Skip to content

Sr. Rajoy, ¿es usted normal?

9 octubre 2006

Con frecuencia escuchamos o leemos a Mariano Rajoy utilizar el adjetivo normal. En ocasiones, para minusvalorar a Zapatero, le aconseja: “comience usted a gobernar como una persona normal”; otras, para menospreciar toda su política de gobierno, se hace portavoz de todos los ciudadanos y asevera que “la gente normal, con sentido y con equilibrio lo que quiere es…”, lo que él quiera, añado. Incluso, como simple remedo de su antecesor, afirma que trabajará “para que se vaya Zapatero, para ganar las elecciones y para poder consensuar con un gobierno socialista normal”, las dos primeras aspiraciones parecen lógicas, la última no deja de ser un burda provocación y un desplante chulesco. Incluso, ¡ay pobre de él!, le decepciona tanto España que proclama: “Yo quiero que mi país esté con la UE, con Canadá, con los países anglosajones y los países normales, es decir, con democracias occidentales”.

¿Pero qué es lo normal para Rajoy? Seguramente lo que él entiende por normal, muchos ciudadanos lo entendamos como paranormal. Para Rajoy, parece normal que el líder del principal partido de la oposición, y posible alternativa en el gobierno, considere que el Presidente del Gobierno no representa al Estado; también le parece normal que el partido de la oposición más numeroso se convierta, en el Congreso de los Diputados,  en portavoz de ciertos medios de comunicación y altavoz de fantasías disparatadas, ácido bórico incluido. Sin embargo, para muchos ciudadanos, esto representa todo una anormalidad democrática y una falta de respeto institucional que sorporende sobremanera.

Un día Rajoy, con toda normalidad, habló de hilillos de plastilina, de armas de destrucción masiva; también, con total normalidad, apoyó una guerra ilegal. Luego un fatídico día, tras el horrendo atentado de Madrid, el gobierno al que pertenecía el señor Rajoy intentó mentirnos con total normalidad. Y, en día de reflexión, como es normal, apareció una entrevista suya en la primera página de un periódico de tirada nacional y, ese mismo día de reflexión, utilizó la televisión pública para exponer su “normalidad”.

Rajoy un día, en Barcelona, declaró. “Queremos ser un país normal de gente normal. Éste es un partido normal”. Sinceramente ante tanta insistencia habría que preguntarle: ¿Es usted normal, señor Rajoy?

________________________________________________________

Seleccionado y publicado en la sección de opinión, DESTACADOS DEL DÍA, de El Otro Diario

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 9 octubre 2006 10:02 am

    “El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar”
    Carl Jung

  2. 9 octubre 2006 10:19 pm

    Es que para Rajoy y compañía todo lo que se sale de su línea de pensamiento no es normal. A eso se le llama tener la mente abierta…

    Fantástico post !!!

    Saludos

  3. Júcaro permalink*
    10 octubre 2006 8:18 am

    A J.Úbeda y Gemma, gracias por pasaros por aquí, dejar vuestro comentarios y contribuir de la manera que lo hacéis.

    Saludos.

Trackbacks

  1. miotrodiario.com » Efecto llamada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: