Skip to content

La importancia del terrorismo

11 junio 2007

¿Por qué damos tanta importancia a todo lo relacionado con el terrorismo? Considerando los fríos datos de las estadísticas, resulta que el terrorismo no produce más víctimas que otras actividades y sin embargo todos contribuimos a magnificar sus repercusiones y ponemos en bandeja, a sus secuaces, la invitación para que continúen con su actividad criminal.

El número de muertes en el tajo o en la carretera, es mayor que las producidas por esos iluminados de las pistolas y coches bombas. La muerte encontrada de manera violenta, en sus múltiples formas incluida la violencia de género, multiplica con creces las producidas por los actos criminales de esta panda de asesinos. Nos hemos acostumbrado a vivir con otras causas de muerte escandalosas y apenas si nos sobrecogemos: la producida por el hambre, la que encuentra el inmigrante en la búsqueda desesperada del paraíso inexistente, la de las víctimas de las guerras embozadas en conceptos como libertad, democracia o derechos humanos, y otras tantas. Sin embargo, sucede que la muerte a manos de los terrorista es más conmovedora, más próxima, más mediática; cuando se produce, una especie de escalofrío nos sobrecoge.

Joaquín Leguina define a los terroristas como grupo de fanáticos, de asesinos, de psicópatas que cubren sus miserables actos con sentimientos, aparentemente políticos, de carácter identitario. Si la diéramos por buena ¿por qué no les tratamos como asesinos, fanáticos y psicópatas? Probablemente nunca les trataríamos como tales y no precisamente sólo porque si así fuera, al ser juzgados en vez de enviarlos a la cárcel se les recluiría en el frenopático. Considero que Leguina simplifica en exceso la cuestión; es cierto que la conjunción de fanatismo, de un extremismo nacionalista exacerbado y una suficiente dosis de paranoia aparecen como elementos comunes en estos terroristas pero seguramente hay otras causas que expliquen, aunque no justifiquen, la existencia del terrorismo. Pero de ser cierta esta percepción, y aunque el político bitacorero se refiere a los terroristas etarras, ¿se podría concluir que todos los terrorismos son iguales?, ¿alguien puede equiparar el terrorismo separatista con el terrorismo de carácter supuestamente religioso? Los terroristas lo son no por ser separatistas o religiosos; existen independentistas que trabajan con métodos democráticos y religiosos que predican su credo con otras formas. Todos los terroristas no son iguales aunque todos los terrorismos sean igualmente execrables.

Toda acción terrorista es un acto de propaganda. Eso lo saben los terroristas y lo sabemos nosotros, pero siempre estamos dispuestos a ofrecerles la cobertura que no disponen. Nuestras bitácoras escriben con demasiada frecuencia de ellos, las portadas de los periódicos impresos y digitales les regalan portadas con una frecuencia mayor que a otros exaltados, asesinos y desequilibrados; los editorialistas, columnistas y tertulianos, tres cuarto de lo mismo. Es cierto que ahora esta proliferación es más obscena que en otros periodos pero siempre tuvieron el privilegio de contar con este enorme aparato de propaganda que les ofrecemos.

Cuando la prensa regala portadas a los terroristas, está invitando de manera involuntaria a otros terroristas potenciales a convertirse en otras tristes estrellas de telediarios y noticieros. Si la labor informativa no buscara otros intereses distintos al periodístico, las noticias del terrorismo serían tratadas con menor relevancia y alardes tipográficos. Si de una vez por todas los actos de propaganda no se difundieran con tanta profusión, el producto vendería menos y su aislamiento social aumentaría.

Que los terroristas no son sólo asesinos, fanáticos y psicópatas, lo demuestra el que los periódicos principales y los pensadores más prestigiosos debatan continuamente sobre las causas del terrorismo o que, como escribe Eduard Punset, antropólogos, psicólogos y servicios secretos se dediquen al análisis de cuanto subyace detrás de los actos terroristas.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. 11 junio 2007 10:49 pm

    Totalmente de acuerdo contigo. Se está moviendo una iniciativa en la blogosfera para dejar de dar protagonismo a ETA, y somos varios los que hemos escrito al respecto:

    Informar pero sin magnificar

  2. Júcaro permalink*
    12 junio 2007 8:12 am

    <strong>Mercé</strong>, desconocía tal iniciativa pero me satisface contribuir con ella.
    Entro en tu blog y observo que algunos confunden la cuestión y donde hay un intento de “relativizar” la trascendencia del terrorismo y sobre todo el empeño de evitar convertirnos en altavoces de los intereses de los terroristas, hay quienes observan una acción coactiva y de censura.
    Saludos

  3. vta permalink
    12 junio 2007 10:21 am

    Ya, pero es que el terrorismo se hace para que un grupo minoritario tenga un control político al margen de las urnas, como el golpismo; por eso hay que darle tanta importancia.

    Cosa que no se deriva de los accidentes laborales, de los de carretera, de la delincuencia, de los crímenes domésticos, etc.

    Creo que comparar dos tipos de violencia -accidental o provocada- con objetivos tan diferentes no ha lugar.

  4. 12 junio 2007 11:31 am

    Resulta paradójico, si. Pero el terrorismo no solo provoca muertos. Sino que coharta la libertad de muchos españoles, quiere someter al Estado de Derecho y desmantelar nuestra democracia. Ejemplos pues que no deben ser consentidos.

  5. 12 junio 2007 11:35 am

    El terrorismo no es un fenómeno, especialmente en las sociedad actuales, grave a tenor del número de cadáveres que produzca sino por las intenciones últimas de su actividad.

    El terrorismo puede ser de corte nihilista o bien tener objetivos claros. El de ETA, claramente, tiene esos objetivos: destrucción de la unidad de España, independencia de las zonas de su Euskal-Herria, etc… Para tender hacia esos objetivos los etarras precisan de alcanzar objetivos intermedios tales como, cual cualquier otro gurpo terrorista de su clase, establecer el terror en su zona de influencia.

    El terror se traduce en contribuciones forzosas de aquéllos que viven cerca de sus focos de actividad. Esta labor “tributaria” de la banda terrorista es fundamental y en cierto grado se mantienen sus actividades gracias a este chantaje. Si la amenaza de ETA no fuese creíble puede decirse que no recaudaría ni un duro. Pero todos sabemos que sus amenazas sí son de temer: los empresarios vascos más que nadie.

    Y como el terror sigue vigente, como la amenaza sigue siendo creíble y, claro, como ETA sigue amenazando puede afirmarse que el “problema del terrorismo de ETA” sigue siendo, y debe seguir siendo, un problema de primera magnitud para el gobierno español y, claro, para los españoles. Esa actividad “tributaria” a la que hacía mención se establece como una actividad “estatal” paralela que ningún estado que aspire a ser legítimo puede tolerar dado que dicha legitimidad radica en el hecho de que es el estado el único que cobra a los ciudadanos por su seguridad general (de forma imperativa además) a cambio, en último término, de que ningún otro perturbe su sueño. Así que el Estado se erige en una suerte de bandido bondadoso que nos obliga a pagarle tributo pero que a cambio hace todo lo posible para que ningún otro bandido entre en el “corral”.

    Por todo ello ETA es intolerable y un problema enorme en tanto siga constituyéndose en una amenaza creíble. No hace falta que ETA mate a cinco personas cada día.

    Por otro lado me parece estupendo que cada cuál tenga sus iniciativas particulares en la blogosfera y que clame porque el terrorismo deje de ser motivo de noticia. Asimismo me parece estupendo que tales personas achaquen a una “publicidad excesiva” un presunto fortalecimiento del terrorismo. Mas en realidad sucede que espantar el debate acerca del terrorismo no deja de ser una consecuencia lógica (y sectaria) del fracaso estrepitoso de las cesiones y negociaciones de Zapatero: no interesa que se hable porque todo lo que se diga será un ladrillazo al presente gobierno “amigo”. Y en segundo lugar resulta dramático que muestren interés por no fortalecer a ETA mediante una presuntamente fortalecedora actividad informativa sobre sus actividades quienes han aplaudido, vuelto a aplaudir y se han levantado en ovación por la vuelta de los justificadores de los terroristas a las instituciones públicas, a los ayuntamientos. Desde esos puestos pueden hacer mucho daño, como sabemos, y precisamente pueden hacerse también mucha “publicidad”.

    Como siempre el caso es suministrar coartadas y escapes al gobierno o secta propios. Triste constante de la historia de España.

    Salud y libre comercio

  6. 12 junio 2007 2:37 pm

    Ahora mismo no sé si estoy de acuerdo o en contra de lo que dice el Sr. Iracundo. ¿Realmente me estaré volviendo loco? Porque si coincido con él debe ser grave, y si no coincido y resulta que tiene razón (por una vez en la vida) sería un craso error. Yo sigo pensando que un proceso de paz es posible y necesario; perdónenme ustedes. El gobierno no lo está haciendo bien, es mi particular, debatible y refutable opinión. Pero el PP lo está haciendo lo peor posible porque su objetivo no es que desaparezca ETA, por lo menos en estos momentos. Si lo consiguen (y negociando además) cuando ellos hipotéticamente recuperen el poder entonces ya les habrá ido de perlas porque la desaparición de ETA será atribuible entonces al PP y le dará más prestigio y votos todavía. Pero si después resulta que vuelve a salir el PSOE (una vez desaparecida ETA), tal vez los rancios españolistas franquistas carpetovetónicos necesiten de un nuevo enemigo. ¿Quién será entonces, el hijo de Bin Laden? Vaya usted a saber, este mundo es de locos y yo, evidentemente, también formo parte de él, por ese motivo no sé si ya estoy loco y coincido, aunque fuera muy parcialmente, con el comentario del Sr. Iracundo.

  7. 12 junio 2007 2:59 pm

    Avt; La referencia a las muertes por accidentes obviamente no son comparables con el crimen premeditado pero me interesaba resaltar cómo nos hemos acostumbrados a conocer los muertos de cada fin de semana con la misma naturalidad que nos hacemos eco de la subida o bajada de la bolsa.

    Estoy con su comentario en lo referente a que el terrorismo se realiza bajo el aspecto de unas metas políticas. Por ello no comparto la idea de consignarlos como

    simples dementes, que lo son, o criminales. Intenté expresarlo con nitidez pero igual no lo conseguí. Claro que hay que darles importancia, no se niega en el post, incluso soy partidario de seguir trabajando para que no se produzca el próximo atentado. Y EN MI NOMBRE SI, éste y el próximo gobierno sea del signo político que sea tendrá mi apoyo en buscar las fórmulas para evitar más muertes. Lo que considero un error grave es darle una cobertura mediática desmedida a cualquier acto de propaganda que realicen estos indeseables. No se trata de ignorar, no de coartar la libertad de información simplemente de no convertirnos en altavoces de sus delirios. .

  8. 12 junio 2007 4:34 pm

    Iracundo; aunque anteriores comentarios los había ignorado porque eran solo un exabruptos, éste que nos ocupa, que me parece más sensato, será respondido claro que en esos aspectos que me interes dejar bien claros.
    Por supuesto que el del terrorismo es un gran problema pero dudo que la publicidad excesiva sea el método para combatirlo, más bien todo lo contrario. Supongo que ese despliegue informativo es necesario para alertar a la ciudadanía del peligro que acecha, pero resulta que todos somos muy conscientes de los objetivos que persiguen los terroristas, también de sus peligros; muchos tenemos algún conocido, familiar o vecino que fue victima de una acción terrorista. No reclamo desde esta bitácora un apagón informativo, sino que entre todos colaboremos para que la acción propagandística sea la mínima e imprescindible. Sinceramente, tendríamos que sacar el debate del enfrentamiento político lo que no quiere decir que rehusemos del estudio de sus causas, del análisis de sus consecuencias y sobre todo de las formas de combatirlo y en esa tarea deben entregarse cuantos puedan contribuir para acabar de una vez por todas con esta lacra.
    Salud y República

  9. Júcaro permalink*
    12 junio 2007 4:53 pm

    Jordi; también sigo pensando que el proceso de paz es posible y necesario. Igual ahora, después de la ruptura formal, no es el momento adecuado para ello pero, cuando se den las circunstancias precisas, debe retomarse la búsqueda de una solución definitiva. Si el Gobierno no hace bien o menos bien te respondo con lo que escribía Manuel Rico en su blog: algo debe hacer bien Zapatero cuando los terroristas le llaman fascista y los fascistas le llaman terrorista.

    Probablemente ha cometido errores pero nunca alguien que lo intentara fue criticado con tanta dureza, aún no se había iniciado el proceso y ya había traicionado a los muertos, ¿te acuerdas? Y si no hubiera explorado la posibilidad de la paz, ¿se lo hubiéramos admitido?

  10. 12 junio 2007 7:42 pm

    Razón debes tener, compañero Júcaro, algo debe haber hecho el gobierno, pero yo creo que ha sido insuficiente, sino seguramente tendríamos algún resultado más. Es mi opinión. Sin embargo creo que estos tiras y aflojas de ambos lados (tanto de los terroristas como de parte del gobierno) son típicos de todos los procesos de paz. Y como dijo Zapatero, la cosa iba para largo, no era fácil. Pienso que es cuestión de tiempo. Tengo esperando escribir un post sobre el tema a propósito de una entrevista a Alec Reid de hace un tiempo en TV3 que creo bastante acertada. Él que ya estuvo en el proceso de paz en Irlanda y ha hecho de mediador en el proceso de paz entre ETA y Zapatero en algún momento, nos descubría pensamientos importantes acerca del tema.

    Saludos

  11. 15 junio 2007 11:22 am

    Durante estos tres años ETA ha estado presente en todos los informativos de todas las cadenas y a diario. 2 muertos por atentado terrorista hasta el día de hoy. Ojalá no sean más, pero todos sabemos que este deseo solo depende de unos cuantos que siguen sin comprender que se han quedado solos dentro y fuera de nuestras fronteras. 2 muertos y ETA está más presente que nunca porque no se ha hablado de otra cosa: se ha especulado sobre su implicación en el 11 de marzo, sobre un supuesto proceso de rendición, sobre cómo va a atentar y dónde lo hará rota la tregua… Todos los días está presente, con o sin atentados. ¿Con qué fin? Hay quien dice que ETA está más fuerte que nunca: no sé si eso es así a nivel operativo, pero a nivel mediático y de desunión entre todos los ciudadanos no cabe duda. No dejo de preguntarme qué habría pasado si el partido popular hubiese apoyado al gobierno durante el proceso, si se hubiese manifestado más contra ETA que contra el gobierno, si hubiese expuesto sus dudas y sus puntos de vista en privado y no sirviendo de altavoz a una banda para preguntar sobre compromismos, entregas y autodeterminaciones. El terrorismo es un asunto de Estado que no puede ni debe estar permanentemente en la calle salvo para expresar nuestro rechazo al mismo. El terrorismo no puede servir como arma de confrontación política con fines electorales. Un saludo.

  12. respondan permalink
    21 julio 2008 10:36 pm

    por favor manden me información sobre el terrorismo todo lo que sepan… necesito hacer un trabajo sobre el y no tengo información suficiente

  13. respondan permalink
    21 julio 2008 10:38 pm

    mandenme informacion por fa mi msm es ladiabla1999@hotmail.com…. lo necesito urgente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: