Skip to content

Hazas de Suerte

21 diciembre 2008

La imagen de cabecera de este blog corresponde  a la  parte superior de un grabado de Joris Hoefnagel. Se trata de una obra, de finales del siglo XVII, que forma parte del  Civitates Orbis Terrarum y corresponde a Vejer de la Frontera. Algo más antiguo que este grabado, es el origen de un sorteo peculiar y único que se hace coincidir, cada año bisiesto, con el sorteo de la Lotería de Navidad. 

La haza, según el DRAE, es una porción de tierra labrantía o de sembradura, y las Hazas de Suerte es cada una de las porciones de terrenos del común de vecinos de Vejer, y son de suerte porque se sortean entre ellos. En el sorteo, los agraciados reciben una cantidad de dinero que corresponde a las rentas de esas tierras; cantidad  que varía en función de la haza que le haya correspondido ya que no todas tienen las mismas hectáreas ni la calidad de las tierras es idéntica. En todo caso, no supone un premio muy significativo en lo económico pero se celebra con gran júbilo por los agraciados. El gran aciertogema-lopez1 de este sistema no es sólo la participación de los todos los vecinos en el disfrute de las rentas que generan las tierras comunales, sino que ha protegido a los pequeños agricultores que, asentados en estas tierras, han consolidado una forma de vida. El riesgo que se cierne, es el creciente despego de la gente joven hacia el trabajo en el campo. 

Los orígenes de las Hazas de Suerte  se remontan al siglo XIII, cuando Sancho IV ocupó la villa de Vejer. Por entonces, no resultaba fácil vivir en aquellos territorios sometidos a razias y a los peligros propios de la frontera.  Tal era la situación y la negativa para ocupar las tierras que, para conseguir asentar población en espacios tan expuestos, los reyes castellanos concedían tierras y privilegios fiscales. En esta práctica cabe situar el génesis de las Hazas de Suerte y, desde aquellos remotos tiempos medievales, Vejer conserva un vasto patrimonio que pertenece al común de los vecinos y que tienen la consideración de inalienables, inembargables e imprescriptibles, tal y como se recoge en el Reglamento de las Hazas. al que los interesados pueden acceder pinchando en la imagen de Vejer que ilustra este post.  

Intentos de apropiarse de este patrimonio o destinarlo a otros fines, no han faltado; tampoco la aparición de un héroe popular como Juan Relinque , que hizo frente a las pretensiones del Duque de Medina Sidonia de gestionar las tierras comunales como si fueran propias. Objeto de controversia también resultó la aplicación de la Ley General de Desamortización de 1855 y destaca entonces la figura de otro vejeriego, el alcalde Diego José de Luna, que se opuso tajantemente a que las tierras del común de vecinos se vieran afectadas. Lo que parece cierto es que, el pueblo de Vejer no está dispuesto a dejarse encandilar por los espurios pretextos de buscar mayor beneficio o rentabilidad y mantiene este patrimonio comunal como una auténtica reliquia de su propia historia e identidad.

La Junta de Hazas, presidida por el alcalde de la localidad, es el órgano encargado de preservar este patrimonio. Entiende de lo concerniente a la regulación de Asentamientos y de la renovación de Padrón de Vecinos con derecho a participar en el sorteo de las rentas que genera la explotación agrícola de estas tierras; está compuesta por los 17 concejales electos que conforman la corporación municipal y 17 representantes de diferentes sectores sociales.

El Reglamento contempla la figura del asentado, que es en realidad el agricultor encargado de explotar la tierra. Lo que corresponde al agraciado, en el sorteo, es la renta de la haza, es decir, el cobro de una parte de lo producido por la misma.  El último reglamento aprobado, se actualizó para adaptarlo a lo dispuesto en la Carta Magna, Estatuto de Andalucía y otras leyes. Se suprimieron así la discriminación de la mujer y se aceptó el derecho de las parejas de hecho o la inclusión de forasteros que lleven un determinado tiempo censados en Vejer para engrosar el Padrón de Vecinos con derecho al disfrute de parte de las rentas que generan las hazas.

Fotografía de Gema López copiada de Información La Janda Litoral
Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 21 diciembre 2008 12:11 pm

    Vejer es un pueblo precioso…imprescindible para quien viaje a esa zona del sur de España.
    Felices fiestas

  2. 21 diciembre 2008 5:03 pm

    jucaro, tu pueblo se parece tanto al mio, que hasta se apellidan lo mismo; (de la frontera)

    un saludo y felices fiestas.

  3. 22 diciembre 2008 3:08 pm

    Los pueblos fronterizos, no importa de cuál frontera, son siempre más ricos e interesantes desde todos los puntos de vista.
    Vejer no podía ser menos, aunque su frontera sea más nominal que real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: