Skip to content

La extrema derecha, el PP y el PSOE

20 octubre 2006

Las advertencias innecesarias de Acebes, las palabras cobardes e infames del senador Pío –si fuera valiente ya se habría desprendido del manto protector del aforamiento- y las amenazas, estilo matón poca monta, de Zaplana no dejan muchas esperanzas a quienes desean una derecha democrática y civilizada.

Cada vez que escucho a estos políticos repetir los excesos verbales que por las mañanas les dictan desde la emisora episcopal, me pregunto por qué hay muchos, seguramente bien intencionados, que usan la expresión “derecha extrema” para eludir la más acertada y exacta de “extrema derecha”. Ignoro si la militancia del PP está encantada con la elocuencia desmedida de estos portavoces pero no se escucha discrepacia alguna sobre estos excesos. Como no se les escucha y como Rajoy cada vez más se alinea con las tesis conspirativas y otras fantasmagorías, es de suponer que el PP y la extrema derecha, sin ser lo mismo, cohabitan plácidamente y en estado de felicidad orgiástica, según las imágenes y sonidos que nos llegan de las sesiones del Congreso.

Así las cosas, hay que preguntarse si es más “beneficioso” que la extrema derecha esté integrada en el PP o que se separe y se presente como un partido político más, una vez salvado el escollo de aceptar las reglas democráticas.

De otra parte y en un cálculo simplemente electoral pienso que un partido tan intransigente y desmedido no puede ganar las elecciones pero el problema real se nos plantea con el PSOE. Porque, por momentos, el Partido Socialista parece mostrar cierta inclinación por ocupar no ya el espacio de centro que abandona el Partido Popular sino que también coquetea con el espacio de esa derecha moderada que parece cederle el principal partido de la oposición.

________________________________________________________
Seleccionado y publicado en la sección de opinión, DESTACADOS DEL DIA, de El Otro Diario

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 22 octubre 2006 11:28 am

    Es que este desequilibrio que existe en el PP desequilibra todo el sistema, con lo cual, y tal como ya he dicho muchas veces, lo ideal sería una escisión que devolviera al PP a su lugar de centro derecha y creara el verdadero partido que se aloja en su interior a modo de bacteria infecta: el partido fascista que es lógico que exista en todas las democracias sanas.
    Pero eso no ocurrirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: