Skip to content

Obama es grande

3 septiembre 2008

La derecha no es solo el PP. Por desgracia entre los autoproclamados de izquierdas proliferan, más de lo deseable, quienes detrás de un carnet y unos estereotipos, tienen actitudes impropias. En estos días escuché y leí comentarios inadecuados y sorprendentes en personas que se denominan progresistas; no escapa de este babeo mojigato algún que otro blog que suelo leer con cierta frecuencia. No comprendo cómo el embarazo de la hija menor de Sarah Palin, número dos de John McCain, se pueda convertir en motivo de burla e ironías; me incomoda que se saque punta a la preñez de una adolescente por muy ultraconservadora que sea la madre.

Suponía que entre nosotros, quienes nos consideramos de izquierdas, el respeto y la tolerancia formaban parte de nuestras señas de identidad; se me hace duro aceptar que el embarazo de una menor sea motivo para la burla de su madre. Ya sabemos que la republicana Palin tiene unas ideas que mejor no tenga oportunidad de ponerlas en prácticas desde el poder, pero que se le ataque porque su hija de 17 años esté embarazada es de una catetura intelectual insoportable propia de un Antonio Burgos cualquiera.

La gobernadora de Alaska es una persona que está a favor de la pena de muerte, que pertenece a la Asociación Nacional del Rifle y que defiende el creacionismo. Bien, estos tres puntos son dignos de ser puesto en cuestión. Si además, Sarah Palin se enfrenta a una investigación sobre un supuesto abuso de poder, ya son cuatro los elementos que tenemos para construir un artículo contra esta candidata. Por fortuna, algunos blogueros, como Enrique Meneses y, los compañeros de la Red Progresista, Jordi y Rave son ejemplos muy dignos de cómo escribir sobre la candidata Palin sin caer en delirios beatos.

De regreso del trabajo escucho en la radio que Obama ha pedido un poco de senstez: “Hablar de la vida privada de las familias está fuera de los límites y especialmente si se trata de niños. No debe formar parte de nuestra política“, manifestó el candidato demócrata. ¡Soberbio!, Obama es grande y más lo sería si para evitar estas injerencias en la vida familiar, no exhibiera tanto él como todos los candidatos a sus hijos, menores de edad, en los escenarios políticos.

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. 3 septiembre 2008 8:51 am

    No defiendo (faltaría más) que se ataque a la candidata por el embarazo de su hija.
    Sin embargo, es curioso ver cómo a la señora creacionista, ultrarreligiosa, defensora de la abstinencia y reaccionaria ante el aborto, le salen ranas en su propio seno familiar…
    Y es que de tal palo, no necesariamente viene tal astilla…
    Conozco un par hijos de militar franquista que son ultras de lo contrario y ateos irredentos…
    ¿Cómo se puede ser contrario al aborto y pertenecer a la asociación del rifle? He ahí la cuestión…

  2. 3 septiembre 2008 10:40 am

    Felicidades de nuevo por esta gran entrada; quizás el problema radique en que la querencia a rebatir actuaciones contrarias a nuestros pensamientos, no lleve a la utilización del amarillismo como arma.
    Se puede criticar la ostentación de su despacho, pero la vida personal de su allegados no entra dentro del juego político salvo en contadas ocasiones.

  3. 3 septiembre 2008 10:10 pm

    Una vez más, Júcaro, has hecho diana. Enhorabuena.

    Supongo que es falta de madurez intelectual y total ausencia de sensibilidad, tanto humana como política.

    Beso, maestro.

  4. 4 septiembre 2008 9:50 am

    Si uno de los ejes de sus programa es abogar por la desaparición de la educación sexual escolar, el embarazo de su hija es un hecho con trascendencia política.

  5. 4 septiembre 2008 7:24 pm

    Gracchus Babeuf, no comparto su opinión. El embarazo de una hija, menor de edad, nunca puede ser objeto de debate político. Si quienes somos partidarios de una educación sexual en la escuela no tenemos mejores argumentos, entonces es mejor aparcar el tema. Discrepemos de sus ideas, de sus intenciones políticas pero nunca seré partidario usar la vida privada de un familiar de un político para atacar sus ideas.

  6. 4 septiembre 2008 11:13 pm

    No entiendo que se debata sobre esto teniendo la señora causa abierta por abuso de poder. Me parece un sinsentido que a veces, y en un intento de teoría conspiranoia, creo provocado por los mismos extremocentristas. A esta señora no la conocía nadie y ya ven, famosísima por el embarazo de su hija. Además en su primera intervención sale en volandas: proclama el discurso preferido de los cristianos y católicos: son una familia unida a pesar de sus imperfecciones. En el pecador cristiano su grandeza, precisamente, está ahí en saberse reconocer pecador y reconocer sus imperfecciones y arrepentirse. El coro de beatos de neocon que llevó a Bush a la Casa Blanca ya tiene nueva ídolo, o escribo mejor “ídola”

  7. Júcaro permalink*
    4 septiembre 2008 11:47 pm

    Juan, totalmente de acuerdo. Si esta señora tiene pasado e ideas muy controvertidas por qué narices enredarnos con su hija que además es menor.

  8. 12 septiembre 2008 7:30 pm

    Uff, me temo que en esta voy a ser al menos en parte de esa izquierda cateta que mencionas.

    Esencialmente me quedo con como lo comentó Jon Stewart al entrevistado Newt Gingrich (antiguo portavoz mayoritario republicano en la Cámara de Rpresentantes estadounidense) en el Daily Show. http://www.thedailyshow.com/video/index.jhtml?videoId=184087&title=Newt-Gingrich

    Stewart argumentó que le parecía tema justo de debate pues Palin y compañía argumentaban que debían de ser respetados en sus decisiones personales en torno a su familia y por tanto estaban fuera del espectro político. Sin embargo – y aparte del obvio uso propio de su familia – Palin argumenta que de ser elegida buscará la legislación para que los demás no disfruten de la misma capacidad de elección sobre un embarazo en la familia que ella respalda, ya que esa legislación haría la decisión por ellos.

    En eso estoy completamente de acuerdo con la necesidad de convertir el tema en asunto de debate, serio y respetuoso, pero debate crítico. La noción de público vs. privado, no sólo es moderna y flexible, sino que cambia según en que manos se utilice y como interese. En este caso creo que es de notoriedad pública.

    Aparte, aunque no lo comparto, está el hecho de como se utiliza esto envenenadamente en la política (estadounidense) y el que no espabile en esta carrera electoral, desde las reglas del juego usaca se comerá los mocos. No es justo, no es legítimo, y detesto este sistema. Los demócratas sabrán lo que hacen (que no) pero en estas lides los republicanos han demostrado en los últimos años tener las garras mucho más afiladas. Es triste, pero será cuestión de estos zarpazos como se resuelva la elección estadounidense me temo.

    Volviendo al tema en si y para terminar, otro problema grave en USA es la falta de una ley de protección del menor a la española. También encuentro la legislación algo ambigua e insuficiente en este sentido pero ya quisiera esta tierra desde la que escribo tener algo similar. Cualquier adolescente, crió, sospechoso o involucrado en cualquier suceso, detenido preventivamente, sujeto a investigación, o especulación mediática suele ver su vida asediada con nombre y apellidos y fotos en los medios, con un claro discurso parcial, al punto que habitualmente – en particular aquellos de clases más desfavorecidas y discriminadas – son condenados popularmente antes de cualquier proceso legal. Su exposición hace habitual que independientemente de su inocencia o carácter accesorio, su crecimiento se haya visto seriamente comprometido por esta práctica. Ahora resulta que la hija de una gobernadora elitista, de barniz populista, que utiliza explicitamente públicamente a su familia como herramienta de su campaña, que expone a sus hijos, y que hace de sus ofensiva hipocresía virtud no va a ser escrutada por esto?

    Un gran saludo,

    Daniel

    BTW, Obama dista mucho de ser grande. Ya quisiéramos… Pero es otra historia. Por ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=_e4daR54iIQ

  9. Júcaro permalink*
    12 septiembre 2008 11:00 pm

    Daniel; en el debate para defender ls tesis de la Sera Palin no creo necesario, ni aceptable, recurrir al embarazo de una menor por muy hija que sea de esta señora.

    Naturalmente, observo este debate desde España, desde una sociedad que, de momento, se mueve en otros parámetros. Es cierto que ellos usan a su familia en campaña y que tratan de sacar provecho de ella, pero me reitero en esa necesidad de trazar una linea infranqueable cuando de una menor se trate.

    Par mí, Obama es grande precisamente por eso por no traspasar esa línea. En otros aspectos, mucho me temo que será una decepción.

    Un abrazo

  10. 13 septiembre 2008 1:57 am

    Nah, evidente, en esta no tenemos tanto terreno común.

    Partimos del hecho de entrar y ser parte constituyente del juego pues fue la misma campaña de Palin la que hizo pública la noticia, nadie se lo pidió. Su postura, ese “high moral ground” podría haber sido muy diferente. Pero no era tan conveniente.

    En fin, sin tocar a la menor, esto sería a ser tan sencillo como preguntar en el debate vicepresidencial que argumente su opinión para prohibir la educación sexual en las escuelas, la idea de promover medidas de abstinencia sexual hasta el matrimonio, y la tasas de embarazo en menores (lo cual es problema social necesariamente digno de escrutinio público) en el estado de Alaska fuera del mismo matrimonio y cuales son sus propuestas al respecto y si han cambiado a lo largo de los años, se han mantenido imperturbables y porqué.

    Desafortunadamente, y en consecuencia con parte de la que es tu postura, me temo que esta pregunta no será realizada ni en estos términos, ni en ningunos, durante los debates para en buena medida mantener esa falsa y frágil imagen profamilia y proprivacidad que parece estar en juego. La defensa del menor es sin lugar a duda otra cosa…

    Saludos,

    Daniel

    Ah, arañando las posibles diferencias España-EE.UU hubo un debate meridianamente interesante en la SER hace poco, probablemente más cercano a tu postura que a la mía. A ver… Aquí está: http://www.cadenaser.com/actualidad/audios/vida-privada-politicos-sarah-palin/csrcsrpor/20080902csrcsr_12/Aes/

  11. Júcaro permalink*
    13 septiembre 2008 8:32 am

    Daniel, gracias por los enlaces y por el comentario. Efectivamente en este tema no vamos a coincidir. La utilización y exhibición familiar en la política norteamericana no la comparto; al final del post escribía “Obama es grande y más lo sería si para evitar estas injerencias en la vida familiar, no exhibiera tanto él como todos los candidatos a sus hijos, menores de edad, en los escenarios políticos”.

    Dicho esto, “sin tocar a la menor”, como tú escribes, ¡claro que son discutibles las tesis de Palin! Son discutibles y deben ser objeto de debate pero no por su hija sino porque como esta menor ¿cuántas miles de niñas quedan embarazadas al año?, ¿cuántas niñas de 12, 13 ó 14 años? Tú lo anotas de manera acertada, en lo que discrepamos en la utilización de una menor con nombre y apellidos para ilustrar el debate.

    Un abrazo y gracias por los enlaces aunque si colocas más de uno por comentrio WordPress lo considera spam y puede perderse entre la decena de los que entran a diario.

  12. 13 septiembre 2008 9:43 pm

    Extiendo un poco el intercambio pensando que puede ser interesante argumentar y detallar algo más posiciones y diferencias. No sólo el tema me parece interesante (en ocasión he dedicado parte de mi trabajo a temáticas de educación y protección del menor) sino bastante importante. Si termina no correspondiendo hacerlo aquí lo traslado y-o aparco a Daquella manera u otro lugar con total confianza. Ya me dirás.

    Por si acaso no hubiera quedado meridianamente claro, yo tampoco comparto la “utilización y exhibición familiar en la política norteamericana” pero no sólo era ese el punto de partida de tu crítica sino una pueril utilización del caso por parte de ciertos sectores de la autodenominada izquierda. Creo que tu postura tajante e inamovible asume por acto y omisión parte de la misma postura que intenta denunciar, en particular en lo que se refiere al respeto y cumplimiento de los derechos del niño. Ya que debido a su delimitación categórica y generalista participa precisamente en muchas de las estrategias que irónicamente impiden su defensa. Intentaré continuar argumentando por que me parece que este es el caso, pues me parece que subyace una diferencia más allá del hecho de utilizar el nombre de una menor con nombre y apellidos.

    En lo que se refiere a los latigazos ideológicos, y si bien es cierto que han existido comportamientos inaceptables precisamente por meterse en ataques personales y detallados hacia la menor, que no hacia la candidata a la vicepresidencia, repito que esta utilización familiar de los menores, su exposición, manipulación y promoción como objeto de uso político es deleznable y ha partido de la candidata. Y ha sido ensalzado dramáticamente durante lo que llevamos de campaña. El momento álgido probablemente fue el día que intervino en la convención republicana con toda su familia, bebé incluido, en las gradas, siendo señalada, descrita, y con supuestas virtudes ejemplares ensalzadas. Fue la maquinaria de su campaña, de su partido, de su madre, la principal responsable de la situación que criticas. Los rumores, las presiones, y las especulaciones (inapropiadas como apuntas) no justifican hacer por ella de su hija bandera electoral. Esa, y no otra, es la violación fundamental de los derechos del menor en el caso que nos ocupa.

    En cualquier caso creo que estamos mezclando al menos dos áreas que aunque interrelacionadas en ciertos casos pertenecen a temática diferentes. Por un lado está la defensa de la privacidad y aparte están los derechos del niño o menor.

    En lo que se refiere a privacidad, esta sólo es un punto de la declaración universal de los derechos del menor (el 34 creo) a la que volveré en un momento. La misma privacidad como he comentado con anterioridad no sólo es un concepto relativamente nuevo tal y como se entiende habitualmente, sino que contextualmente significa diferentes cosas, para diferentes grupos y diferente dinámicas. Como tal sólo será prescriptiva en tanto que hablamos de una menor por razones que ilustraré a continuación. Pero es el hecho de su minoría de edad, no el que de su privacidad donde radica la clave de la cuestión. Sin embargo gran parte de la crítica se ha centrado en la idea de una privacidad intocable e inamovible, para este caso, y la inmoralidad rayando el sacrilegio de aquellos que se atreven a romperla. En este aspecto creo que esa privacidad por lo expuesto con anterioridad creo que no existía cuando se habló del suceso pues se hizo público precisamente por su entorno con grandes detalles. Y como tal como mucho creo que pudieramos estar hablando de su reconstitución en lo privado lo cual se antoja imposible. Estoy de acuerdo que su persona habrá de estar fuera de está dinámica, pero lo acontecido en el contexto de la candidatura de la madre es tema que ha sido legitimado como público. La crítica ha de ser otra.

    Intentaré no colgar enlaces como me avisas aunque supongo que la mayoría de las referencias que menciono son fácilmente accesibles a través de cualquier buscador. En cuanto al tema de la privacidad por ejemplo está el denso ladrillo que se suele señalar como esencial en el tema de Jurgen Habermas “La transformación estructural de la esfera pública”, partiendo de su análisis y de un modo más accesible está la colección de artículos de Michael Warner en “Publics and Conterpublics”. De un modo más accesible, vigente y actualizado, además sobre todo en lo que se refiere a temas de jóvenes, Danah Boyd ha escrito mucho en su muy recomendable bitácora Apophenia.

    En lo que se refiere a derechos del niño creo que el único consenso sólido y referencia que tenemos es el de la de la declaración de Naciones Unidas-UNICEF del 1989. De otro modo la idea de que constituye un menor y en que modo ha de ser tratado diferentemente por ese hecho se convierte en algo bastante gris. Y ese en parte es el problema. Ajustándonos a la declaración vamos a aceptar al menor como excepción pues ese es el hecho constituyente de la misma “que los niños tienen necesidades y debilidades diferentes a las de los adultos” y requieren un trato diferente.

    Estados Unidos aunque ha firmado la convención, no ha finalizado su proceso de ratificación, y sus violaciones en materia educativa, sanitaria, o correctiva son notorias desde la interpretación de la misma. Mientras que no eliminan la importancia del tema de Palin, estos problemas se antojan bastante más graves e importantes en tanto interfieren con el derecho a la asistencia sanitaria para todos los menores, una educación laica que se ajuste al mandato universal de Naciones Unidas, o el de no ser encarcelados antes de cumplir la mayoría de edad.

    La declaración establece y recomienda adoptar la mayoría de edad en los 18 años. Esta cifra por supuesto no está adoptada ni reconocida mundialmente. Desde ella, con certeza la hija de Palin entraría dentro de las protecciones oficiales de la convención. El tema se complica en tanto en cuanto que la edad de consentimiento sexual, es decir aquella donde se supone el derecho al juicio adulto e individual para mantener relaciones sexuales, es independiente de la llamada mayoría general de edad. En Estados Unidos la potestad de gestionar estos límites en todos sus supuestos recae en los estados. En el estado de Alaska la edad de consentimiento sexual son 16 años. Desde ese supuesto el comportamiento de la hija de Palin se desarrollo desde un contexto legal y adulto y no constituye comportamiento punible como menor. Como es bastante conocido 16 años es también habitualmente la edad legal para conducir un vehículo de motor en los USA, mientras que 21 lo es para el consumo de alcohol. Del mismo modo son los 18 años, los que se ajustan a la definición de mayoría de edad que permite votar a un ciudadano estadounidense en una elecciones presidenciales. Aunque 18 años no constituyen mayoría de edad en todos los estados, en Mississippi lo son los 21, mientras que en Nebraska y Alabama son 19, y en los territorios asociados de Puerto Rico y Samoa son 14 años los que constituyen mayoría de edad.

    Mientras que España ratificó la declaración en el 1991 (En un BOE de enero o febrero creo) han sido notoria en particular la ley de Responsabilidad Penal del Menor del 2000 que viola la misma, así como las más recientes “irregularidades” cometidas contra menores inmigrantes, o menores hijos de inmigrantes.

    En cualquier caso y con estas complejidades y desafíos presentes, no creo que cuestionar a la madre, a la candidata, a la política Palin por la disonancia entre su discurso para los demás y el discurso para si misma sea una violación de derechos del menor. Al contrario, me parece que dada la gravedad de la situación y tema se hace esencial desarrollar esa crítica, pues evitarlo precisamente lleva la discusión y avance a un segundo plano o incluso la elimina completamente del debate como sería el deseo de los aparatos políticos estadounidenses. Y ahí creo que es donde tú crítica precisamente hace más daño pues se hace cómplice al impedir ese discurso por considerarlo impropio. No hace falta tocar a la hija, y estoy contigo en que no se debe, no se la debe entrevistar, no se la debe fotografiar, no se la debe exponer… Pero cuestionar a la madre y a la candidatura republicana al respecto se antoja esencial. Que Obama y los demócratas tengan que asumir una postura que se ajuste a esta farsa no es sorpresa alguna, pero es merecedor de la misma denuncia, sobre todo en lo que se refiere a genuinos derechos del menos, que en última instancia es lo que debería estar en juego en este caso.

    Como anécdota para concluir ilustrativa de la gravedad del tema y de lo que realmente está en juego fuera de superficialidades palineras recomiendo dar un vistazo a las páginas de plannedparenthoodaction punto org y las acciones de la campaña republicana al respecto de la educación sexual.

    Un gran saludo y disculpas por la inusual extensión del comentario,

    Daniel

  13. Júcaro permalink*
    14 septiembre 2008 9:08 am

    Daniel, si a tí te parece adecuado hacerlo en este espacio para mí es una satisfacción que lo hagas.

    De todo el argumentario desplegado me quedo con algo que ignoraba: “En el estado de Alaska la edad de consentimiento sexual son 16 años”. Esto significa como bien apuntas que, conocido este dato, el caso de la hija de Palin “no constituye comportamiento punible como menor”.

    Este es un dato muy relevante y que cambiaría buena parte de lo que venía manteniendo. En cualquier caso, de los políticos no me interesan los avatares familiares salvo que actúen para sacar provecho de su condición de familiar y el político lo consienta o no se entere. En España, todos hemos leído de la implicación de un familiar de un muy destacado político en el secuestro de un empresario gaditano; hasta la fecha y han pasado unos meses, nadie utilizó esta información políticamente. Me parece un signo de madurez política.

    En España, hasta la fecha, no se suele utilizar a los hijos en las campañas. Quizá, Aznar fuera el único que exhibiera a su familia aunque sin llegar lo que se hace en Estados Unidos. No recuerdo a Felipe González fotografiado con sus hijos en mítines y actos públicos, de las hijas de Zapatero se saben que existen y salvo algún columnista baboso, nadie las utiliza para el pim-pam-pum político.

    Un abrazo y agradecido por tu último comentario y la información proporcionada.

  14. 15 septiembre 2008 3:59 pm

    Gracias a tí por facilitar el intercambio. He colocado una breve reseña en Daquella manera para que si hay alguno más al que le pudiera interesar se pase por aquí para transitar por el tema.
    Saludos,
    Daniel

  15. 19 septiembre 2008 6:37 pm

    Hola Júcaro,

    llego a través de dicha reseña de Daniel, y me uno a la conversación sólo para comentar algo que (si no se me ha escapado nada) os falta por comentar, y es la protección no ya de la adolescente de Palin, sino del bebe con Down.

    Ayer leía un artículo al respecto muy revelador en la separata del NYT que los jueves incluye El País, y hablaba de cómo los padres (Palin y consorte) habían ponderado, madurado, reflexionado todo los que LES iba a suponer el nacimiento de aquel niño con esa deficiencia.

    En ningún caso se hacía referencia alguna a qué le suponía al NIÑO en cuestión nacer en esas condicones (y no a sus padres). No sé si me explico. Un abrazo a todos los participantes en este hilo. Am

  16. 19 septiembre 2008 7:50 pm

    Andrés, gracias por pasarte dejando constancia de ello. Es cierto que se nos escaparon algunos detalles pero, entiendo que la conclusión final es que Daniel, con sus excelentes comentarios, me llevó a algo que era evidente. Desde nuestra perspectiva de españoles, es complejo tener todos los datos para criticar lo que sucede en aquella sociedad.

    En todo caso, la postura de mantener a sus familias alejadas de los escenarios públicos, es un acierto de los políticos españoles. Aquí salvo la Familia Real y algo de la de Aznar, el resto de los políticos suelen mantener una posición muy inteligente al respecto.

    Saludos

Trackbacks

  1. Amarillismo no, por favor « opiniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: