Skip to content

Díaz Ferrán o la codicia del empresario

27 noviembre 2008

A veces éste es un espacio para la reflexión, otras para el desahogo. En lo primero reconozco cierta arrogancia y pretensión que difícilmente se alcanza; para lo segundo hay más facilidad, basta con teclear al impulso de lo  escuchado en algunas declaraciones. En cualquier caso, si se define el desahogo como la manifestación violenta de un estado de ánimo, conminaría a los académicos de la Academia a suprimir tal acepción del DRAE porque el desahogo vinculado a la violencia se convierte en agresión y nada más alejado de mis intenciones el  alentar cualquier tipo de manifestación violenta.

En tiempos de crisis resulta ofensivo escuchar las propuestas de los empresarios. Insultante porque demuestran una codicia sin límites y un desprecio absoluto hacia tantos y tantos ciudadanos que estamos viviendo con desasosiego y preocupación una coyuntura económica de la que, precisamente nosotros, somos los menos responsables.

El empresario es un tipo que suele ir en ramillete, como el perejil, aunque resulte siempre el mismo rufián travestido de mil formas distintas. Declara Gerardo Díaz Ferrán, presidente del gremio, que los beneficios empresariales de hoy son los puestos de trabajo del mañana. Otro defensor de amnesias selectivas, otro Rouco (magnífica, por cierto, la Epístola de los cristófobos del amigo Pierre Miró); olvida el presidente de la CEOE que la realidad de estos días nos demuestra la falacia de su aserto. Tras el largo periodo de crecimiento económico y beneficios empresariales, tras la euforia de la era de codicia y del pelotazo, bastan los datos actuales del INEM para desmontar su falsedad.

No daría mayor importancia a sus palabras, probablemente la prensa no las resalte lo suficiente, los periódicos que leo no se la dan, pero entiendo que sí tiene trascendencia. Es cierto que los empresarios son minoría en el conjunto del mercado laboral pero son la élite y como tal, tratan de marcar la pauta y de orientar la política económica del gobierno de turno, por ello es necesario no permanecer callados e indiferentes. Las declaraciones de Díaz Ferrán no tendrían relevancia si se quedaran esa frase mendaz pero resulta que además pide: flexibilizar el despido, rebajar las cuotas sociales que deben pagar las empresas porque, según sus palabras, son “penalizadoras” y por último, para compensar la falta de ingresos del Estado, aumentar los impuestos indirectos y que, al contrario de lo acordado por el Gobierno británico, subir el IVA.

Este señor es el mismo que hace muy poco, para salir de la crisis, pedía un paréntesis en la economía libre de mercado. Resulta escandaloso que alguien, por muy presidente de los empresarios que sea, nos humille de esa manera porque no hay mayor humillación que la no consideración, que la falta de escrúpulos, consideración y respeto. En tiempos de crisis y cuando las empresas aprovechan la coyuntura para ajustar sus platillas las proposiciones deshonestas pronunciadas en las jornadas “La fiscalidad como factor de competitividad en España“, resultan indignantes. El representante de los empresarios habla de la situación actual de crisis con una avaricia estremecedora y nos trata como si fuéramos sus vasallos.

Para rematar el círculo codicioso, el presidente de la CEOE propone también que se eviten decisiones que supongan un “incremento inducido” de los sueldos de los trabajadores, como el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). No habla este tipo, sin embargo, del control sobre los sueldos de los empresarios, ni propone a sus asociados la inversión de los beneficios en lugares distintos de sus particulares cuentas corrientes. Se limita a proponer la subida de impuestos indirectos que, como ya sabemos nos iguala a todos en la mayor de las injusticias; a él, que ganará al mes lo que muchos de nosotros ganamos al año, a los parados y a los desamparados.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 27 noviembre 2008 10:25 am

    Son las recetas sempiternas. ¿No se darán cuenta de que 1) la mayor productividad que tanto pregonan se consigue con mejores salarios, 2) recortando salarios no se promueve el consumo y sin consumo no hay empresas que valga y 3) alguien debe velar por los que menos ganan y el smi trata de hacerlo?

  2. 28 noviembre 2008 12:59 pm

    Cuando leo estas cosas me pongo de los nervios, porque es lo mismo de siempre con esta gente, está visto que la evolución y la humanidad está lejos de su especie…

    Muchos besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: