Skip to content

No veré el debate

20 febrero 2008

Cuando todo está calculado al milímetro, cuando los temas a abordar están consensuados y tasado el tiempo para cada asunto, ya me dirán qué interés puede tener un debate sin debate, en esas condiciones.

Cuando ya nos sabemos todos los mensajes y hasta la designación del presentador, que no moderador, ha requerido arduas conversaciones; cuando la gran preocupación de los estrategas es garantizarse un realizador que no pille un mal gesto de su candidato, ¿qué se puede esperar de este mal llamado debate?

Cuando los periodistas de cada lado ya tienen esbozado el artículo que publicarán al día siguiente, a la espera de conocer detalles significativos del mismo: corbatas, trajes, gestos para enfatizar su adhesión indubitada o alguna frase pinturera para adornar crónicas y editoriales. Cuando los periódicos y radios se disponen a propagar el vencedor sin sorpresa para cada medio, ¿merece la pena perder una hora larga en dicho espectáculo?

Por un debate se entiende la exposición de opiniones contrapuestas entre dos o más personas. El contraste de posiciones y enfoques no puede producirse con tanto apaño. No llamo debate a eso que nos anuncian, hablaría de cara a cara; ninguno de los candidatos se mostrará tal y como son, cada uno expondrá lo que le digan sus estrategas y éstos le dirán lo que entiendan que pueda acarrear un puñado de votos. No habrá sorpresas salvo que alguno tenga un mal día porque entre tanto acuerdo y pacto se antoja complicado alguna sorpresa salvo que, en vivo y en directo, uno de los candidatos decida rompa todos los acuerdos.

Aunque lo pudiera parecer, no me expreso contra el llamado debate. Sólo afirmo que esto no será un debate en sentido estricto del término y que no le doy la importancia que se le está dando. No soy imparcial, tengo el voto decidido, pero si me encontrara entre los indecisos, quiero entender que mi voto no dependería de un cara a cara. Si así fuera, ¡qué tristeza!

Escribí que no veré eso que llaman debate entre otros motivos para que el peinado, maquillaje, traje, corbata o enfoque del realizador no determine ni la percepción del careo ni el sentido del voto. Tiene bemoles que estas nimiedades sean considerados como elementos determinantes para el éxito o fracaso. ¿Tan simples somos?, ¿tan livianas son nuestras convicciones?, ¿tan manejables nos perciben?

Lo dicho, me niego a verlo por televisión, a seguirlo por internet; lo escucharé en la radio.

 

Un vídeo y un post

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. 20 febrero 2008 9:16 pm

    Bueno, teniendo en cuenta, querido Júcaro, que en otros países de nuestro entorno, hasta la mujer/marido del futurible tienen cosas que decir en campaña… me creo cualquier cosa…

    Estoy contigo. Es absolutamente artificial.

    Un besote

  2. 20 febrero 2008 11:36 pm

    Yo, como usted, no veré el debate. Creo que seremos muchos los que no perderemos ni un minuto en este espectáculo mediático. La política es mucho más que un mal denominado debate.

    Por lo demás, coincido en gran medida con su artículo de opinión. Cada vez estoy más encontra de la yankinización de la política. Reencontremos el punto medio y todos ganaremos intelectualmente algo.

  3. Júcaro permalink*
    21 febrero 2008 12:18 am

    Maripuchi; la única ventaja, que puede tener el llamado debate, es que puede incentivar la participación. Lo que menos me gusta es la simplificación y la reducción del espacio democrático.

    jmbuzarra; bienvenido y sobre la yanquilazación a la que usted alude, algo podríamos aprender de ellos en la forma de elegir candidatos. No todo porque ese sistema requiere unos recursos económicos tan enormes que sólo unos pocos pueden acceder a emprender la carrera con alguna garantía.

  4. 21 febrero 2008 12:40 am

    Estoy de acuerdo contigo Júcaro. Pero yo si lo veré ( si puedo). Al menos quiero ver el circo que estoy pagando.

  5. manin permalink
    21 febrero 2008 12:08 pm

    Yo tampoco:

    http://mediosypolitica.blogspot.com/2008/02/campaa-electoral-y-apagn-informativo.html

  6. Pedro Pelija permalink
    21 febrero 2008 1:31 pm

    ¡Qué gracia! Mientras iba leyendo en tu post lo de la corbata, la realización, etc. iba pensando para mis adentros: “Tío, pues escuchaló por la radio” 😉 .

    Desde luego que será un circo, una pantomima. Pero ¿quién sabe? Tal vez se diga algo interesante. A mí, que tampoco soy nada imparcial, me gustaría que Zapatero supiera acorralar a Rajoy frente a sus mentiras. Nada de programas ni propuestas en este debate. Primero porque muchas no se las creen ni ellos, y segundo porque no interesan a nadie (es así de triste) en un debate de este jaez. Yo me centraría en dejar clarito las infinitas y enormes mentiras del PP. Retrato.

    ¡Coñe, que han sido muchas y muy gordas, y el tío va de “que se puede confiar” en él!

    ¡Es que parece recochineo! Este elemento toma a “su” pueblo por auténticos gilipollas.

  7. David, el tertuliano permalink
    21 febrero 2008 4:44 pm

    Yo firmo el comentario de Surco

  8. 21 febrero 2008 8:20 pm

    Yo creo que el debate es una gran noticia. Tienes absolutamente toda la razón en que está mediatizado. Pero hay mucho miedo a “cagarla”, y es comprensible. Ambos llegan teóricamente con posibilidades de ganar, y el debate es muy importante porque le hace al PSOE la campaña contra el desinterés. Todo lo que se hable del debate, en el sentido que sea, favorece al PSOE, porque centra el interés de la gente en las elecciones y debe elevar la participación.

    Aparte de que, si tienes que elegir entre los dos… no hay color, y eso lo ve la mayoría.

  9. 21 febrero 2008 9:27 pm

    Animal Político; por los argumentos que esgrimes, entre otros, es por lo que lo seguiré por la radio.

    Saludosl

  10. luisvalcarce permalink
    22 febrero 2008 2:08 am

    Don Júcaro, he visto el debate y Solbes se comió a Pizarro. Diole mil vueltas al pobrecillo.

    A ver si me echa un cable con el wordpress. ¿Podría darme unas lecciones particulares online?

    Un saludete.

  11. 22 febrero 2008 11:27 am

    Pues fíjese usted, Don Júcaro, que yo estaba como usted – no hasta el punto de decir que no lo iba a ver, pero casi, casi-. Siempre he echado de menos poder ver un debate con los dos candidatos sentados en una simple banqueta que le hablan a un público que pregunta… pero después de ver el de anoche entre el Sr. Solbes y el Sr. Pizarro, que quiere que le diga, me pareció civilizado y todo.

    ¿Que es un circo? por supuesto. Yo lo hubiese hecho tipo 59″, es decir, un público en la platea de una universidad que hace preguntas, y 59″ para cada uno de los candidatos para contestar.

    Pero creo que, al final, lo veré. Bueno, no lo creo, lo veré seguro.

    P.D.
    Don Júcaro, me ha dejado usted el enlace al manifiesto contra el mal uso uso de la radio y televisión pública valenciana… sin enlazar. Sólo metió la palabra manifiesto entre a y /a. Estoy intentando buscarlo por esos googles de dios a ver si lo encuentro, pero me da la impresión de que el que he visto no es. Si pudiera usted pasármelo, aunque fuera por mail, le estaría muy agradecido.

    Un saludo.

    Ôo-~

  12. 22 febrero 2008 11:34 am

    Ya lo encontré Don Júcaro. Con su permiso voy a arreglarle ese enlace.

    Ôo-~

  13. 25 febrero 2008 1:06 am

    Puede verse de otra forma: si todas las variables están bajo control, es un verdadero experimento científico, y el resultado por lo tanto será un prueba irrefutable. Falta ver una prueba de qué…

Trackbacks

  1. ¿Quién ha ganado el debate? « 14 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: