Skip to content

Punto y coma

29 marzo 2008

De alguna manera estamos sometidos, social y lingüísticamente, a la dictadura de la prisa; tal vez por ello nos suelen gustar las frases simples, cortas y precisas. Vivimos condicionados por el tiempo. Los horarios y las fechas del calendario determinan nuestro día a día, nuestra jornada laboral, familiar y, también, nuestro ocio. Si vivimos con prisa y leemos con premura, muchas veces nos quedamos en los titulares, resulta lógico escribir precipitadamente.

El lenguaje hablado evoluciona de manera veloz; el escrito, pese a la dramatización de los puristas, terminará por hacerse más ágil y simple sin necesidad de caer en el raquitismo al que está siendo sometido en chats y mensajes sms. En este ejercicio de adelgazamiento de la disciplina ortográfica, el punto y coma parece tener los días contados: Juan Varela escribe que lo perdemos; María Sánchez Diez, en Soitu.es, firma un interesante e ilustrativo artículo; Ignacio Escolar nos incita a que lo salvemos; Magda Díaz Morales, a quien le gustan las sutilezas del lenguaje, también escribe sobre el uso o desuso del punto y coma.

La Real Academia Española, en su Ortografía, considera que el punto y coma indica una pausa superior a la marcada por la coma e inferior a la señalada por el punto; sin embargo, es algo más que un signo intermedio. Estamos ante el signo más personal y más complejo porque no está sometido a unas reglas fijas aunque hayan de respetarse ciertas pautas.

Sí, los correctores ortográficos on line no suelen detectar los errores de uso en la puntuación; sin embargo, quedan los lectores.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. 29 marzo 2008 1:11 pm

    Los que escribimos, deberíamos leer después lo escrito, desde un punto de vista ajeno. De tal forma, que nos diéramos cuenta si los signos ortográficos están bien puestos o sea facilitan la lectura.

    Creo que se le da poca importancia a los signos ortográficos y desde luego son esenciales para entender lo escrito. En general, el punto y coma es poco usado. No estoy de acuerdo en que desaparezca, aunque es verdad que al no tener unas reglas de uso fijas corre peligro.

    Yo lo uso fundamentalmente para enumerar, cuando los puntos que se incluyen tienen comas.

    En fin, no me gusta mucho la tendencia a simplificar, aunque es verdad que, a veces, nos metemos en berenjenales de oraciones subordinadas que complican mucho la comprensión de lo escrito.

    No sé, me gusta el idioma como está y que cada uno lo use a su manera, la simplificación puede traer una homogeneidad no deseable.

    Salud y República

  2. Júcaro permalink*
    29 marzo 2008 6:44 pm

    Rafa; todo esto me hace recordar cuando Gabriel García Márquez propuso renunciar a la ortografía aduciendo que las normas ortográficas complican y confunden el lenguaje escrito. Naturalmente, el escritor colombiano, lo hizo a lo grande y como alguien dijo; “criticó la gramática con un discurso perfecto gramaticalmente”.

    Es indudable que la lengua evolucionará, siempre lo hizo, por ello hoy hablamos como hablamos. Considero que hay que escribir correctamente porque un texto bien escrito es más legible. Si escribir es comunicar, hagámonos entender.

    De la importancia de la puntuación correcta siempre es recurrente aludir a la anécdota de cuando Carlos V decidió cambiar de lugar una coma. En un documento que tenía que poner: Perdón imposible, que cumpla su condena, ya por benevolencia o por descuido trastocó el lugar de la coma. Ese simple cambio de posición transformó el significado de la frase sustancialmente, quedando, por fortuna para el reo, de la siguiente manera: Perdón, imposible que cumpla su condena.

    Saludos

  3. 29 marzo 2008 8:05 pm

    Escribimos rapidamente y nos fiamos en exceso de los correctores ortográfico, lo que hace que día a día el conocimiento autónomo de la ortografía decaiga.
    Yo suelo usar el punto y coma, aunque imagino que no excesivamente bien, soy de ciencias.
    Pero a mi más peligroso que el uso de la puntuación me parece que es el mal uso que los profsionales de la pluma, los periodistas, hacen de nuestra lengua. Me horroriza el abuso que se hace de los terminos anglófonos, cuando esas palabras tienen su perfecta traducción al castellano. Y eso si que hace que mucha gente se olvide del verdadero uso de nuestra lengua castellana.
    Salud, República y Socialismo.

  4. 29 marzo 2008 8:56 pm

    Antonio; efectivamente, dada la frecuencia de los errores, da la impresión que ya no hay correctores de estilos en los periódicos o que los jefes de cada departamento ya no revisan los textos que se publican porque no dejan de aparecer errores gramaticales en las ediciones de los periódicos más prestigiosos.

    Sin ser fundamentalista de la ortografía, no dejo de reconocer que hay que esmerarse y cultivarla.

    Saludos

  5. 29 marzo 2008 11:58 pm

    El lenguaje periodístico se inventó para dotar a la información de un vehículo propio, ajeno a la literatura. O, al menos, tan ajeno como puede serlo el lenguaje llamado cotidiano. El problema es que, al igual que ocurre con la información en sí, el lenguaje periodístico excusa su reduccionismo creciente con la omnipresente dictadura de lo que la gente está dispuesta a leer, o lo que está dispuesta a escuchar, o a ver…

    No creo que el periodismo deba tener una función ensencialmente formativa, pero sí creo que esa función debe figurar entre las recomendaciones que los periodistas se hagan a la hora de escribir. Como mínimo, digamos que en la duda entre escribir “como se habla en la calle” o hacerlo correctamente, hay que preferir siempre esto último. Sólo en casos comprensibles, en los que una aplicación correcta de la gramática haría la sintaxis muy enrevesada, está justificado, creo yo, tirar por la calle de en medio.

    No creo que se trate de salvar el punto y coma, sino, lisa y llanamente, el lenguaje como medio de comunicación entre todas las personas, no sólo entre aquellas que en cada momento conformen el segmento culturalmente dominante.

    Un saludo.

  6. David, el tertuliano permalink
    1 abril 2008 3:46 pm

    ;

  7. 26 agosto 2008 10:32 pm

    eres lindo

  8. 4 marzo 2010 9:49 pm

    quien ivento el punto y la coma y en que año

  9. 4 marzo 2010 9:51 pm

    quien invento el punto y la coma y en q año se fundo

  10. 25 mayo 2010 2:13 am

    me parecio una informacion sin nada deinteres y sin nada de importancia

  11. 8 septiembre 2010 4:04 pm

    Interesante el texto. ¿Podría publicarlo en mi blog narrativabreve.com (www.narrativabreve.com)?.

    Por cierto, ya que de puntos y comas va el asunto, me permito señalar -sin ánimo de acritud, por supuesto- un error en el texto. En la frase “En este ejercicio de adelgazamiento de la disciplina ortográfica, el punto y coma, parece tener los días contados”, sobra la coma que va después de “el punto y coma”.
    Un saludo

Trackbacks

  1. Salvemos al punto y comaNarrativa Breve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: