Skip to content

Una gramática amable

24 agosto 2008

La historia de la gramática señala a los griegos como los iniciadores de su estudio y los descubridores de la estructura de la lengua, mientras que se refiere a los romanos l como los encargados de traducir los términos gramaticales, tanto de las partes de la oración como de los accidentes gramaticales. Más tarde, y haciendo una pirueta, un tal Nebrija confecciona la primera gramática de lengua romance iniciando los estudios gramaticales modernos y transformando el castellano en una lengua culta.

El diccionario usual de la Real Academia Española, de 1780, la define como el arte del bien hablar y escribir y se la consideraba como el principio y fundamento de todas las ciencias. Atendía a la pronunciación de las letras, la declinación de los nombres la conjugación de los verbos, la construcción de las partes de la oración, el sonido y acento de las distintas palabras, la distinción entre vocales y consonantes y el orden de hablar con propiedad, pureza y policía. Con el paso del tiempo el mismo diccionario, en su edición de 1822, alivió tanta carga para limitarse a señalar como gramática, el arte de hablar bien y escribir correctamente. Sin embargo, para entonces ya había prendido una forma farragosa y complicada para explicar las reglas y principios del uso de la lengua que ha perdurado hasta la actualidad.

Buscar algún concepto gramatical, incluso en manuales de consulta para estudiantes, es comprobar cómo se usan términos y expresiones que complican la existencia y dificultan la comprensión. Si tecleamos en Google pretérito pluscuamperfecto, por poner un ejemplo, la búsqueda que aparece en primer lugar afirma que se utiliza para expresar acciones pasadas, realizadas en un momento dado del pasado. Realizo la misma búsqueda en una gramática didáctica recomendada por un profesor de mi hijo, y aparece lo siguiente: esta forma verbal siempre necesita de otra acción o referencia temporal, respecto de la cual indica anterioridad. Como se puede deducir, la imprecisión en un caso o la vaguedad, en el otro, aclaran poco y confunden mucho. Por el contrario, La Gramática descomplicada lo define como el verbo más lejano que podemos imaginar en el tiempo; así de fácil y así de asequible. Refiriéndose a los tiempos verbales se manifiesta tan expresivo como para escribir que los verbos hacen tic tac, que los tiempos verbales son el reloj del idioma, que la lengua los utiliza como saetillas que marcan las referencias temporales y que los verbos se adaptan así al pensamiento humano pudiendo concebir un tiempo pasado, uno presente y otro futuro.

Sobre los acentos escribe el autor: Todo el sistema lingüístico cuenta con un cuerpo de policía impagable. Sus agentes hacen cumplir las leyes generales, y castigan con una multa a aquellas palabras que las incumplen: la multa es el acento. Una palabra debe pagar con la tilde cuando se salta las reglas y el policía la sorprende en falta. Una vez pagada la multa, y aceptado el castigo de cargar con el acento allá donde vaya , esa palabra podrá vivir con normalidad. He ahí la enorme responsabilidad ciudadana de quien escribe: si pone tilde a una palabra que no la precisa, está castigando a un inocente; y si la evita a la que debe llevarla, está colaborando con un infractor y obstruyendo la acción de la justicia.

Como éstos, se pueden poner otros tantos ejemplos de un libro que nos ofrece una visión de la gramática diferente y muy atrevida. Seguro que la osadía de Grijelmo tendrá sus detractores, la osadía suele estñar reñida con el purismo y las tradiciones. Como el propio autor escribe, ésta es una obra destinada a pensar con la gramática y no a memorizarla.

En cualquier caso, no diré que es una lectura recomendable para afrontarla debajo de una sombrilla y tirado en la playa, pero nunca un libro de gramática hizo tan amena y fácil su lectura.

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 24 agosto 2008 7:27 pm

    Mi compañera, filóloga, ganó este librito en un concursito de la radio pública y me dice que le es muy útil para consultas y desfacimiento de entuertos.

  2. 28 agosto 2008 12:36 am

    No sé si será grata o ingrata la lectura de este libro, pero desde luego que el post es una perfecta apología por el interés de la buena y correcta escritura.
    Intentaremos seguir tus consejos gramaticales.

    Salud. Alfa79

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: