Skip to content

Piano jazz

27 noviembre 2007

Igual la historia se escribió de otra manera pero todo pudo suceder cuando un pianista cualquiera, cansado de tocar detrás del cantante de turno, cogió su piano y lo colocó en lugar preferente del escenario.

El piano se integró en el jazz cuando las bandas abandonaron las calles para refugiarse en los clubs de jazz. Aún así se reconoce que, en sus inicios, el piano era un instrumento accesorio y prescindible. Cuentan de un tal Jelly Roll Morton como uno de los primeros grandes pianistas y que la elegancia, sobriedad y el swing corrieron a cargo de Teddy Wilson. En cualquier caso, el protagonismo del piano, desde los orígenes del jazz hasta la actualidad, creció de manera sostenida hasta erigirse en el instrumento destacado del jazz que es hoy. Cualquier historia del jazz necesariamente tendrá que hacer referencia a pianistas como: Art Tatum, Errol Garner, Bill Evans, Duke Ellington, Dave Brubeck, Herbie Hancock, Keith Jarret, McCoy Tyner, Michel Petrucciani, Oscar Peterson o Thelonious Monk, entre otros muchos que conformarían una lista interminable.

Una de las formaciones más características del jazz es el trío, ¿a quién no le gusta un trío? El trío clásico en el jazz es la formación compuesta por batería, contrabajo y piano. Curiosamente tres instrumentos que han tenido recorridos paralelos como soportes de la sección rítmica de las orquestas. Luego cada uno de estos instrumentos supieron buscar su máxima expresión precisamente a partir de este encuentro. Aunque el piano es el sonido dominante, en el trío ganaron protagonismos cada uno de ellos.

Cansado de tutelar y acompañar, de supeditar su música a la de otros, aquel día en el que nuestro pianista desconocido desafió los cánones colocando al piano en primer plano, hizo más por este instrumento que muchos otros. Probablemente nunca fue consciente de la trascendencia de su decisión, seguro que nadie le citará cuando en las reseñas se resalte el papel predominante del piano, pero todos quienes nos sentimos atraídos por el jazz reconoceremos su arrojo y el acierto. Pese al creciente protagonismo del piano éste, lejos de volverse arrogante ha sabido jugar su rol como solista o sonando en un segundo plano aportando la sutileza y belleza como demostró Bill Evans en el celebérrimo Kind of Blue de Miles Davis.

Entradas relacionadas:

Jazz de fondo
La vida perra del jazz
Los 100 corazones de Michel Petrucciani

4 comentarios leave one →
  1. 2 diciembre 2007 9:10 pm

    Creo que si uno hiciera una lista sería interminable, pero los nombres citados más arriba son todos de digna atención. Gracias por el vídeo del amigo Kenny, un gran y poco respetado artista.
    Los mejores deseos, como siempre,

    Federico

  2. Júcaro permalink*
    2 diciembre 2007 10:12 pm

    Federico, me satisface saber que te gustó el vídeo. Aunque sólo sea para resarcirme del mi bitácora sobre jazz, he decidido terminar todos los artículos con la sección Un vídeo y un post en el que se enlazará con un tema jazzístico y un enlace relacionado con el tema de cada entrada.

    Un abrazo

  3. 3 diciembre 2007 7:12 am

    Me parece una muy buena idea. Especialmente cuando la música ayuda a suavizar tanto golpe que nos entrega la realidad día a día.
    Los mejores deseos, como siempre,

    Federico

Trackbacks

  1. daddyfantastic » Enlace Permanente a Piano jazz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: