Skip to content

Billie Holiday, Strange Fruit

13 julio 2008

El Cafe Society no era un club cualquiera. Su propietario, un tenaz luchador antirracista, confirió su propia personalidad de respeto y defensa de los derechos civiles, al club de jazz referencia del progresismo neoyorkino de finales de los años treinta. Por allí pasaron, entre otros, Lauren Bacall y Eleanor Roosevelt. Dos mujeres blancas en un club de jazz, en la primera mitad del siglo XX, no era algo frecuente ni bien considerado por esa parte racista y mojigata de la sociedad.

Pero si por algo hoy se recuerda el Cafe Society, es por su vinculación con una de las cantantes de jazz más importantes y con una de sus canciones más emblemáticas. Allí cantó con asiduidad Billie Holiday y para siempre aquel club se asoció con una de las canciones más conmovedoras que jamás escuché y cuyo simbolismo podría compararse con el de Rosa Parks cuando se negó a ceder su asiento en el autobús. Todo acabó, para el Café Society, cuando la gente de orden emprendió la célebre caza de brujas; entonces, su propietario fue detenido y el local cerrado. Pero ya era tarde, ya se había hecho historia; algunos cayeron en el olvido con sus moralinas, otros siguen bien presentes.

Cuentan, aunque hay otras versiones, que en este club de jazz se presentó un día un poeta y profesor de literatura, de origen judío, llamado Abel Meeropol que utilizaba el seudónimo de Lewis Allen. Llevaba un poema bajo el brazo que le ofreció a Billie Holiday. El texto era tremendo y la cantante, que había sentido la sinrazón racista en carne propia y en la de su familia, no dudó en aceptar el ofrecimiento. En el local tocaba el pianista Sonny White que le puso música y la propia Billie Holiday fue encargada de ponerle voz y un punto más de dramatismo.

Frankie Newton suena la trompeta con sones lúgubres, llamando a silencio; notas tristes y una atmósfera trágica salen del piano de S. White con lentos y pausados compases; la conmoción se desborda cuando Billie, más que cantar recita, más que recitar canta…

Los árboles del sur sostienen un extraño fruto,
sangre en las hojas y sangre en la raíz.
Negras nalgas que se balancean bajo la brisa sureña.
Extraño fruto que cuelga de los álamos.

Escena pastoral del noble Sur.
Ojos desorbitados y mueca en la boca.
Dulce y fresco aroma de magnolias
y después, el brusco olor a carne abrasada.

Allí hay un fruto para que lo arranquen los cuervos,
para que la lluvia lo empape, para que el viento lo sobe,
para que el sol lo pudra, para que el árbol lo deje caer.
Allí hay una extraña y amarga cosecha.

Cuentan que, al terminar la interpretación, los asistentes, estremecidos, guardaron un silencio sonoro y escalofriante. Dicen que la conmoción fue tanta que parecían paralizados, que nadie se atrevía a aplaudir para no romper la atmósfera trágica que Lady Day y su grupo habían logrado.

Columbia, la compañía discográfica de la nueva diva del jazz, renunció a grabar la canción aunque permitió que otra modesta empresa lo hiciera. Entonces apareció Milt Gabler y su pequeña compañía Commodore. El disco causó sensación en unos y convulsión en otros; muchas emisoras de radio rechazaron su difusión, incluso hasta Gran Bretaña llegaron los tentáculos prohibicionistas de la siempre mojigata gente de orden. En la misma grabación aparece el maravilloso blues “Fine and Melow“, una de las piezas más hermosas que ha producido el jazz, de la que nos ocuparemos en otra ocasión.

Desafortunadamente las dos últimas palabras del tema, bitter crop, siguen en plena vigencia. Si, porque la mala cosecha continúa con otras formas, con otros extraños frutos; hoy, tantos años después, seguimos necesitando de poetas que escriban contra la barbarie, de cantantes que den voz a quienes no la tienen y de intelectuales que tengan coraje para bajar a la arena, contaminarse y denunciar los extraños frutos que siguen colgando de los árboles de la modernidad del llamado primer mundo.

__________________________________________________________________________________

Entrada publicada en un olvidado blog, La calle del swing, que administré durante un tiempo.

Anuncios
20 comentarios leave one →
  1. David permalink
    13 julio 2008 4:01 pm

    ¿Con que “14 de abril” no es el primero?

    Un abrazo

  2. 13 julio 2008 4:14 pm

    David, durante un tiempo mantuve activo dos blogs. Con “La calle del swing” disfruté mucho y lo actualizaba sólo con entradas relacionadas con el jazz. Luego pensé que era mejor integrarlo, ambos blogs en uno sólo y…, en esas estamos.

    Un abrazo.

  3. santi permalink
    14 julio 2008 1:16 am

    Billie Holiday siempre te toca la fibra sensible. Una recopilación de sus canciones fue el primer disco (cd) de jazz que tuve. Como aficionado, sólo he escuchado a otra cantante de jazz que se le acerca algo en esa capacidad que tiene de estremecer y en el ambiente (“mood”, no se traducirlo de otro modo) de sus canciones, que es Sheila Jordan. Curiosamente, quizá sea un cantante blanco quien más se le parezca: Chet Baker. saludos.

  4. 14 julio 2008 4:08 am

    Júcaro:
    Gracias infinitas por acercarnos estos recuerdos, totalmente de acuerdo en cada palabra, nada que agregar de mi parte…
    En el año 2006, Roxana Amed, con la colaboración de Pedro Aznar, rescató del olvido “Strange fruit”, fue en su disco “Entremundos (S-Music, 2006)…
    Un abrazo,

    Federico

  5. Alfa79 permalink
    14 julio 2008 10:53 am

    Júcaro: y es que la música siempre alivia y atenúa las penas que nos suelta la política -de vez en cuando-.
    Afortunadamente, el racismo ha -casi- desaparecido de estos mundos/ambientes musicales. Al menos en los altos niveles.
    Me alegro que vuelvas con fuerzas al mundo blog.
    Por cierto, Cádiz es uno de los lugares más maravillosos que he visto. Y que suerte que la disfrutéis los gaditanos todos los días.

    Abrazos. Alfa79

  6. Júcaro permalink*
    14 julio 2008 9:58 pm

    Santi, resulta agradable saber que compartimos gustos. Efectivamente Sheila Jordan es grande, y su CD “Portrait of Sheila”, que por otra parte es el único que tengo de ella, es una maravilla. Particularmente me gustan mucho: Sarah Vaghan, Carmen McRae, Jeanne Lee, Dianne Reeves o Abbey Lincoln.
    A Chet Baker lo prefiero cuando toca la trompeta, manías que tiene uno.

    Un saludo

  7. Júcaro permalink*
    14 julio 2008 11:53 pm

    Federico, gracias a ti por los enlaces a través de los cuales llego hasta esta versión que no conocía y que me parece estupenda. En la intensidad dramática de la interpretación me recuerda más a la versión que de este tema hizo Nina Simone que a la de Billie Holiday.

    Alfa79, el jazz me proporciona momentos muy intensos. Me gusta escucharlo cuando no hago nada. Quiero decir que no puedo escuchar música mientras hago otras cosas. Gracias por todo.

  8. 15 julio 2008 12:53 am

    Júcaro:
    Bueno, no pretendía “comparar” versiones, cada artista le imprime su estilo, y en estos casos es imposible disociar a Billie Holiday de “Strange fruit”.
    Casualmente en estos días están emitiendo en la televisión por cable un concierto de Nina Simone, en el Festival de Jazz de Montreux (Nina Simone Live At Montreux 1976), impresionante sin duda.
    Saludos,

    Federico

  9. Júcaro permalink*
    15 julio 2008 10:39 am

    Federico, no era mi intención tanto hacer una comparación como dejar constancia de dos cosas: me gustó la interpretación de Roxana Amed y me recordó a la de Nina Simone.

    ¿Festival de Jazz de Montreux de 1976? Cuando éste era un festival de jazz.

    Saludos

  10. 15 julio 2008 3:32 pm

    Júcaro:
    Entendí tu comentario, simplemente quise expresar las dificultades que se enfrentan cuando uno interpreta canciones con una unión tan profunda entre canción y artista.
    Recuerdo un disco de Bill Evans (“Affinity”, Warner 1978), en que toca “This is all I ask”, y su productora, Helen Keane, agrega una nota en la que dice algo como “esté tema pertenece innegablemente a Tony Bennett”, y claro, escuchando la versión del amigo Tony uno entiende la aclaración.
    No me molesta mucho la “apertura” del Festival de Jazz de Montreux, si que convoquen a artistas de jazz, y otros generos, muy por debajo del standard histórico del festival.
    Saluditos,

    Federico

  11. Júcaro permalink*
    15 julio 2008 5:33 pm

    OK, molestar, lo que se dice molestar no, pero ¿por qué le llaman festival de jazz?

    El jazz como etiqueta, simplemente.

    Saludos

  12. 15 julio 2008 6:27 pm

    Júcaro:
    En realidad el “modelo de Montreux” es hoy copiado por casi todos los festivales de jazz del mundo.
    Supongo que lo ven como una manera de subsistir, por falta de confianza en lo que el jazz puede ofrecer.
    Saludos,

    Federico

  13. 21 julio 2008 12:25 am

    Había olvidado este espacio, como podrás ver en la introducción refleja la realidad detrás de “Strange fruit”.
    Saludos,

    Federico

  14. 27 julio 2008 2:05 am

    Jucaro: tu post sobre Strange Fruit es uno de los más bellos y completos que leí sobre la maravillosa Lady Day. Difundirla es mantenerla viva. Su arte y belleza, sumados a su compromiso en el contexto de una vida trágica y tumultuosa, merecen nuestro eterno agradecimiento.
    un abrazo

  15. 7 octubre 2008 6:23 pm

    Recomiendo escuchar la versión de Strange fruit interpretada por Dunia Hédreville. Para localizarla no hay más que buscar Dunia Hédreville strange fruit y está colgada en MySpace y Youtube.

  16. Júcaro permalink*
    9 octubre 2008 3:36 pm

    Establo Pegaso, las versiones que escucho de Dunia Hédreville tienen un sonido pésimo que no permite valorarlas adecuadamente. Gracias por darla a conocer.

    Saludos

  17. 1 diciembre 2008 3:39 pm

    Están grabadas con la opción video de una cámara fotográfica y creo que no le hacen justicia. En fin, cuando haya alguna más decente te lo comunicaré.
    Saludos

  18. 21 septiembre 2012 4:34 am

    I was recommended this blog by way of my cousin. I’m not sure whether or not this post is written by way of him as nobody else realize such particular approximately my difficulty. You are wonderful! Thanks!

Trackbacks

  1. Billie Holiday - Fine and Mellow « 14 de abril
  2. Bitter Crop « Nos Queda La Palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: