Skip to content

Los gürtelindos

25 septiembre 2009

Los gürtelindos son esos personajes del PP que se muestran encantados de haberse conocido y que, fingidamente perseguidos por el sectarismo de una Inquisición inexistente, se nos presentan como víctimas indefensas, dignas  de toda lástima y compasión. Los hay que visten trajes impecables pagados por empresas amigas y quien se adorna con bolsos, igualmente  regalados, de  marcas con precios inaccesibles. Pertenecen a este elitista grupo, esa especie tan común de personas que encuentran un Jaguar en su garaje cualquier mañana  y no cometen la vulgar grosería de preguntar cómo llegó hasta allí; también pertenece algún  imputado reincorporado  a los cuarteles generales de Génova -según Arenas es algo normal– para trabajar en despacho contiguo al del gran capo, y junto a otro gürtelindo de postín apellidado Bárcenas que, sin el  letrero de tesorero, aún mantiene despacho en la sede del partido.  

Cuando se tiene un amigo juez, se tiene un salvoconducto. Así, resulta más fácil ser un gürtelindo o financiar de manera ilegal al PP con dinero negro y un doble sistema de facturación, pues se actúa convencido que por mucho que se tire de algún hilo suelto de cualquier traje, difícilmente se llegará a lo verdaderamente importante. ¿Confiamos en la Justicia? La que administra De la Rúa, tiene sospecha de parcialidad.

Da cuenta la prensa de la proliferación de gürtelindos por las comunidades de Valencia y Madrid, aunque en Andalucía no nos privamos de tan ejemplares ciudadanos.  Aquí, en Estepona más concretamente, se tiene noticias del gürtelindo vandálico, especie que suele camuflarse en cierto cinismo elegante. En esta localidad, los concejales del PP, que forman la oposición municipal junto a los imputados por el caso Astapa, aprobaron una moción ejemplar para reducir el sueldo del alcalde y de los miembros del equipo de gobierno a la vez que mantenían intactos los suyos. Se trataba de una ejemplar aplicación de la ley del embudo que tanto gusta a los gürtelindos. Pero lo sustancial, lo que demuestra su catadura política, es el acuerdo para suprimir  las tasas por recogida de basura así como la congelación del resto de ordenanzas fiscales del municipio. Con esta decisión, se pretende cortar una de las principales vías de ingresos y propiciar la bancarrota municipal. ¡El poder a cualquier precio!  

Esta actitud del PP en Estepona, es uno de los ejemplos más palmarios del proceder político de los gürtelindos. Confabularse con imputados y tránsfugas para suprimir tasas de un ayuntamiento en ruinas es un acto de golfería institucional, demostración de la falta de ética y prueba suficiente de la talla política de personajes como Arenas y Rajoy que lo han permitido y tolerado. Pero todo queda en minimizado por la financiación de un partido político en colaboración con un Gobierno y la amistad de un juez

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 25 septiembre 2009 8:06 pm

    Es una vergüenza para la Comunidad Valenciana ser campeones en la exportación de… gürtelindos. Y esto no ha acabado. Ahora empieza.

  2. 27 septiembre 2009 12:10 pm

    El problema en Valencia es la gurtelindización de la sociedad. Después de tantos años de desgobierno y chanchulleo PoPular, muchos ciudadanos viven este tremendo episodio de mafia institucional como si fuera la cosa más normal del mundo. El mensaje de la calle es algo así como: “¡Ah, bueno, ya se sabía!”, y parece que da igual. ¡Es desesperante!

Trackbacks

  1. Mesa de redacción » ¿Sabe Rajoy cómo se financia su partido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: