Skip to content

Verdades que son mentiras

6 noviembre 2006

Toda la vida repitiendo eso de que el sistema solar tiene nueve planetas y recitarlos con el antiguo soniquete escolar para que ahora salgan y nos digan que todos estábamos equivocados, que las enciclopedias mienten y que la retahíla planetaria aprendida queda recortada. Pero bueno, tampoco tiene mayor trascendencia, en este caso, al igual que en otros, se constata que el tamaño sí que importa. Pero, ¡joder!, que el vaso diario de leche no resulte tan beneficioso como pensaba, es algo que rompe todos mis esquemas y consigue lo que no logran ni los pedrojatas ni acebes de turno.

Nunca me gustó la leche. Ni la natural, fresca y recién ordeñada, ni la elaborada, pasteurizada y debidamente embotellada, pero de siempre me inculcaron que sus virtudes eran definitivas para una vida sana y una dieta equilibrada, así que el par de vasos diarios no podía evitarlo. Definitivamente nunca me gustó, ni tan siquiera cuando la leche hacía natas y por ello, cada vaso, lo disimulaba con alguna cucharada de azúcar y un poco de cacao al objeto de engañar a un paladar de gustos restringidos.

A mi hijo tampoco le gusta pero, como padre responsable y preocupado por su alimentación, trato, en vano, de convencerle de la necesidad de ingerir el par de vasos diarios. Aprovechando lo del mundial de baloncesto, este verano traté de argumentarle que era un elemento básico e imprescindible en la dieta de los deportistas a lo que me espetó:
– Los atletas y jugadores de baloncesto de color negro son los mejores del mundo, ¿de acuerdo?
– Si, respondí convencido.
Entonces, y lo soltó con la naturalidad propia de sus 10 años.
– ¿Alguna vez viste a algún negro beber un vaso de leche?

No pude continuar la cotidiana y agotadora pugna dialéctica a la hora de la merienda y me retiré a escuchar un poco de música. Así, caí en la cuenta que el hombre es el único animal que continúa bebiendo leche cuando llega a la fase de adulta. En Internet, comprobé cómo algunas razas tienen problemas con la lactosa y su intolerancia a la misma las convierte en factor de riesgo y, haciendo memoria, es cierto que nunca vi a alguien de color beber un vaso de leche.

Ahora sólo hace falta que se demuestre de manera fehaciente que Al Qaeda no existe sino como marca y etiqueta para simplificar un fenómeno que no alcanzamos a comprender y que los guardianes del orden mundial utilizan para tratar de explotar el subconsciente de los ciudadanos endosando a Bin Ladem todos los actos terroristas porque teniendo rostro, el horror, parecería más fácil de combatirlo. Así las cosas, ya sabemos que Plutón no es un planeta, que la leche no es tan excelente y que casi todo lo relacionado con el denominado terrorismo internacional, menos los muertos, la sangre, el sufrimiento y el dolor, tiene mucho de verdad trampa.

________________________________________________________
Seleccionado y publicado en la sección de opinión, DESTACADOS DEL DIA, de El Otro Diario

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 6 noviembre 2006 7:41 pm

    Me ha gustado mucho tu post.
    Al Qaeda es la marca del nuevo terrorismo internacional, un terrorismo en el que el objetivo común es uno: crear el terror entre los países occidentales que anteriormente han atemorizado a sus mujeres y niños. Cualquiera puede integrarse dentro de esta organización sin jerarquía ni estructura. Las diferentes células alrededor del mundo, incomunicadas entre si, recibiendo instrucciones vía internet sobre cómo fabricar una bomba o cómo provocar más daños con la metralla son suficientes para conseguir su propósito. Pero Al Qaeda, nueva marca del terrorismo, no es la única ni la última. Terrorismos los hay de muchos tipos, incluido el de Estado: y muchos países, EEUU a la cabeza, lo practican con total impunidad desde hace muchos años. Al final uno se pregunta, ¿qué es terrorismo entonces? Hoy en día parece que solo entra en esta definición el que hacen los demás, pero no el que practican ciertos países que se llenan la boca con la libertad, la justicia y la ley que incumplen a diario. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: