Skip to content

¿Liberales?

24 noviembre 2006

Acabo de leer como Enric, el socialdemócrata, distingue entre el discurso político y el fundamento ideológico para matizar ciertas concurrencias entre liberalismo y socialdemocracia. A raíz de la lectura de este interesantísimo artículo me voy por las ramas y pienso que, en demasiadas ocasiones, se cede terreno de manera inconsciente. Así, hay quienes se apropian de vocablos que no les pertenecen pero como no nos sentimos afectados lo dejamos pasar y, al cabo del tiempo, aparecen como detentadores primigenios del mismo.

Hace ya tiempo que algunos se denominan liberales porque las palabras que mejor les definían no eran hermosas y además provocaban rechazo. Estrategas o falsificadores consumados, se apropiaron del vocablo y hoy se presentan pervirtiendo el concepto de liberal.

El liberal, en nuestra historia colectiva, y a expensas de que algún defraudador revisionista falsee su significado histórico, siempre estuvo relacionado con la generosidad y las ansias de libertades cívicas. El término liberal se acuña a principios del XIX, muy probablemente tenga origen español, y los manuales le asignan una serie de registros como son: racionalismo, progreso, laicismo, elitismo, universalismo, libertad individual, individualismo político y económico, así como pragmatismo y realismo.

En Estados Unidos, la palabra liberal designó hasta hace no mucho a las personas ilustradas y progresistas. A las gentes que, por ejemplo, simpatizaban con la República española o a quienes acompañaron a Martín Luther King en la lucha contra la segregación.

Hoy muchos se cobijan bajo el paraguas del liberalismo. Pienso en la caterva de columnistas y blogueros que se denomina liberales cuando se manifiestan como auténticos facinerosos. El liberalismo de estos liberales encarna el alistamiento a la intransigencia, el sometimiento absoluto al capitalismo radical y el regreso a certidumbres bíblicas como el creacionismo.

Liberal tiene la misma raíz que libertad, libertario o libertino y aunque su apariencia sea semejante no significan lo mismo ¿verdad? Pues, eso

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Heliogabalo permalink
    25 noviembre 2006 1:56 pm

    Lo que me parece que ocurre aquí es que un término que había tomado un significado bastante claro en la filosofía política se ha ido desgastando con el uso y la progresiva banalización que se hace, sobre todo en España. Yo creo que el par de términos Republicanismo-Liberalismo sí es muy apropiado para ubicar cualquier pensamiento político y el debate debería ubicarse entre esas dos posturas, lo que pasa es que en España ese debate sencillamente no existe, y así encontramos cualquier tontería apropiándose el adjetivo liberal, igual que también encontramos autenticas bobadas que se autocalifican como progresismo, en particular pienso en los nacionalismos que ahora están de moda y algunos creen que es un rasgo de izquierdas…

    Recomiendo el excelente estudio que Rawls hace de la tradición liberal en su A theory of justice para entender mejor el significado de liberal tal y como se ha ido conformando en los últimos siglos, y que es perfectamente compatible con la defensa de la segunda republica española o las libertades civiles americanas como bien dices, tanto desde posiciones que en España son consideradas “progresistas” como “liberales”

    s2

  2. 25 noviembre 2006 2:53 pm

    Saludos

    Excelente entrada. De todas formas, parte de la mal-utilización del término viene dada por la separación de las “ideas económicas” de las “ideas sociales” (cuando son dos que realmente confluyen o debieran confluir), diciéndose “liberales” sólo por la creencia en el Dios Mercado, y “ocultando” bajo el manto “liberal” de la vertiente social de su pensamiento (que es el que más nos podría “preocupar”), así pues, la “libertad” se entiende de forma muy restringida (aunque digan lo contrario, basta escucharles un poco para sentir cómo la limitan a la “propiedad” y paren ahí el carro).

    El problema es que tienen unos pensamientos “conservadores” que rompen totalmente con la tradición liberal de manera frontal, y claro, todos esos que se declaran “liberales” (los más conocidos) si les escuchas hablar realmente tienen más de “conservadores” e “intervencionistas en la libertad individual” que de otras cosas, pero claro, no te dirán en qué gastar el dinero, pero sí cómo vestirte, qué consumir, con quién andar y, además, qué creer. Pero se quedan en lo primero y gritan “soy liberal”.

    Hasta Luego 😉

  3. 25 noviembre 2006 4:32 pm

    “Pienso en la caterva de columnistas y blogueros que se denomina liberales cuando se manifiestan como auténticos facinerosos”

    A ver, amiguete, mire el diccionario y busque la entrada “facineroso” por Dios… Bueno, como no confío en su capacidad lectora (y mucho menos en su buena fe) se lo adelanto cortando y pegando de la web de la RAE:

    “facineroso, sa.
    (Del lat. facinerōsus).
    1. adj. Delincuente habitual. U. t. c. s.
    2. m. Hombre malvado, de perversa condición.”

    Así que a menos que pueda demostrar que ser malvado es condición necesaria y suficiente para el liberal actual tendrá usted que meterse la lengua donde le quepa. Y no hablemos ya de la delincuencia habida cuenta de que es algo notorio la existencia, históricamente corroborable, de mayor número de personas abiertamente contrarias a la ley en el rojerío presente y pasado que entre los liberales. No diré que el socialista es por definición facineroso ni diré que quien profesa ideas socialistas es necesariamente un malvado. Y no lo haré porque no soy un botarate. Aunque pienso que por eso, tal vez, no sea socialista…

    Salud y libre comercio

  4. Júcaro permalink*
    25 noviembre 2006 10:07 pm

    Gracias Heliogabalo, gracias Jomra por vuestras aportaciones.
    Iracundo, no le llamaré amiguete porque este termino se utiliza para referirse a alguna persona con quien se tiene amistad superficial, y sinceramente no tenemos otra relación que sus visitas esporádicas a esta bitácora. Sí me consta su capacidad lectora, observo sus comentarios en el magnífico blog de Justo Serna, y como intuyo que le gusta la controversia, le diré que cuando escribo facineroso no quiero escribir fascineroso, palabra que no está recogida en el diccionario de la RAE. Lo que me sorprende es que le moleste tanto el que utilice el vocablo facineroso para referirme a quienes hacen ostentación de una condición perversa tan evidente como la que hacen gala ciertos columnistas y blogueros que se denominan liberales. Si yo fuera liberal, marcaría distancias con estos impresentables.

  5. 26 noviembre 2006 10:31 am

    “El liberalismo de estos liberales encarna el alistamiento a la intransigencia, el sometimiento absoluto al capitalismo radical y el regreso a certidumbres bíblicas como el creacionismo.”

    Lo del creacionismo me ha gustado… o lo del alistamiento o la intransigencia… Ya me dirá usted si esto son argumentos…

    Y lo de facineroso… Bueno… sí, claro… somos los malos… Esta también me la sé. Muy bueno para conseguir visitas.

  6. 26 noviembre 2006 11:17 pm

    Creo que la lengua, la nuestra como todas, debe adaptarse al uso que le damos. Hoy en día, al contrario que sucede en el ámbito anglosajón o germano, la palabra liberal, en este nuestro país, es sinónimo de neoconservadurismo. Ciertamente no les corresponde el uso de este término y, desde luego, difícilmente pueden considerarse seguidores de la linea clásica del liberalismo europeo y, en particular, el anglosajón.
    En cualquier caso, es interesante apuntar, que ellos se denominan liberales dado que, en efecto, lo son, al menos en un aspecto, esto es, el aspecto económico. Han aprovechado la ambivalencia del término para aprovecharse de él. Desde luego no es del todo correcto, pero así es.
    Por otra parte, en el ámbito anglosajón sucede algo similar con el libertarismo, se lo han apropiado los defensores del capitalismo salvaje y no los anarquistas, que desde siempre habían sido considerados libertarios.
    El lenguaje se ajusta a su uso. Pronto se denominarán progresistas y cosas así. En gran parte forma parte de la estrategia de “limpieza” terminológica. Cuando un término ha adquirido mala fama, lease, fascista, conservador, meapilas, esta gente tiende a enmascararse en nuevos términos que no tengan ese cariz negativo. Así han llegado a apropiarse de términos que definen a la izquierda.
    Forma parte del “potaje” neofascista, también Hitler se denominó socialista, esto no es algo nuevo.
    Saludos.

  7. 26 noviembre 2006 11:47 pm

    “El lenguaje se ajusta a su uso. Pronto se denominarán progresistas y cosas así. En gran parte forma parte de la estrategia de “limpieza” terminológica.”

    ¡Qué bueno hombre, qué bueno! Pero si es usted quien habla de que tales o cuales términos no corresponden legítimamente a nosequién. Es usted el que limita, el que “limpia”. El uso determina las etiquetas: punto. Y esas etiquetas dicen que liberal soy yo y usted un progre o, si me apetece a mí y a “mucha gente”: un botarate lamentable que realiza afirmaciones gratuitas acerca de un tema del que habla como si tuviese control sobre el lenguaje.

    No hay tal proyecto de limpieza entre los liberales, sí parece haberlo entre ustedes, estimados progres. ¿La corrección política es un invento liberal? Sí, sí…

    Las teorías de la conspiración aplicadas al lenguaje, como a la sociedad misma, son un insulto a la inteligencia. Claro que no podrá sentirse insultado en su inteligencia quien carece de ella.

    Salud y libre comercio

    PD: el partido Nazi se definió socialista porque era socialista porque defendía la puesta en manos del estado de los medios de producción de la sociedad: la supeditación del individuo y sus necesidades a un órgano coactivo regido por una fantasía de omnipotencia de quiénes creen conocer las necesidades de dichos individuos. ESO es socialismo y lo demás es un montón de palabrería.

  8. 27 noviembre 2006 2:27 am

    El partido Nazi (NSPD) era un partido socialista en su origen. Una vez el partido se descompuso fue tomado por un compañero de Hitler para comenzar el nuevo proyecto fascista. El nombre es previo a la ideología fascista y, en sus origenes, representó un movimiento socialista que, todo sea dicho, apenas caló. De ahí que el partido se llame nacionalsocialista y no partido fascista o popular o lo que sea. En defitiva el nombre es previo a la ideología que definitivamente representó en el Reichtag.
    Salud, libre comercio, pero leer un poco también…

  9. 27 noviembre 2006 12:59 pm

    Todos los socialistas que han alcanzado un poder ilimitado han acabado cometiendo toda una serie de tropelías de las que los socialistas en fase de alcanzar dicho poder (ilimitado o “limitado”) han abjurado negándoles la condición de “verdaderos socialistas” e incluso adjudicándoles pintorescas categorías como “socialfascistas” (más atinado de lo que se cree). Ay! Es que como dijo Revel el club de los condenadores de genocidios pasados sólo se ve superado por el de partidarios de los genocidios futuros. A nadie le gustan los perdedores y menos los que salen bien retratados. Y digo retratados porque si la URSS hubiese sido llevada a un colapso político siquiera parecido al del régimen nazi en 1945 y se hubiese contabilizado y fotografiado a tanta y tanta gente a la que se borró de la faz de la tierra en tierras soviéticas… tal vez la venta de libros sobre el Holocausto hubiese tenido que lidiar con una temática gemela muy muy competitiva.

    Lo cierto es que los nazis eran una secta más del socialismo. Se puede llevar esto a una relativización absoluta mediante arbitrarios criterios pero lo cierto es que socialista es aquél que busca supeditar a un fin último de corte igualitarista toda libertad e individuo. Punto. Poner al servicio del estado a todos. Es por esto (y Mises y Hayek son definitivos en cuanto a esto) que marxistas y antimarxistas son esencialmente socialistas. Decir que los “fines progresistas o reaccionarios” definen y separan a los socialistas de los otros es superfluo y artificioso porque baste ver en qué han acabado los regímenes “progresistas” una vez se han asentado bien asentados en el poder para comprender que todos, absolutamente todos, se convierten al paternalismo autocrático. Socialista es aquél que duda del individuo y desprecia la libertad en consecuencia, los métodos sólo tienen incidencia en la velocidad de generación de cadáveres y/o miseria.

    Salud y libre comercio

    PD: con los años voy viendo que quiénes recomiendan lecturas suelen ser precisamente los que usan los libros para calzar sillas, asi que…

  10. Alex permalink
    27 noviembre 2006 6:05 pm

    Os quereis apropiar de todo hasta del término liberal, del que dicho sea de paso no teneis ni idea (no se si por ignorancia o por mala fe), investiga y no repitas mantras progres, no es lo mismo liberal aquí en Europa que en los EEUU donde liberal es un término bastante peyorativo que se le da a personas con equivalencia ideológica a los progres europeos. A los seguidores del liberalismo austríaco que es el original, se les conoce allá como libertarians, y ya está, que te estoy dando demasiada información.

  11. 27 noviembre 2006 7:01 pm

    El liberalismo o lo muy liberal que es uno, se ha terminado por convertir en un sinónimo de lo “abierta” que es una persona. Cuando quizá muchas veces debería utilizar otra de esas palabras sinónimos de todo, progresista. Lo cierto es que pese al intento de alguno sde recuperar el término y reconducirlo al terreno político, parece imposible su restauración.

  12. LuI$ItOlInDo permalink
    5 agosto 2008 2:03 am

    qn so st

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: