Skip to content

Retrato de un líder difuso

6 octubre 2008
tags:

En principio no tenía reservado ningún papel estelar pero, por designios casi divinos, fue aupado hasta lo más alto. Colocado en lugar preferente para el triunfo, se dio un batacazo de tal magnitud que hay quien observa secuelas del golpe en esa conducta errática y contradictoria a la que nos tiene acostumbrado. Convencido de que la fortuna le birló el puesto que le pertenecía, anda perdiendo la mesura y el sentido de la realidad un día sí y otro también.

Hablo de quien es observado, por muchos, como un hombre inteligente, poco dado al exabrupto y quien encarnaría a ese gran hombre de estado que siempre anda buscando, y no encuentra, la derecha nacional. Pese al lisonjeo de virtudes ajenas, cuenta el personaje, con un vocabulario básico adornado con florituras arcaicas y en desuso; escribo de alguien que se permite el lujo de conceder la razón a unos o perorar sobre el sentido común como si él arbitrara su reparto, me refiero a quien con la arrogancia de un dios engreído ubica a la gente normal a su lado para despechar al resto. Sí, es él, el mismo que repite una y mil veces la misma salmodia fachenda y estúpida de decidir qué es lo que le interesa a la gente normal o nos deja de interesar, en función de sus intereses.

Es un personaje poco fiable que igual un día desconoce su sueldo, como al siguiente declara ganar unos 8.000 euros al mes o ahora, quizá como burla a la crisis, se muestre muy preocupado por la factura trimestral del colegio de sus hijos. Definitivamente, hay políticos que resultan obscenos y provocadores proclamando sus dificultades para llegar a final de mes.

No se atreverá este bloguero recomendarle aliviar la factura escolar optando por la enseñanza pública que al día de hoy, incluso donde él vive, sigue siendo gratuita, pero si le pediría a este señor que no nos ofenda con sus ironías. Somos muchos los trabajadoras, asalariados y parados, que con sueldos raquíticos o prestaciones insuficientes no nos preocupan las facturas del colegio porque llevamos a nuestros hijos a colegios públicos; nuestra preocupación está en llegar a fin de mes con una mínima capacidad económica. Este señor debiera dejarse de payasadas y de hacerse el gracioso o el ocurrente porque la situación es lo suficientemente preocupante como para que él se la tomase con algo de rigor y consideración hacia quienes no tenemos una situación económica tan desahogada como la suya.

Admitiría que, en estos tiempos de crisis, no sería recomendable hablar del lider que salió de una lata de conservas, ni de sus diatribas pedantes y retorcidas. Si las sandeces las dijera, pongamos por caso un registrador de la propiedad, nos importaría un bledo, pero como resulta que este tipo puede llegar a ser presidente del Gobierno no será cuestión de callar.

También escribió del personaje: Cristóbal (H)Alberto Ríos Mosteiro

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 6 octubre 2008 9:20 am

    Que le preocupa la factura del cole? Claro! Como a la gran cantidad de padres que no tienen otra opción que la concertada… habida cuenta de la escasez de coles públicos, de su guetificación (valga el palabro)…
    Qué gentuza, joder!

  2. 6 octubre 2008 12:28 pm

    Difuso, confuso y profuso.

  3. 6 octubre 2008 6:39 pm

    Pues la verdad es que ya está bien de jilipolleces, cierto es. Estupendas puntualizaciones, como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: