Skip to content

La importancia del Senado

1 marzo 2007

¿Alguien sigue las sesiones del Senado? ¿Alguien conoce de su utilidad? Desde hace varias legislaturas se debate sobre la necesidad de afrontar la reforma del Senado pero por motivos partidarios siempre se deja para mejor ocasión. Ahora Javier Rojo afirma que la reforma estará lista a final de legislatura pero sus palabras adolecen de convicción.

La actual, tendría que ser una legislatura idónea para abordar esta reforma. La mayoría en el Congreso no es del mismo signo político que la del Senado, en consecuencia tendrían que ponerse de acuerdo e incluir al resto de grupos en la solución. Sin embargo, el Partido Popular, no está por la labor de otorgar a Zapatero el honor de ser el Presidente que consiga cambiar el signo triste e inútil del Senado. En el PSOE se producen gestos que tampoco invitan al optimismo y que ponen de manifiesto la irrelevancia de la llamada Cámara Alta.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra con el anuncio del recurso de inconstitucionalidad del Estatuto de Andalucía es el exponente más claro. Si el Senado es la Cámara de representación territorial, según el art.69.1. de la Constitución, ¿cómo es posible que el texto recientemente aprobado en las urnas andaluzas no fuera debatido en los términos que sugiere el Presidente de Extremadura durante su tramitación en la Cámara Alta? ¿Se puede entender que, si el Presidente de Extremadura tenía algunas reservas, no las planteara en el Senado?

¿Obediencia debida? ¿Falta de confianza? ¿Cálculo electoral? Era en el Senado donde tenía que debatirse los posibles conflictos entre el Estatuto y aquellas comunidades que se sintieran afectadas. Sin embargo no se hizo así y ello pone de manifiesto la inutilidad del Senado o la impericia del Presidente de Extremadura. Claro que lo uno no excluye lo otro.

Hasta la fecha el Senado ha venido actuando como simple corrector legislativo del Congreso y de su función territorial nada se sabe, salvo para su configuración y renovación o el intento de impulsarlo por parte del actual Gobierno cuando recupera el olvidado, desde 1997, debate sobre el Estado de las autonomías.

Avanzar en el desarrollo de un Estado federalizante donde los senadores, por ejemplo, sean elegidos en un circunscripción autonómica y no provincial, podría ser una fórmula válida para imprimirle carácter a la mal llamada Cámara Alta. Por lo que sabemos hasta la fecha, tenemos todo el derecho a preguntarnos, ¿necesitamos el Senado?

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 1 marzo 2007 6:25 pm

    Ya, ya, ¿pero y los suelzados que les pagamos sin que ellos peguen un palo al agua, qué?

    La verdad es que siempre me he preguntado para qué sirve un senador…

  2. Júcaro permalink*
    1 marzo 2007 6:49 pm

    Apreciada Angelusa, los sueldos que les pagamos están injustificados por la inoperancia de la propia institución. Por ello, o se hace del Senado una auténtica cámara de representación territorial o mejor lo suprimimos.

    Saludos

  3. 1 marzo 2007 9:09 pm

    Pero ¿a quién carallo le importa el senado, poltrona para acomodo de los sobreros de los partidos?

Trackbacks

  1. PLANET www.Red Progresista.com » Blog Archive » La importancia del Senado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: