Skip to content

Trampas olímpicas

13 agosto 2008

Será contradictorio pasar olímpicamente de estos juegos de Pekín 2008 y, a la vez, ser aficionados de diversas disciplinas olímpicas, pero ya se sabe que somos prisioneros de nuestras propias contradicciones.

Con los grandes acontecimientos deportivos, sazonados con himnos y banderas, siempre es necesario mantener algunas reservas porque suele anteponerse la nación y el himno al deporte; la bandera, al deportista. Estos alardes de exaltación nacionalista son una representación donde igual se utilizan fuegos artificiales falsos que, como ocurrió también en la misma ceremonia, se esconde a la chica que oímos cantar, por no ser físicamente agraciada, para mostrar a otra niña que respondía mejor a los gustos estéticos de los organizadores. De 1936 al 2008, de Hitler a Hu Jintao, si no estamos en las mismas; parecidas. Siempre se hicieron sombras chinescas con las que embelesar al ciudadano, pero junto a estas estrategias de la propaganda y adocenamiento, se producen otros tipos de manipulaciones, como las tretas de algunos deportistas para colgarse una mellada utilizando métodos nada deportivos. Por fortuna, y toquemos madera, también disfrutamos y no dejamos de sorprendernos con la aparición de algún fenómeno para convertirse en el más laureado deportista de la historia.

En todo caso, poner en manos de unos deportistas la representación nacional es un despropósito, convertirlos en sus abanderados, además de un exceso y un sinsentido, tiene sus riesgos. Resulta que una integrante de la representación olímpica española ha sido pillada. Sabiendo cómo se persiguen ciertas prácticas o bien se ha entregado al absurdo de hacerse trampas en el solitario o los deportistas saben que son muchos los que consiguen sortear los controles y, entonces, lo arriesgan todo por un metal. Una medalla olímpica, en estos tiempos, supone desde agasajos reales a recibimientos presidenciales y por supuesto primeras portadas y suculentas recompensas económicas, así que igual piensan que el riesgo vale la pena.

Si hablamos de trampas, también merece tal consideración las palabras de Lissavetzky, el Secretario de Estado para el Deporte con blog, porque con tantas advertencias y amenazas parece querer tapar una mala política de lucha contra el dopaje. No se entiende que la ciclista que dio positivo viajara hasta Pekín, como tampoco se entiende que algunos deportistas españoles den positivo en Italia o Francia pero no en España. Es como si desde la Operación Puerto todo se calculara más. El señor Lissavetzky es conocedor que desde distintos puntos de Europa se insinúa, más o menos veladamente, que España es el paraíso del dopaje; desde aquí se rebate pero habría que responder a ciertas preguntas encaminadas a saber por qué los controles realizados en España no detectan estas trampas. Tanta indignación y tanta amenaza no se produjo cuando, en el reciente Tour de Francia, algunos españoles fueron igualmente señalados por lo que habría que preguntarse por qué no se anunció con el énfasis de ahora que la Ley Antidopaje se aplicará con toda contundencia. Algo que, por otra parte, parece o gratuito o peligroso porque podría presuponer injerencias del poder ejecutivo en el judicial.

El espíritu olímpico, que es algo así como la expresión máxima de la elegancia en el deporte, ha quedado adulterado desde antes del inicio de estos Juegos; la ceremonia de inauguración y la competición ya tiene elementos de trampa que son contradictorios con el juego limpio que se presupone. Al final, seguiremos hablando del espíritu olímpico y otras contraindicaciones: Madrid 2016.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. 13 agosto 2008 9:36 am

    Desgraciadamente la historia del olimpismo esta plagada de utilizaciones políticas, pero lo que resulta ilógico es que ahora se rasguen las vestiduras quienes en su día posibilitaron la celebración de los actuales juegos en Pekín. No era muy previsible que la situación con respecto a los derechos humanos en China cambiase demasiado; ni mucho menos que personajes como Bush pretenda dar lecciones de democracia y defensa de los derechos humanos cuando, el no hade más que pisotearlos en cuanto le viene en gana.
    Con respecto al dopaje no puede entender como un deportista acude a los JJ.OO. con intención de doparse, cuando la posibilidad de que le pillen es prácticamente total. Y sí, resulta un tanto extraño que a los deportistas españoles siempre les pillen haciendo trampas en el extranjero pero nunca en el país. Yo pensaba que desde la operación Puerto la Administración se había tomado en serio este tema, pero ya veo que no.
    Yo creo que en este tema se tendría que imponer la tolerancia cero y los tramposo y los que inducen a la trampa deben ser expulsados del deporte. Aunque a veces son los propios organizadores con unas pruebas cada vez más duras, con objetivos puramente comerciales, los que indirectamente incitan a esta práctica.
    Salud, República y Socialismo

  2. Júcaro permalink*
    13 agosto 2008 11:52 am

    Antonio Rodríguez, tienes razón. Todo lo que sucede era previsible y solo los incautos pueden verse sorprendidos ahora ante estos despropósitos y ante la vulneración de los derechos humanos.

    En referencia al dopaje es curiosos cómo los controles que se hacen aquí, de un tiempo a esta parte, no detectan caso alguno como llama la atención la perorata de nuestras autoridades en el sentido de la aplicación rigurosa de la ley porque , ¿quiere decir que hasta la fecha no se aplicó la legislación vigente?

    En fin, todo un poco triste y desalentador.

    Saludos

  3. David permalink
    13 agosto 2008 12:39 pm

    En referencia a las trampas en la inauguración de los Juegos, destacando lo ofensivo de enseñar al mundo determinada niña por interés estético, acabo de conocer, hace unos días, que aquella flecha que encendió finalmente la antorcha en los Juegos de Barcelona también se trataba de un truco: la flecha cayó por detrás de la antorcha y, al tiempo exacto, esta escupió el correspondiente fuego. No me había enterado hasta ahora.
    Desde luego todo esto son chascos, pero todavía poco reseñables al lado de tan enormes espectáculos.

    Un saludo

  4. 13 agosto 2008 4:40 pm

    David; lo de la flecha de Barcelona es comparable, si quieres con lo de los fuegos artificiales de Beijing, lo de la niña es más preocupante, triste pero desde luego nada comparable, en cualquier caso, con el pisoteo de los derechos humanos.

    Saludos

  5. Kirk permalink
    14 agosto 2008 3:22 pm

    David.

    Todos los españoles y cualquiera que leyera el periodico en el verano del 92 en España sabia que el arquero de Barcelona debia lanzar la flecha “sobre”, no “en” el pebetero y que habia varios sistemas para que éste se encendiera aunque hubiera disparado al revés. No hay ningún engaño, es solo un espectáculo, un símbolo, al igual que el atleta que encendió la antorcha de pekin no vuela y va sostenido por cables…

    Saludos.

  6. Angel permalink
    14 agosto 2008 3:33 pm

    Con respecto a los fuegos artificiales, la única secuencia pregrabada fueron los 55 segundos con las huellas de los fuegos acercándose al estadio, que por otra parte sí se lanzaron esa noche aunque se emitió la versión grabada. El resto fue transmitido en vivo. De ahí a como se ha escrito por todo Internet que “los fuegos artificiales de la inauguración de la olimpiada son falsos” o “la mitad de la inaguración era falsa” hay un abismo, siendo lo único falso dichos titulares.

    Por último, premiamos la belleza constantemente, la publicidad nos bombardea sin cesar con sus patrones estéticos, no decimos nunca nada, y ahora por un play back, ¿nos echamos las manos a la cabeza?. Creo que si no hubiera sido en China no habría sido noticia y no nos habríamos enterado. La de playbacks que habremos escuchado en multitud de eventos y no nos ha importado.

  7. Júcaro permalink*
    14 agosto 2008 4:44 pm

    Kirk, pienso que la cosa sucedió tal y como la explicas y más que engaño fue una ilusión óptica.

    Angel, lo de los fuegos artificiales tienen un pase, incluso una explicación lógica que se puede admitir sin más. Lo de sustituir una niña por otra, en virtud de unos cánones de belleza, sinceramente, me parece una indecencia y un símbolo de lo que muchas veces las naciones organizadoras de estos acontecimientos pretenden.

  8. David permalink
    15 agosto 2008 1:13 am

    De acuerdo, Kirk y Júcaro.
    El hecho de que durante los Juegos de Barcelona el que escribe era un recién nacido -español, pero recién nacido- debe haber influido en mi aventurado comentario. Desconocía, hasta hace unos días cuando salió en una conversación, el asunto de la flecha; la ilusa intuición del mal detective atacó por esa banda al ver que en este blog amigo se trataba el asunto de las triquiñuelas olímpicas.

    Un saludo a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: