de una asignatura le repito que es preciso que pase algún tiempo para poder valorar y llegado el caso corregir la aplicación de esta asignatura que considero muy necesaria. En este sentido me remito a las ideas ya apuntadas en comentarios anteriores. ¿Cómo se puede hablar de fracaso de una asignatura que aún no la ha recibido la inmensa mayoría del alumnado? Y en todo caso, cuando se generalice la impartición de la asignatura ¿medimos su eficacia con criterios al uso, con pruebas y exámenes de distintos tipos o porque a la prensa lleguen algunos casos de violencia? Un saludo

Trackbacks

  1. LA LEY DEL MENOR Y LA EDUCACION SEXUAL DE ZP DA SUS FRUTOS « La ciudad en llamas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: