Skip to content

El PP y la decencia política

8 julio 2009

Lástima que tenga que ser considerado con la desvergüenza, porque cuando observas el panorama apetece reproducir lo que cuentan para que los timadores queden en evidencia. Tarea inútil; carecen de decencia  y, lo peor, gustan rodearse de incondicionales que los consideran excelentes, honorables y víctimas de la insidia y el rencor.

El proceso judicial  del llamado caso Gürtel en su trama valenciana pone de manifiesto mucho más que unos trajes. Este caso  viste o desnuda  a toda una organización política que banaliza la corrupción con la inteligencia de una anchoa pero también desnuda, o si lo prefieren viste, a buena parte de la prensa más afín que, con la misma  arrogancia que minimiza la acción judicial, es capaz de juzgar y condenar en virtud de alguna simple denuncia periodística.

Desconozco en que fase de un proceso judicial la mentira carece de consecuencias penales pero políticamente no debiera tener recorrido alguno. Entre negar los hechos y mentir puede haber una diferencia llamada perjurio aunque ya estará el juez (o el jurado en su caso) para esclarecer y definir los hechos, para condenar o absolver. No debiera ser motivo de preocupación si no fuera por la sospechosa división en el CGPJ que impide la renovación en el TSJ y del presidente De la Rúa, aquel para quien “Tendremos que buscar en el diccionario otra palabra distinta de amistad que resuma y defina la íntima y sentida colaboración entre De la Rúa y el President de la Generalitat“. En esta situación, nos podríamos preguntar si le estarán confeccionando un traje a medida.

Si el problema judicial puede ser unos trajes, el problema político es la mentira. Si el auto de juez es ratificado resulta que Camps es un mentiroso; que mintió ante el juez a quien dijo que pagó los famosos trajes, que mintió en el Parlamento y ante los periodistas. En todo caso, si no parece admisible una defensa en base a la mentira, menos reconocimiento habría que darle a la política que pone la mentira como centro de acción. El problema no es que el PP haya perdido la decencia política , podrían salir en búsqueda de la decencia perdida, lo peor es que la ocultan con mentiras  y lejos de hacer por recuperarla, callan, la disfrazan; la consienten.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 8 julio 2009 1:39 pm

    El problema es que el ciudadano de a pie no perciba la necesidad de tener en su país una derecha democrática. Desde aquí reclamo a Manuel Pimentel y Amalia Gómez para liderar esa propuesta. Apiádense de nosotros y construyan una opción democrática y decente de derechas, todos se lo agradeceríamos.

  2. 8 julio 2009 2:18 pm

    Lo increíble es que la sociedad valenciana siga apoyando con sus votos esta manera de hacer política que, como bien sabemos quienes vivimos aquí, se apoya en conceptos tan tradicionales de la derecha española como el caciquismo, el clientelismo y la chulería política ante el adversario.

  3. 16 julio 2009 6:55 pm

    SASTRE O CHOFER.

    Rafael del Barco Carreras

    Lo atribuyen al General De Gaulle, y a otros, “los peores enemigos de los poderosos son el chofer, el ayuda de cámara y la amante”. El sastre de los “trajes de Camps” me recuerda el chofer del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona. Siempre he ignorado porqué tenían un chofer en Madrid, pero ahora sé seguro que le amenazaron con el despido si no colaboraba en el guión montado por Javier de la Rosa y Narcís Serra, acusador particular por Alcalde de Barcelona.

    El chofer declaró que Serena, Del Barco y Antonio de la Rosa eran íntimos puesto que salían con amiguitas y les hacían regalos. Y si al chofer lo amenazaron con el despido, a dos de sus amantes o amiguitas con algo peor. Éramos íntimos. Unas cenas se convirtieron en ORGÍAS (a la Prensa le encantan las orgías) y en la sentencia en VICIOS. ¡Claro que al juez instructor hubo que regalarle un PISO!… y a otros, Prensa incluída…más, mucho más…

    http://www.lagrancorrupcion,com

    • 16 julio 2009 7:07 pm

      Cada cual con sus obsesiones.
      Sin remontarnos en el tiempo, aquí y ahora: Regalos que se pasan 20 pueblos; Orgias, Vicios o simple amistad pero “te quiero un huevo”, “amiguito del alma”. Y si de corrupción me hablas, no olvides que “aquí hay una pastuqui para todos”.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: