Skip to content

El TSJA, EpC y el Estatuto de Andalucía

7 mayo 2008

Uno de las aspectos más comentados sobre la sentencia que anula tres expresiones y una frase de los decretos que desarrollan los contenidos de Educación para la Ciudadanía en la comunidad autónoma andaluza, es el que a los muy conservadores miembros de la Sala de lo Contencioso Administrativo no les guste la expresión “de género”. Sentencian que esta expresión sustituye a la constitucional “de sexo”, para introducir explícitamente la ideología de género en el currículo. Por tanto, la expresión ha de ser declarada nula. Es decir, admiten que el sexo es una diferencia biológica (¡uf, sesudos que son los de la vaticana!) pero en cuanto al género están por imponer, a togazo limpio, el papel de hombres y mujeres despreciando, sentencia en mano, la opción sexual y el respeto a la misma.

De la sentencia, además de las circunvalaciones y retórica decimonónica aderezada con caspa opusiana, me llama la atención cómo estos señores desprecian y tratan de imponer su ideología conservadora. No entiendo de leyes, pero hace poco votamos en Andalucía un nuevo Estatuto. Por ello, uno que pretende estar informado cuando vota, se queda un poco perplejo, ¡cosas tal vez de la ignorancia!, ante el desprecio que los miembros de esta sala por una norma legal aprobada por el Parlamento de Andalucía y ratificada en referéndum por la ciudadanía. No admite la sala la expresión “de género” por los motivos ya explicados y porque, dicen, no aparece en la Constitución. Sin embargo, resulta que en el recién aprobado Estatuto de Autonomía, en su Capítulo II, referido a Derechos y Deberes, pueden leerse:

Artículo 15. Igualdad de género
Se garantiza la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.
Artículo 16. Protección contra la violencia de género
Las mujeres tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que incluirá medidas preventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas.

Me pregunto, entonces, si los Decretos y normas que desarrollan la educación en esta comunidad pueden dictarse obviando lo recogido en el Estatuto. Yo, no salgo de mi asombro, pero igual es simple ignorancia.

De otra parte, la sala en cuestión admite que el desarrollo normativo de la EpC en Andalucía vulnera el derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa, el pluralismo político y el derecho de los padres a elegir la formación moral y religiosa de sus hijos. Presupone el TSJA que la Junta ejerce un férreo control sobre los docentes o que éstos renuncian a la libertad de cátedra convirtiéndose en simples apóstoles de una supuesta doctrina impuesta. Ignoran, o así lo parece, que existen distintas editoriales, incluidas alguna católica,que han publicado sus libros de textos y que es decisión de cada centro la elección del más adecuado conforme a su ideario o criterios educativos. En cuanto al derecho de los padres a elegir la formación de los hijos, la sentencia del TSJA es interpretada por algunos como una sentencia a favor de quienes defienden esa potestad de los padres a la vez que relegan al Estado el papel de salvaguarda de esa libertad. Estando tan en boca de todos el espanto de Josec Fritzl, no estaría por sacralizar esa libertad paterna, por encima del bien y del mal, para educar en sus valores.

Por concluir, si Educación para la Ciudadanía atenta contra la ética, democracía y orden constitucional, si la mayoría de sus contenidos no están en la Constitución, si el PP tenía previsto suprimir EpC y ha jaleado todos los movimientos contra esta asignatura y teniendo en cuenta que es necesaria la firma de sólo 50 diputados o senadores, lo que me pregunto es si ya han presentado recurso de inconstitucionalidad.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 7 mayo 2008 10:48 am

    Muy bien dicho, Júcaro, como siempre. Totalmente de acuerdo. Cada vez es más patente la necesidad de la EpC, al igual que la necesidad del Ministerio de Igualdad.

  2. 7 mayo 2008 3:31 pm

    Lo que de verdad molesta a estos sectores retrogrados de la política y la judicatura es la formación de personas librepensantes y formados en la convivencia y la tolerancia. Aunque cada día son más los Tribunales Superiores de Justicia de las Conunidades Autonomas que rechazan los recursos con la EpC.
    Al TSJA y a algún otro, así como a determinados políticos del Partido Popular, lo que de verdad le gustaría es la implantación obligatoria de la Formación del Espiritu Nacional, vigente durantre la dictadura franquista. Esa si que formaba en valores (por supuesto nacionalcotolicos).

  3. 7 mayo 2008 7:18 pm

    Salud

    No se sostiene, el argumento del TSJA riza el rizo tantas veces que ya no debe quedar pelo. De todas formas, el tema de “género” y “sexo” para hablar de una serie de cuestiones viene de una mala traducción terminológica de unas teorías venidas de países con más tabús a la hora de hablar sobre ciertos temas (en su momento la RAE se quejó, diciendo que no se hable de género donde se quiere decir sexo -y de ahí vienen muchas cuestiones con el tema del lenguaje-, pero acepta sin problemas el nombre de “género” sin entrar en cuestiones ideológicas, porque no es necesario).

    De todas maneras, al margen de eso (y lo que diga el EAA, siendo una norma del bloque constitucional pero no es la constitución), podríamos esgrimir a favor de la no discriminación por la opción sexual el propio artículo 14 in fine de la Constitución (que tanto quieren defender los magistrados del TSJA), esto es, cuando indica que no se podrá discriminar por “o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” (tras describir otros tipos posibles de discriminación).

    Sobre lo último, claro que no, acá se habla mucho pero luego se insta a “la objeción” y “rebelión cívica”, a la par que se hace en momentos en que no afecta al alumno (por ejemplo, en muchos centros se “recomendará a los padres” realizar la objeción durante la ESO, con la promesa de pasar al alumno con ese suspenso y acá paz y después gloria, mas no en Bachillerato, que con un suspenso la persona no se recibe, así de cobardes son a fin de cuentas).

    Lo increíble es cómo la FERE antes era la punta de lanza para todo esto, cuando llegó a un acuerdo programático sobre la asignatura con el gobierno, la aceptó en tanto que se consideró, en el seno de esta organización tan importante entre los educadores católicos, que no hay colisiones morales y que da margen para la entrada de los idearios de los centros concertados (esto es, realmente “no fastidia” la asignatura), todos los que se basaban en la FERE como fuente de autoridad moral y conocimientos, ahora hablan de la misma como el demonio rojo quemaiglesias en un claro ataque ad hominen contra la institución que acepta la asignatura. La cosa es atacar la misma, no importan los argumentos, no importa que sean ciertos. Esto es como cuando la reforma de la ley de educación, todo lo que se dijo o era demagogia o era mentira.

    Hasta luego y perdone por la extensión 😉

  4. 7 mayo 2008 7:36 pm

    Majete, tenía elaborado ya un post, haciendo referencia al tuyo y explayándome sobre la EpC y la sentencia de la mayoría de carcas del TSJ que la han parido. Me lo has pisado en gran medida. Tendré que reconvertirlo porque tus tesis en este caso son bastante similares a las mías, o viceversa.

  5. Júcaro permalink*
    7 mayo 2008 9:32 pm

    Mercè, Antonio Rodríguez, Jomra, Pierre Miró y a todos los que comentáis alguna vez por aquí: Lo mejor de este blogs sois vosotros, los que dejáis vuestras palabras en comentarios siempre reconfortantes, comprometidos con unas ideas de progreso que van más allá de unas siglas de un partido, de una palabras que matizan, puntualizan y enriquecen los desahogos que trato de expresar.

    PD.: Pierre Miró, no entiendo que tengas que reconvertir tu post, seguro que aporta más enjundia y sentido que el mio.

  6. 7 mayo 2008 11:19 pm

    El problema es que, por lo que parece, quienes se han pronunciado así tienen vínculos personales con quienes se postulan como grandes detractores de la asignatura. Habrá que esperar a lo que diga el Supremo y, en última instancia, el Constitucional, pero lo que no puede hacer el TSJA es interpretar la Constitución, porque esa tarea es única y exclusiva del Tribunal Constitucional. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: