Skip to content

La dimisión de Requero

11 febrero 2007

El Derecho es palabra escrita. La Ley, norma jurídica dictada por el legislador con palabras precisas y concretas. El juez tiene jurisdicción, capacidad de interpretar cada caso concreto, que expresa con palabras en sus sentencias. Es decir el mundo jurídico es palabra escrita. El Consejo General del Poder Judicial, que es su órgano constitucional y político, tiene funciones concretas como el nombramiento de jueces y el garantizar la independencia judicial de los jueces y lo hace por medio de acuerdos, informes.

Políticos y plumíferos, tanto profesionales como aficionados, publican sesudas reflexiones –aquí tendría que colocar un emoticón irónico, sarcástico, satírico o burlón-, sobre la politización de la Justicia. Sin detenerme en las estridencias, trampas saduceas o catadura moral insufrible de la clase política que representa el Partido Popular y la jauría mediática más reaccionaria, sí quisiera detenerme en las afirmaciones de José Luis Requero, miembro del Consejo General del Poder Judicial, que fueron dichas hace días y que el paso del tiempo no merma la indignidad de las mismas. Tras escuchar a este vocal del órgano de Gobierno del Poder Judicial, ¿quién se atreve a cuestionar la politización de la justicia y no del intento contrario?. Como Ignacio Escolar y Antonio Flóres ya escribieron que los jueces no necesitan pruebas o sobre la independencia judicial y, en buena parte comparto sus opiniones, poco tendría que añadir al respecto, acaso sólo incidir en algo que parece evidente. La palabra de la Justicia adquiere su valor cuando es escrita en sentencias; lo demás, ganas de jugar un papel que no le corresponde.

Las victimas denuncian; los testigos declaran; los abogados defienden, informan o asesoran; los notarios hacen escrituras; los funcionarios redactan informes o cumplimentan formularios; los alcaldes publican bandos; los policías atestados; los ciudadanos escriben solicitudes, recursos; los “blogeros”…, pero un vocal del Consejo General del Poder Judicial, ¿puede tomarse la libertad de “jugar” a la política?

El mundo jurídico es, como se ha dicho, palabra escrita. Las deliberaciones de los órganos de justicia se plasman en letra escrita a través de acuerdos, informes, memorias, o declaraciones institucionales. Por eso, cuando José Luis Requero dice que las fotos del terrorista De Juana Chaos sólo pudieron hacerse desde la connivencia de Interior, ¿qué valor tienen sus palabras?, ¿cuáles sus consecuencias?. Sus declaraciones transmiten seguidismo e inquietud porque un miembro de tan alto órgano debiera tener la cautela de conocer el asunto y pronunciarse, si fuera de su competencia, sobre los hechos en virtud de los, indicios, pruebas y declaraciones de testigos. Las investigaciones apuntan hacia el equipo de abogados de De Juana como los autores de las famosas fotografías y la entrevista. De confirmarse, el vocal Requero tendría que dejar su puesto en el CGPJ, pero de no comprobarse la implicación de los abogados, igualmente tendría que dimitir por no actuar como se espera de un miembro de tan importante órgano judicial.

Cuando la Justicia se parapeta en intuiciones o servilismos políticos contribuye a desmoronar el Estado de Derecho. El vocal Requero tendría que estar más preocupado en calibrar la balanza y en ajustar la venda de la Justicia que en expresar opiniones que, como vocal de tan alto órgano, ni le competen ni le corresponden. La dimisión de Requero no se ha producido, pero sería un paso necesario.

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. 12 febrero 2007 12:07 am

    Tienes toda la razón. Has escrito el post que estaba pensando escribir. ¡Cuánta hipocresía!

  2. 12 febrero 2007 11:48 am

    En todo lo que he leído en relación con Requero nunca se pedía la dimisión. Eres el único que la pides. Bueno ya somos dos, yo también exijo su dimisión inmediata.
    Saludos

  3. 12 febrero 2007 12:49 pm

    Es que a Requero le asiste su derecho a la libertad de expresión, mientras que Oleguer, por ejercer ese mismo derecho, tiene que pagar un precio.

  4. Josep permalink
    12 febrero 2007 12:57 pm

    El caso Requero es sólo uno más, y no el de mayor importancia. Un miembro del CGPJ, por muy afín al PP que fuera, no hablaría así si no estuvieramos inmersos en un clima político malsano como el actual.
    La politización de los jueces y la judicialización de la política está socavando el estado democrático más de lo que creemos; quizá somos todos un poco ilusos al dar por supuesto que la democracia no tiene marcha atrás. El actual período democrático está basado en una Constitución obtenida por consenso, pero el PP ya hace tiempo que se ha cargado el concepto de consenso y ahora también está destruyendo la credibilidad del la justicia, llegando hasta su máximo exponente, el tribunal Constitucional. ¿Qué valor tiene un tribunal cuyas sentencias se conocen de antemano según la obediencia debida de sus miembros?.
    Y a continuación destruirán el Estado; en eso están ante la blanda pasividad del gobierno. En su día, para llegar al poder no dudaron en cargarse un elemento fundamental del Estado como son los servicios secretos. Ahora van a por otro pilar básico: el Estado de las Autonomías.
    Veamos la situación: el estatuto de Cataluña está a un paso de ser declarado inconstitucional en una mayoría de sus artículos principales. No importa que haya sido aprobado por el poder político y refrendado por la ciudadanía. Va a ser anulado judicialmente porque los miembros del PP en dicho tribunal han recusado con motivos nimios a un compañero “del otro bando”. Aunque Pérez Tremps dimita y sea sustituído, el próximo relevo por edad del presidente del Tribunal decantará -por el voto de calidad- la declaración de inconstitucionalidad. De esto se está hablando estos días, dándolo como hechos seguros, lo cual es gravísimo al dar por supuesto la nula imparcialidad de los miembros del Tribunal Constitucional.
    Si el Estatuto catalán queda anulado y el anterior ya está derogado, Cataluña queda sin estatuto y el estado de las autonomías queda deshecho en espera de una reconstrucción del Estado que ya no podrá ser la misma. Será más centralista o más federal, pero habrá acabado el actual periodo democrático post-franquista y empezará otro episodio de nuestra historia.
    Y tal como está el patio nacional, no creo que sea más democrático.

  5. 12 febrero 2007 4:27 pm

    Estimado Júcaro.

    Sólo quiero dejar cosntancia de mi más absoluto acuerdo contigo. Esta historia me recuerda un poco a aquella novela de Orwell (“Rebelión en la granja”) en la que decía aquello de que “todos los jueces son iguales, pero unos más iguales que otros” (¿o eran animales? ;-))

  6. 12 febrero 2007 8:45 pm

    En primer lugar envío un fraterno abrazo a la resistencia andaluza, algún día marcharemos juntos y a un tiempo hacia Madrid, capital nuevamente empavesada de rojo, amarillo y morado.
    En segundo lugar no tengo más remedio que suscribir el sentir común de la entrada y los comentarios: el caso Requero no es más que otra de la muchas muestras, que la derecha va dejando a su paso por las instituciones; creídos y crecidos en la convicción de ser los dueños naturales de la finca, hacen y deshacen a su antojo, sin enmendarse a nadie más que a ese Dios suyo ante el que dicen responder de manera exclusiva.
    No hay nada nuevo cara al sol, amigo Júcaro.

    { He dejado la idea de colgar un post alusivo al aniversario de la Segunda República, con el texto del artículo 1º de la constitución de diciembre del 31. Pásate por mi blog si te apetece por ” Aniversario ” ( del día 11/02)}

  7. Josep permalink
    13 febrero 2007 4:57 pm

    13 de febrero de 2007
    El nuevo ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo critica a PP y CGPJ en su toma de posesión:

    “Gracias al presidente del Gobierno por darme la oportunidad de comprometerme, un poco más, en la defensa del Estado de derecho en un momento delicado que, sin ser percibido como tal por el conjunto de los ciudadanos, es fruto de la estrategia de quienes sin haber aceptado su derrota en las urnas se empeñan en trasladar a la jurisdicción lo que sólo pertenece al ámbito del debate político”
    “Evitar que tales usos espurios se produzcan resulta indispensable.”

    Ha dicho además que no tiene intención de participar en “broncas” y apuntó que jueces y magistrados necesitan que el Consejo General del Poder Judicial recupere “la legitimidad de la que hoy carece”.

    Parece que el gobierno hace un intento de enderezar la situación. Aún hay esperanza.

    Saludos.

  8. 16 febrero 2007 10:23 pm

    Totalmente de acuerdo contigo, Júcaro. El PP se ha empeñado en llenarlo todo de mierda e incomprensibemente… las salpicaduras están llegando demasiado lejos.

  9. 8 julio 2007 8:52 pm

    En total desacuerdo. con la mayor parte de vosotros.Si hay algo que el vocal del CGPJ al que nombrais, no es es un politico, y si un buen jurista, que siempre ha luchado por la independencia y “no publicidad” de la justicia , ni de los juicios, su obra litero-juridica es amplisima(ver dialnet) . Son los politicos y algunos jueces no JL.Requero quien con fines partidistas manipulan la justicia. No nos engañemos y llamemos a cada cosa por su nombre..o Montequieu ha muerto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: