Skip to content

La última voluntad

2 junio 2008

Leo en algunas bitácoras que Andalucía permitirá la eutanasia pasiva. Bien, no es mucho pero menos da una piedra y, en cualquier caso, preferible esto a esperar que la Iglesia vaticana otorgue su visto bueno porque para entonces todos calvos, pasando de eutanasia y de la mismísima muerte.

Entre los blogs que leo, algún optimista escribe que Andalucía está un paso por delante en el reconocimiento de los derechos sociales y otro se pregunta ¿por qué sólo en Andalucía?; entonces quiero encontrar los motivos para afirmar que no es lo mismo votar PSOE que PP. Otro escribe que los socialistas andaluces adelantan (por la izquierda) al PSOE, mantengo algunas dudas al respecto pero como alguien me dice que, últimamente arreo demasiada estopa a los míos, prefiero no seguir por esa senda, así que punto y aparte.

Para finalizar, cuando nuestra aconfesionalmente católica Constitución, en su artículo 10, hace referencia “la dignidad de la persona” habría que preguntarse si esa dignidad también es aplicable al momento de morir. En cualquier caso, si alguien pretende ganar su cielo sufriendo como un ecce homo, ¡adelante con sus dolores, que no es cuestión de negar la última voluntad! Si hay quien prefiere morir entre dolores, agotado, con la lengua fuera y el cuerpo consumido de tanto dolor pero feliz, ¡adelante y que en paz descanse!, que buena falta le hará para entonces.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 2 junio 2008 4:33 pm

    Es lo bueno de aquéllos que trabajan por las libertades: que no imponen su criterio a los demás. Si quieres morirte de dolor ¡adelante! Te dejamos y defendemos tu derecho a ello. Pero yo me quiero morir tranquilote, sin prisas y sin sufrimientos.

  2. tangaroa permalink
    3 junio 2008 9:15 pm

    Curiosamente, en mi último mes de carrera he rotado por Cuidados Paliativos y, puedo afirmar sin miedo a equivocarme, que el dolor del enfermo terminal, además de horrible para el paciente, realmente incómodo de tratar por el médico. Tenemos que abogar por una muerte digna, lejos de padecimientos inútiles, de lo contrario estaremos haciéndolo terriblemente mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: