Skip to content

Cuando tu blog hace glub, glub, blug

4 junio 2008

Si alcancé la cima de la estupidez o quedé a medio camino, es algo que dejo para quien se preste a valorar este blog pero tengo la impresión que aquí no hay dios que avance un centímetro y, aunque continuaré actualizando, todo parece que ya está dicho y escrito.

Cuando comienzan a doler los ojos de tanto leer en la pantalla queriendo estar ¿informado?, ¿formado?, igual, lo más adecuado es hacer mutis por el foro. Si además se resiente la espalda y los dedos se engarrotan, hastiados de siempre pulsar las mismas teclas para nunca articular una buena idea; para repetir lo que otros escribieron mejor y con más acierto; cuando percibes que tu blog se hunde, entonces quizá sea el momento propicio para dejar de actualizarlo y dedicar más tiempo a menesteres descuidados: caminar, leer más y despacio, pensar, escribir con mayor esmero, cuidar la palabra, profundizar en la conversación o cuidar otros jardines algo abandonados.

Cuando el cansancio avanza y actualizar comienza a ser un fastidio; cuando publicas convencido de haber logrado expresar lo que deseabas, y una lectura posterior envía el post a la papelera, nuevamente atiborrada de borradores inútiles; cuando la insatisfacción se hace presente, entonces, puede que lo más adecuado sea enviarlo a la necrópolis de los blogs o dejar de actualizar por unos días; cargar las pilas como buenamente puedas, vivir más desteclado y volver cuando se tercie o apetezca.

A veces tenemos la impresión de creernos más libres y mejor informados por estar en redes sociales o por administrar un blog que alcanza unas pocas centenas de visitas diarias. Hacemos como si lo ignorásemos, pero estamos convencidos de que no hay mejor red social que la calle o el barrio. ¿Las visitas?, una buena parte son errores de gente que, buscando otra información, son conducidos por el dios google, siempre condescendiente con todo bloguero, hasta nuestra bitácora. El resto, corresponden a lectores apresurados que al intuir por donde van los argumentos desisten y salen raudos en busca de otros sitios. También, es cierto, que algunas visitas corresponden a algún que otro lector fiel y algún amigo contumaz.

Nos pensamos más libres porque tenemos acceso a Internet pero sabemos que nuestros ordenadores son el GPS, en este mundo wi-fi, con el que un gran pastor todopoderoso controla a sus usuarios, quise decir a sus ovejas. La Red, como la tierra prometida, como el falso paradigma de la información. Al final, entre todos, contribuimos a la dispersión de la noticia al publicar miles de entradas sobre el mismo asunto y fomentado la confusión.

Cuando el blog que administras parece que se hunde entre miles de post insustanciales, quizá sea el momento de salir a la superficie y respirar. Al fin de cuentas, ya sabes que pienso que la inmensa mayoría de blogueros resultamos prescindibles. Si, estoy convencido de ello, pero tampoco hace falta que me mires con tanta insistencia.

29 comentarios leave one →
  1. 4 junio 2008 7:13 pm

    Lo cierto es que un blog lleva tiempo.. y cuidarlo lleva más tiempo… pero una blogocosa sin Júcaro no sería lo mismo, así que descansa, majete… pero no te vayas…

  2. 4 junio 2008 8:07 pm

    Todos hemos pasado por eso, pero es transitorio, por suerte. La blogosfera puede más y siempre vence. Como dice Maripuchi, no te vayas. Escribes muy bien, ya lo sabes.

  3. 4 junio 2008 9:13 pm

    Justo por este tipo de reflexiones es por lo que andas lejísimos de esas cimas de la estupidez que comentas. Pero sí, es verdad, todo esto tiene algo del falso infinito que pronosticó Hegel. Y también es cierto que el blog, a veces, se vuelve contra uno mismo plantándose delante de nuestros ojos señalando, como un mal día ante el espejo, nuestros defectos.

    Quizás por eso mismo tenga sentido seguir buscándose, tejiendo la verdadera red que se teje en todo esto: la de la autobúsqueda, la del “romperse” en el mejor de los sentidos posibles. Lo mejor, creo, es escribir para uno mismo, como en esos diarios de antes en los que la lectura ajena era casi pornográfica y cotilla.

    ¿Qué puedo decirte, amigo Júcaro? Eres un excelente compañero de viaje en esta aventura bloguera, en esta idiotez de pensar, en esta búsqueda de sentido, en este entretenimiento, en este harakiri público que a veces hacemos. Me gustaría seguir leyéndote. Pero tu diario es tuyo, y de nadie más, aunque a veces nos parezca lo contrario.

    Un abrazo.

  4. 4 junio 2008 9:34 pm

    Estimado Júcaro:
    Que comprenda muy bien tu sensación, creo que he llevado una similar bajo mi propia piel en más de una ocasión, no evita que me provoque una gran tristeza pensar en esta “despedida”.
    No quiero sonar vacío, ni épico, que a veces significan casi lo mismo, pero hay ciertos rasgos de ir contra molinos de viento en tus palabras, y por supuesto en este blog.
    Cuando uno asume la defensa de una bandera, puede tener color, o no, tal vez es una bandera de bellas ideas y palabras ciertas, sabe que la cuestión es remar contra una turbia corriente, y posiblemente deba cambiar de barca a mitad del viaje, cargar lo que queda de la bandera, y seguir adelante.
    Finalmente, aunque ese vieja bandera sea tan sólo del tamaño de un pañuelo, uno se lo lleva a la cabeza, cual corsario, o al cuello, como héroe del oeste, y sigue adelante.
    Un fuerte abrazo,

    Federico

    “You know, Lady Francis, there’s not enough kindness, in the world…” (“Tu sabes, Lady Francis, no hay suficiente bondad, en el mundo…” Dexter Gordon, como Dale Turner, en “Round midnight” (Bertrand Tavernier, 1986).

  5. 4 junio 2008 9:52 pm

    No eres el primero que anuncia un periodo de descanso. Tampoco serás el último. En algunos blogs he leído los comentarios de los lectores, lamentándose de la ausencia del blog que leían. Todo forma parte de la blogosfera, que viene a ser como una gran urbanización en el que hay unos hábitos, costumbres y modos estereotipados. Pero estoy seguro de que esos comentarios leídos por ahí y estos que hoy se publican aquí son sinceros. Aquí nadie está obligado a escribir, ni tú en tu diario, ni nosotros en el tuyo. Quien escribe es porque quiere hacerlo. Libremente. Con toda la libertad que nos dejan nuestras mientes y prejuicios.
    Siempre entristece que un ámbito de libertad, por pequeño que sea, se apague, aunque fuere por unos días. La libertad es como la llamita de las palmatorias, que requiere tener aceite para alimentarla. Los blogs que escriben en, desde, por, para y sobre la libertad son necesarios. Y ya sé que ninguno somos imprescindibles. Pero hay unos a los que se les echa más en falta que a otros.
    Espero que nos reencontremos pronto.
    Mucha salú y alegría.

  6. santi permalink
    4 junio 2008 10:47 pm

    En más de una ocasión he estado harto de escribir las mismas noticias e informar de los mismos asuntos en los medios en los que he trabajado. Ese hastío quema y, a veces, es conveniente alejarse un poco, pero siempre con el convencimiento de que al otro lado del hilo hay personas que esperan las noticias que vas a cubrir porque son importantes para ellos y tú sabes que lo son. Esa es la generosidad del periodismo bien hecho y creo que esa actitud es también la de muchas personas que escriben blogs.
    Yo me he incorporado como lector a éste recientemente y, la verdad, no me he puesto a mirar los archivos. Me pasa igual cuando leo el periódico, me gusta leer el de hoy o todo lo más el de ayer, pero no me voy a la hemeroteca a leer, sino a consultar. Por eso no todo esta dicho y es conveniente insistir en ideas fundamentales. Es igual que lo que ocurre con los periódicos, que dan la impresión de repetir siempre los mismos hechos, las mismas noticias. Porque hay cosas que conviene no olvidar ni dejar de explicar a los demás, a los de siempre y a los que vayan llegando. saludos.

  7. Alfa79 permalink
    5 junio 2008 12:17 am

    Todos pasamos por el bache de la saturación, el badén del tiempo, las piedras que asolan -contínuamente y a diario- nuestro camino.
    Todos seremos prescindibles, pero es imprescindible esperar a leer/analizar/dilucidar, para que, no nos desesperemos.
    La reflexión es la cura del alma (dicen). El descanso es la reflexión de nuetro cuerpo.
    Seguiremos.
    Abrazos desde el “desierto”. Alfa79

  8. josemanuel permalink
    5 junio 2008 12:44 am

    Escribir en un blog, leer y responder a los comentarios, forjar relaciones… es muy estimulante, pero tambien muy absorvente. Yo decidí cerrar el mío cuando me dí cuenta que había cosas tambien muy estimulantes que estaba abandonando o había abandonado completamente. Creo que, como siempre, en la moderación está el equilibrio. Dicen que todo es perjudicial si abusamos de las dosis y que en dosis moderadas todo es asimilable. Estoy totalmente de acuerdo. Te deseo lo mejor, Júcaro, y sabe que cuentas con todo mi respeto. Te lo has ganado, compañero😉

  9. 5 junio 2008 12:05 pm

    Jucaro
    Todas la opiniones, todos los comentarios tienen su importancia, aunque a veces pensemos que lo que escribimos es irrelevante.
    Siempre hay alguna persona a la que se llega con nuestra opinión y cuando uno esta convencido de unos ideales, solo por el hecho de poder convencer a otro ya merece la pena seguir.
    Y sobre todo lo mas importante, que no nos pueden coartar nuestra libertad de expresión.
    ¡Animo! tomate un respiro y continúa con fuerzas renovadas.
    Salud, República y Socialismo

  10. David permalink
    5 junio 2008 4:50 pm

    No me queda otra que sumarme a la oleada de los compañeros comentaristas, escaso de originalidad: yo también tengo esas sensaciones muy de vez en cuando sobre este mundo de los blogs. Más de una vez me he planteado dejar el blog, ya que como comentaban absorbe bastante tiempo y se puede volver un arma potente contra uno mismo la exhibición pública de determinadas reflexiones. Mis comportamientos con el blog, y bien lo sabéis los que habitualmente lo visitáis porque no lo oculto, han llegado a ser “orwelianos” en ocasiones, por lo insatisfecho que quedo con determinados artículos.
    Sin embargo, la reflexión lleva también a admitir que este método comunicativo tiene mucho de positivo, y personalmente creo que no me bastaría de momento con leer blogs: para mí es interesante tener uno propio, al menos por ahora.
    Si es una cuestión de mayor intermitencia en las publicaciones, no soy quién para dar consejos. Mi blog no es comparable con algunos como este mismo, de cotidiana actualización.
    En concreto, ahora en junio, mi parón se justifica por multitud de tareas que hacer: ya están aquí los últimos exámenes y trabajos; pero estoy seguro que en verano, con mucho más tiempo, el blog merecerá una mayor atención mía.
    Como “un bloguero más” siento mía tu reflexión; como seguidor de tus escritos, de seriedad excepcional en Internet, espero que sigas. Cuando tú quieras.

  11. Júcaro permalink*
    5 junio 2008 7:16 pm

    Todos sabéis que escribir un blog tiene sus condicionamientos, servidumbres y también gratificaciones como son, en este caso, vuestros comentarios.

    Me gusta escribir y lo hago desde mucho antes de saber de la existencia de los blogs y antes de lanzarme a esto de publicar lo que antes ya emborronaba en aquellos cuadernos de anillas que ahora me parecen tan lejanos. Así pues, como escribí en este post “continuaré actualizando” aunque “todo parece que ya está dicho y escrito”; simplemente me tomaré un tiempo.

    Como no sabría corresponder a vuestros comentarios y como comparto eso que alguien dijo de que la gratitud en silencio no sirve de nada, solo me atrevo a escribir: gracias, gracias y gracias.

  12. 6 junio 2008 10:23 am

    Con los blogs pasa igual que con los periódicos; todos traen las mismas noticias pero cambia la forma de expresarlas.

    Saludos.

  13. alenar permalink
    6 junio 2008 6:29 pm

    Pues ya ve usted…
    Alenarte ha hecho la tontería de darle a usted un Premio.
    Vaya usted aquí:
    http://alenar.wordpress.com/
    Y dele a leer más en la primera entrada.

  14. 7 junio 2008 10:48 am

    Claro, don Júcaro, por esa mima razón me he decidido a escribir menos y cada vez sobre cosas que estén menos tratadas. Tiendo a pensar que una opinión más poco aporta. Sólo cuando, después de haber leído bastante (cosa que no ocurre muchas vec es) me parece que mi opinión tiene sentido porque tiene algún grado de divergencia, la expongo.

    En otras ocasiones, no obstante, escribir es volcar la bilis que me producen ciertos acontecimientos. Es un bálsamo poder hacerlo, y ese efecto balsámico debe considerarse como un bien perseguible.

    Lo que falta es homologar el sistema y licenciarlo para después exigir derechos de autor a través de la amadísima SGAE, ¿qúé le parece?

    Un saludo.

  15. 7 junio 2008 1:37 pm

    A veces es bueno dejar de mirarse el ombligo.
    Tal vez halla vida más allá de las pelusas.

  16. 7 junio 2008 10:38 pm

    Personalmente este blog no me parece prescindible, más bien todo lo contrario. Disfrútalo como lo disfrutamos quienes dedicamos un rato de nuestro tiempo libre a leerlo y a veces a comentarlo, utilízalo para aquello que siempre lo has utilizado, para decir lo que piensas, lo que sientes y lo que quieres compartir con quien, por azar, por “San Google” o porque te tiene entre sus favoritos, ha venido a parar hasta aquí. Un saludo y un abrazo.

  17. jserna permalink
    10 junio 2008 8:53 am

    Vamos a ver, Júcaro, si consigo explicarme. Lo primero es aprobar su reflexión, celebrar su capacidad analítica y esa duda razonable que le pone al fenómeno blog. Lejos de mostrarnos a un tipo previsible, su bitácora es y ha sido una sorpresa: una reflexión con la que podía o no coincidir pero siempre un notabilísimo empeño intelectual. Que tenga momentos de cansancio no se lo voy a negar: todos los que administramos una bitácoras hemos sentido un agotamiento; que, además, usted se pregunte sobre el sentido de la opinión abundante, incluso infinita, es razonable: ¿para que multiplicar hasta el vértigo el número de los juicios públicos? Al final, tantas opiniones son un confuso caos de palabras intermitentes e infinitesimales, un caos al que contribuimos precisamente los ‘bloggers’. Pero no se engañe, Júcaro, los periódicos de papel están en crisis, la prensa ha de “fidelizar” al lector con ofertas mil y con productos atractivos e insólitos. Ya lo sabe. Fíjese en su querido periódico, en ‘El País’.

    PROMOCIONES Y COLECCIONABLES

    -Miguel Bosé un artista único

    -CÁMARA KODAK C713 DE 7 MPX

    -VUELVE EL GENIO DE MANHATTAN: WOODY ALLEN

    -¿Quieres resultados? Negocios se renueva para ti.

    -KARAJAN: La pasión que dirige la música clásica

    -LA VOZ VIVIRÁ PARA SIEMPRE: SINATRA

    -HOMENAJE A UN ACTOR: JAVIER BARDEM

    -24 maneras de mirar Los Cuentos de los Hermanos Grimm en DVD

    -EL PAÍS COLECCIÓN BESTSELLERS

    -Descubre la forma más intensa de vivir lo desconocido con Cuarto Milenio

    -Los 26 mejores directores de Cine de la Historia EL PAÍS se renueva

    -El auténtico curso de inglés de la BBC

    -Ver más coleccionables Coleccionables atrasados…

    ¿Usted cree que esto es normal, eso que sucede en ‘El País’ y en los restantes periódicos. Necesitamos ir creando una dieta informativa y reflexiva contrastada, con blogs que nos confirmen pero también con bitácoras que nos contraríen. Los periódicos tienen un problema grave, un problema que no es la información (o la opinión), sino la cuenta de resultados en un sector en el que la publicidad se va diseminando, fragmentando. Los lectores, por nuestra parte, tenemos actualmente un problema combinatorio: disponemos de múltiples ‘inputs’ que no siempre son comunes. Por supuesto necesitamos compartir referencias básicas. ¿Es posible pensar en miles de blogs como fuentes comunes de información y reflexión? Por supuesto que no: hemos de actuar con criterios de selección. Aún podemos, y su blog ha de figurar entre los imprescindibles. Al menos para mí. Por otra parte, la democratización de la opinión, de la escritura, de la publicación –la facilidad de editar en la Red tus blogs– ha roto un orden de autoridad y de autoría del que aún no sabemos cuáles serán sus consecuencias.

    Fdo.: Justo Serna

  18. 11 junio 2008 10:13 am

    Todos pasamos por momentos así. Yo también he bajado el ritmo. Quizá sea mejor escribir sólo cuando tengas en mente algo que contar.

    Hay una faceta más en esta actividad, una faceta que a mí me importa. Entiendo mejor mi propio pensamiento cuando lo he dejado escrito. Sé mejor quién soy.

  19. 12 junio 2008 2:12 am

    Ese charco lo cruzamos todos alguna vez -yo no ando lejos ahora-. Sal a la superficie y respira si es lo que necesitas. No te impongas esto como una obligación. Déjalo posar, toma distancia. Cuando estés listo, te volverá a llamar y volverás con más ganas. Y aquí estaremos…

  20. Alfa79 permalink
    14 junio 2008 9:11 am

    Pensando en el “glub, glub, glub”, se me pasó por la cabeza una de las preguntas bloguero-filosóficas ¿ qué diría nuestro amigo Júcaro sobre el tema de las 65 horas, el patético parón patronal de los transportistas o el NO en el referéndum de Irlanda ?

    Pero mi respuesta es: Júcaro, sigue descansando, reflexionando y conectándote a tu vida.
    Ya tendrás tiempo de volver y contestar como es debido.

    Saludos a todos. Alfa79

  21. Juan permalink
    14 junio 2008 10:52 pm

    Esto sólo es una crisis y de las crisis uno sale reforzado.

  22. 17 junio 2008 11:18 pm

    Lo de tener un blog no debería ser nunca una obligación, sino algo con lo que uno disfruta. Si deja de disfrutar debe dedicarse a disfrutar de otras cosas mientras tanto.

    Pero como a mi me gusta disfrutar, espero que vuelvas con más ganas y mejor.

    Saludos, compañero.

  23. 19 junio 2008 11:26 pm

    Uno más que te respeta el descanso (entre otras cosas porque también ha pasado por ello) al mismo tiempo que pide tu vuelta cuando lo estimes oportuno.

    Se te echa de menos compañero, y más en estos díficiles momentos.

    Un abrazo muy fuerte. Sigues siendo una referencia.

  24. 25 junio 2008 8:58 pm

    Cuidate y descansa.

    Pero sobretodo vuelve con fuerzas renovadas.

    Un abrazo

  25. 26 junio 2008 3:04 am

    No creo que debas dejar el blog, Júcaro. Si necesitas una pausa, tomatela. al final el blog es tuyo y no viceversa.

    Creo que eres de los que siempre aporta con cada post y eso no es usual.

    Espero poder leerte en el futuro.

    Un abrazo.

  26. 29 junio 2008 10:43 am

    Amigo Jucaro. Te echaba de menos, pero no había leído, hasta ahora, esta entrada. Es tu blog. Haz lo que creas oportuno. Faltaría más. Pero tu ecuanimidad, tu autocrítica y tu sensatez no son muy corrientes en la blogosfera. Como lo siento. Gente como tú es necesaria.

    Salud y República

  27. cuerdosdeatar permalink
    1 julio 2008 7:56 pm

    el blog es algo que se hace porque apetece, hay algo que contar y sobre todo porque se disfruta al hacerlo. si no hay ganas no pasa nada, ya volveran. al final es como todo, cuando se convierte en obligación las ganas se van…

    animo que ya volveran las ganas y hasta entonces a pasearse, a observar a escuchar…a sacar ideas, pero nada de necropolis blogero eh!

  28. 2 julio 2008 10:33 pm

    Que conste que se te echa de menos. Un abrazo.

Trackbacks

  1. La plétora de Internet « Los archivos de Justo Serna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: