Skip to content

Colección de jazz (1ª parte)

2 agosto 2008

Siempre resultó placentero tomar entre las manos la capeta del LP y mirarla una y otra vez en las primeras audiciones del disco que acababa de adquirir. Leía su información, aprendía los nombres de los temas, los músicos que participaban; retenía el sello discográfico, el productor, la fecha de grabación y cualquier dato, opinión o información que sobre el disco trajera impresa la carpeta. En la actualidad las viejas carátulas adquieren condición de objeto de arte, y es frecuente saber, por ejemplo, de alguna exposición sobre las mismas. Los soportes para escuchar música están cambiando de forma veloz; los vinilos fueron sustituidos por los CDs y aunque se mantuvo ciertas apariencias, no era lo mismo.

Nunca, como con la llegada del siglo XX, la música pudo ser almacenada y difundida de tal manera que se generalizara su audición. Los historiadores disponen desde entonces de fuentes magníficas, en estas grabaciones, para conocer mejor la cultura musical o las inquietudes sociales del siglo pasado. Sin entrar en la calidad y calidez de los nuevos medios para reproducir música, sin teorizar sobre la excesiva importancia que le damos a la capacidad de almacenamiento o el desdén hacia otros factores, lo que parece evidente es que estamos en un nuevo tiempo donde las portadas de estos viejos soportes están en peligro de extinción.

Con éste, inicio una serie de post en los que iré colocando las portadas de los discos de la colección de jazz que comencé con el primer salario. No guardarán un orden cronológico, ni se agruparán por estilos, admiraciones o despechos. Irán apareciendo sin otro criterio que el casual. Eso sí, pinchando en cada carátula podrá acceder a algo de lo que encontré en la blogosfera; en ocasiones sobre el mismo disco, en su defecto, sobre el artista. Es una forma de reconocer el trabajo de los muchos blogueros que gustan del jazz y dejan constancia de ello.


Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. 2 agosto 2008 10:30 am

    Las portadas y los discos, en algunos casos, forman parte de nuestra vida, hubiera sido interesante conocer las circunstancias mediante las cuales llegaron a nuestras manos. El contenido posiblemente ya lo concemos y nuestra valoración en algunos coincidirá, en otros no.

  2. 2 agosto 2008 11:06 am

    Alguien me hacía una analogía al respecto, comparandolo con lo que ocurrió en relación a aquellos programas que se daban a la entrada del cine, cuando nuestros padres iban a ver a Gary Cooper caminando por el centro de una calle desierta mientras el reloj marcaba la hora de enfrentarse solo ante el peligro… aunque hoy día hay algún cine, de esos mastodónticos, que ha querido recuperar, mínimamente, el tema, pero sólo por exigencias de la productora de la película y, desde luego, no con el nivel de arte con que se hacía en aquella época.

    Esta iniciativa suya es de aplaudir, por lo menos por aquellos que gustamos de escuchar y disfrutar del Jazz, que aunque somos pocos… no somos cobardes (je).

    Ôo-~

  3. Júcaro permalink*
    2 agosto 2008 2:01 pm

    Faroni, como bien dices las portadas podrían formar parte de nuesta vida. De cada una de ella recuerdo algo; donde la compré, quién me acompañaba, por qué elegí ese disco y no otro. Durante algún tiempo las portadas significaron mucho; era de la opinión que en música un buen envoltorio no podía contener algo de poca calidad.

    Me pasé por tu blog, me gusta la forma de escribir en Blues in the night.

    Saludos

  4. 2 agosto 2008 5:45 pm

    Júcaro, me alegro de que recuperes tus posts jazzeros. Es una bonita manera de seguir educando a todos aquellos que estamos dando nuestros primeros pasos en este estilo.
    Te diré que el otro día ví a Maceo Parker en concierto y me pareció fantástico, ese toque funky que tiene es puro ritmo. Ains, si hubiera más Maceos y menos Bisbales…

  5. 2 agosto 2008 9:18 pm

    Júcaro:
    Casi todas esas imágenes también forma parte de mi memoria visual – musical, y es muy grato refrescarla gracias a tu ayuda.
    Sin duda es uno presa de la nostalgia al recordarlas, y si bien los librillos de los CDs muchas veces son muy bonitos, nada tienen que ver con los viejos, y enormes, “sobres de música”.
    Hace un buen tiempo descubrí un website japonés que sólo publicaba las fotos de una infinita cantidad de artes de tapa, pero en este momento no puedo recordar cual era ese sitio.
    Gracias otra vez por los recuerdos.
    Saludos,

    Federico

  6. 2 agosto 2008 9:56 pm

    Júcaro:
    Acabo de encontrar el sitio del que hablaba en mi comentario anterior.
    Al entrar deben buscar sobre el menú de la izquierda el enlace Jazz Record, y al ingresar en la página que entonces se abre encontrarán en la cabecera los enlaces a cada estilo, vocal, Blue Note, etc.
    Que lo disfruten.
    Saludos,

    Federico

  7. Júcaro permalink*
    2 agosto 2008 11:04 pm

    Santi Benítez, buena analogía con los programas de mano. Por cierto de algúnque otro disco pienso enlazarlo con DEEZER (ya sabes). ¡Jo, y yo tan torpe!

    Rave, es un placer saber qeu somos muchos más de los que pensaba. En cuanto a lo de los bisbales, me temo que estamos en rotunda minoría.

    Federido, el enlace que nos ofreces es espectacular. Un lujo que no sabría como corresponderlo. Gracias por estar siempre atento y dispuesto a ofrecer tus conocimientos.

  8. 4 agosto 2008 10:24 am

    Don Júcaro, no hombre, lo que pasa es que tengo mal acostumbrada a la peña. Esto de escribir siempre con analogías, ironías y mala baba al traspies confunde… y claro, cuando uno habla sin dobleces sobre lo que sea pues la gente se queda pensando si estaré diciendo lo que digo o es que hay algo detrás.

    Conste en acta que para mi fue todo un descubrimiento, de ahí que me lanzara a poner comentarios sobre la página en cuestión sin pedir prático, que diría Monagas.

    Ôo-~

  9. 5 agosto 2008 5:07 am

    Júcaro:
    Perdón por la demora en responder a tus elogios, pero, como diría nuestro buen amigo Bud Powell, estoy “Un poco loco” en estos días.
    No hubiera podido ofrecer nada, si tu no hubieses abierto la puerta con este comentario, recuerdo un viejo “refrán”, de un músico que no está entre mis favoritos, pero al que no hay que restarle mérito, especialmente visto desde una prudente perspectiva histórica, el señor Eric Clapton dijo una vez: “sea bueno o malo, es más sano compartir”.
    Saludos,

    Federico

Trackbacks

  1. Colección de jazz (2ª parte) « 14 de abril
  2. Colección de jazz (VI) « 14 de abril
  3. Colección de Jazz (VII) « 14 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: