Skip to content

Panorama desolador

14 septiembre 2007

La política nos deja escenas dramáticas y deprimentes. Nadie se libra de un esperpento al que todos contribuimos.

En Girona unos cuantos republicanos quemando fotos de los reyes; si nuestros republicanismo se expresa de esta manera, tan vetusta como infantil; ¡largo me lo fiáis compañeros!, anclados en el pasado y sin futuro. A los monarcas no hay que quemarlos ni en pintura, simplemente tenemos que derribar la institución monárquica y no concibo otro procedimiento que el de la palabra. Publican que una vez identificados serán llevados ante la justicia por la quema de las fotos, y aunque no todos son tratados de igual manera, habría que llevarlos por gilipollas.

El esperpento de unos y el ridículo de otros. La muerte trágica de un trabajador en las obras de construcción del nuevo hospital de Vallecas que ya fue inaugurado por Esperanza Aguirre en vísperas electorales, es un episodio más del descrédito de algunos políticos por más que sean votados.

En Cádiz tanto la administración local, en manos del PP, desoyendo las quejas vecinales y los requerimientos del grupo socialista en el ayuntamiento sobre la seguridad de la obra que acaba de cobrarse otra víctima más en accidente de trabajo, como la Inspección de Trabajo, dependiente de la Junta de Andalucía, que igualmente se mostró ineficaz e irresponsable en sus funciones, lo que no deja de ser una responsabilidad que debiera saldarse de alguna manera, ofrecen un espectáculo reprobable.

Ninguno de los tres episodios, unos más trágicos que el otro, guardan relación entre sí pero todos contribuyen a crear un poso de pesimismo y hastío asfixiante. ¡Qué asco!

________________________________________________________

Un post para leer: ¿Hay que quemar a los Reyes… en efigie?
No se pierdan el debate posterior y las aportaciones de Miguel Veyrat

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 15 septiembre 2007 1:02 pm

    Júcaro, coincido enteramente con usted: el republicanismo, hoy, no se expresa, no puede expresarse, quemando banderas o efigies reales. El republicanismo es una noble idea –un objetivo digno– que no precisa de violencias radicales. Quemar la imagen del Rey vuelto del revés es una triste y anémica venganza. Contrariamente a lo dicho por Carl Schmitt, yo no creo que la política sólo sea un juego de suma cero con enemigos irreconciliables a los que hay que eliminar. Los radicales de Gerona son una muchachada airada que vive cómodamente en una sociedad rica y bienestante

  2. Miguel Veyrat permalink
    15 septiembre 2007 1:35 pm

    Querido compañero, gracias por participar el el debate, un poco rompedor y provocador, quizá para forzar la intervención y las aportaciones de más personas como usted y yo. Enhorabuena por mantener con dignidad y constancia una página con nuestro glorioso y triste a la vez 14 de abril. Le ahorro mis opiniones, pues ya le he contestado en el blog de Serna. Un abrazo fraternal.

  3. 15 septiembre 2007 4:00 pm

    El problema, queridos amigos, es que me temo que muchos andan más pendientes de resucitar una Segunda República que se quiera o no también cometió gruesos errores en vez de trabajar para la consecución de la Tercera.

    Y si desde luego la manera de hacerlo es quemando fotos, “apañaos” vamos.

    Trabajemos con racionalidad, con argumentos, con educación… es la única manera de darle la vuelta a esto. Lo demás son fuegos de artificio que son aprovechados precisamente por los que no desean el cambio en la forma de Estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: