Skip to content

Andalucía, PISA; deficiente

8 diciembre 2007

 

Un video y un post

 

Ahora que algunos andaluces se escandalizan porque el informe PISA nos sitúa como la última de las comunidades españolas que han aceptado someterse a este informe, sería una buena ocasión para abordar la situación de manera decidida. La administración andaluza parece consciente de la situación; no es casual que sea la primera comunidad en aprobar su propia ley de educación. Una Ley de Educación de Andalucía (LEA) que nace con la intención de potenciar la autonomía pedagógica, organizativa y de gestión de los centros docentes con el objetivo de mejorar su propio funcionamiento así como los rendimientos educativos de su alumnado.

Los profesionales de la enseñanza andaluza no se sorprenden de los resultados del informe de la OCDE, ellos conocen el paño mejor que nadie. Desde hace dos años se realiza la denominada Prueba de Diagnóstico que viene a indicar las carencias de nuestra enseñanza indicando los mismos síntomas preocupantes que señala PISA. Conscientes de ello, los centros educativos formulan más de 30.000 recomendaciones y propuestas de mejora. En cualquier caso, legislación aparte y como parte de ella una financiación suficiente, los resultados que ahora se hacen públicos más que crear alarma –Y tú, ¿aprobarías el examen Pisa?– deben suponer una acicate para colocar la educación en el lugar que se merece. Pero, ¿cuál es ese lugar?

La sociedad hace como que se sorprende pero no pasa de ser mera representación porque en realidad, ¿a quien le importa la educación? La trifulca político-mediática sobre una nueva asignatura que pretende aportar a los alumnos saberes y conocimientos sociales, prueba que interesa más la utilización política de la educación que la educación en sí misma.

Cuántos nos hemos levantado contra las carencias del sistema. Cuántos nos interesamos realmente por la educación de nuestros hijos. Cuántos padres, aprovechando la democratización de la escuela, nos implicamos en los Consejos Escolares para convertirlos en órganos útiles y de interés, debate, reivindicación o vigilancia y no en una estructura inoperante al servicio de los directores o claustro de profesores. Cuando se convocan elecciones por el sector padres, ¿qué porcentaje de participación se produce? En cuántos de esos consejos se ha debatido o planteado el absentismo profesional de los docentes. Cómo permitimos a la administración educativa que profesores no especialistas impartan una asignatura para la que no han recibido cualificación profesional alguna. Cómo resulta admisible que que los profesores de IES lo sean en virtud de una titulación y un simple Curso de Aptitud Pedagógica (CAP) que tiene su origen en un decreto franquista. ¿Que importancia le damos a la educación de nuestros hijos? ¿Por qué consentimos que la escuela concertada se lleve un dinero que tendría que revertir en la pública? Si actuamos como actuamos será que la enseñanza nos interesa más bien poco. O, ¿acaso me equivoco?

PISA evalúa a partir de unas pruebas sobre los alumnos, pero alguien ha planteado la necesidad de evaluar a los docentes. Aprobar unas oposiciones supone un salvoconducto que algunos aprecian y valoran con una dedicación y formación continua encomiable pero también existe quienes, amparados bajo la etiqueta de funcionario, van a la escuela como quien acude a despachar barras de pan. ¿Y a los padres?, ¿se nos evaluará también? Por mucho que el profesor dedique sus mejores esfuerzos, si el ambiente en casa del alumno es contraproducente, todo será inútil. El problema de la enseñanza abarca mucho más espacio que el contenido entre las cuatro paredes del aula.

Dicho todo esto, me temo que ahora también, saldrá el andaluz de faralaes y pandereta, ese estereotipo que sale de chica o chico en series de televisión y comedias insustanciales. Ese cliché, estilo hermanos Álvarez Quintero medio lelo y analfabeto pero graciosillo que siempre aparece para hacer reír al público, saldrá ahora para hacer un chascarrillo del tema. Como estamos por debajo de la media en matemáticas, comprensión lectora y ciencia, este andaluz que ejerce de gracioso oficial, declarará algo así como que aquí en el sur habrá poca ciencia pero hay mucho arte. Y, ¡vámonos que nos vamos!

Leído en otros blogs:(Añadidos a las 13:00 del domingo 09/12/07)

Avisos para no quedar en evidencia comentando PISA

La educación desvastada

La torre de “Pisa” más inclinada

Los padres y la enseñanza

Educación a golpes

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. 8 diciembre 2007 3:39 am

    El problema de a educación está íntimamente ligado a la cuestión del para qué queremos educar. Esto último supone, en última instancia, una elección política muy guiada por la ideología. Y me parece bien q

  2. 8 diciembre 2007 3:51 am

    [Perdona, pero antes he dado sin querer un intro y me ha publicado el comentario sin terminar. Lo repito desde el principio]

    El problema de la educación está íntimamente ligado a la cuestión del para qué queremos educar. Esto último supone, en última instancia, una elección política muy guiada por la ideología. Y me parece bien que así sea.

    En cuanto al aquí y ahora de la educación, sin caer en teorías conspiratorias, sí que creo que la Enseñanza (obsérvese el cambio de matiz, de “educación” a “enseñanza”), al igual que la Sanidad, son territorios asediados por las ansias privatizadoras de la derecha y de los llamados social-liberales. Véase un ejemplo: durante la pasada edición de Estampa (feria del grabado), la presidenta de la Comunidad de Madrid (CAM), Esperanza Aguirre, fue abordada por padres de alumnos del colegio Trabenco, de Leganés (Madrid) (http://www.trabenco.com). Este colegio, que tiene un proyecto educativo muy avanzado para la media española y que ha merecido los parabienes de todo tipo de profesionales e instituciones de la enseñanza, mantiene un ten con ten bastante cerrado con la consejería de Educación de la CAM, fruto de la negativa de ésta a aceptar los criterios de participación de padres y alumnos en el proyecto educativo. La respuesta de Esperanza Aguirre a los padres que ´la abordaron y le plantearon ciertas necesidades que tenían, fue: “Pues conviértanse ustedes en un colegio concertado”.

    Con esa filosofía, es impensable que la enseñanza vaya más allá de donde tienen sus intereses los empresarios de la educación. Y esos intereses no pasan realmente por facilitar una buena enseñanza a los alumnos. Pasa por ganar dinero.

    Un saludo.

  3. 8 diciembre 2007 10:08 am

    AF; como bien escribiste en su día lo de “Trabenco es una excepción” en lo bueno, el proyecto educativo, pero también es la constatación de que la administración, en este caso la Comunidad de Madrid pero como diría alguno quien esté limpio que tire la primera piedra, gusta de tener sometidos vía conciertos a los empresarios de la enseñanza. Significativo el ejemplo de Esperanza Aguirre que citas.

    Cundo el PSOE, en su día, hizo obligatoria la enseñanza hasta los 16 años, faltaban aulas para acoger a tanto alumno. Entonces esos conciertos estaban más que justificados. Desde entonces se han debido construir tantos centros públicos como necesidades se tiene pero eso no ha sido así. Se ha preferido concertar aunque estos seleccionen a sus alumnos, aunque estos colegios concertados sólo se situen en los “barrios bien” de nuestras ciudades, aunque estos seleccionen a sus alumnos en contra de las disposiciones legales pero con el consentimiento de una Inspección Educativa inoperante y demasiadas veces el silencio cómplice de todos.

  4. 8 diciembre 2007 1:29 pm

    Hay muchos problemas de fondo… el más grave, creo yo, es una falta de criterio común entre autonomías, lo que hace que cada una, según el signo, el color y el aire que les sopla, haga lo que más le apetece hacer, que no siempre coincide con lo que más conviene para una educación de calidad.
    ¿Por qué en algunas CCAA la educación pública es notoriamente mejor que en otras, teniendo, incluso, mejor “fama” los coles públicos que los privados/concertados?
    Yo formo parte del consejo escolar de la escuela infantil a la que acuden mis hijos (cuando no están malos, claro…, pero ésto es otro cantar) y, francamente, no sirve para mucho. No sé cómo funcionaran las APAS y consejos escolares de centros de primaria o de secundaria, pero a nivel de educación infantil, son un fiasco para cubrir el expediente.
    Lo que hace falta es dinero. DINERO público PÚBLICO.
    Lo demás, es marear la perdiz…

  5. 8 diciembre 2007 4:28 pm

    Maripuchi; probablemente no, seguro que es necesario invertir más dinero en la educación pública, ¡seguro que sí!, pero eso no comportaría necesariamente la mejora de los resultados.

    Italia gasta algo así como el doble por alumno que España y sin embargo sus resultados son muy similares. Por ello una mayor inyección, por supuesto que sí, pero sabiendo que eso no garantiza mejores resultados, me temo que de recursos económicos no garantiza nada por sí mismo. La educación necesita recursos pero también algo que va más allá del dinero y que va desde la selección adecuada del personal docente o la implicación de las familias en un proceso complicado y que requiere de atención paciencia y compromiso.

    Saludos

  6. 8 diciembre 2007 4:41 pm

    Desde luego si hay algo en lo que no nos ponemos de acuerdo es en esto de la educación. Y la verdad es que lo entiendo. Es complicado ponerse de acuerdo en algo que todos quieren manosear ( autonomías, Gobierno central, derecha, izquierda, iglesia…) creo que la única solución es un acuerdo común que respete el siguiente politicastro que llegue a la poltrona, sea del signo que sea. Desde BUP y COU vamos hacia atrás. Ha habido intentos ” bienintencionados” como la LOGSE, pero de lo mas pardillos

  7. Júcaro permalink*
    8 diciembre 2007 5:19 pm

    Surco, suscribo lo que escribes referente a la LOGSE. Una lástima, le faltó financiación para desarrollarla.

    Saludos

  8. Camarada Tersites permalink
    8 diciembre 2007 8:14 pm

    Tenemos un sistema educativo premendamente injusto. Los pobres permanecen prisioneros de un sistema público ineficaz, y los ricos se pagan una educación a la carta.
    http://juventudesliberales.org/el-derecho-a-la-educacion-privada

    Para evitar el control político de la educación e introducir la competencia convendría utilizar el cheque escolar.

  9. 9 diciembre 2007 10:37 pm

    Todo lo que se dedique a educación nunca será suficiente. Pero, también hay opiniones que matizan los resultados. Ver lo que decía Julio Carabaña, profesor de sociología, en este artículo.

  10. Notorius permalink
    11 diciembre 2007 12:28 am

    Efectivamente, a nuestra sociedad no le preocupa la educación. Según los datos del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, la educación preocupa como problema principal al 0´8 % de los entrevistados (o al 4´2, cuando se les permitía indicar tres preocupaciones principales). Véanlo ustedes mismos: http://217.140.16.129/pdf/Es2735mar_A.pdf.
    Me temo que la mala educación académica es un grano de arena en medio de nuestra sociedad maleducada (cuenten cuántos casos de mala educación, en todas sus acepciones, pueden padecer en un día normal: en su comunidad de vecinos, en medio del tráfico, en su ayuntamiento, en el periódico que leen, … en Internet, etc, etc, etc.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: