Skip to content

De la tiza a la pizarra digital

22 octubre 2009

Al conocer que se pretende integrar las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación como instrumento fundamental del sistema educativo, un grupo de amigos docentes comentan con cierto desdén sobre esta iniciativa al entender que hay otras prioridades. Como para algunos, toda innovación produce recelo y todo paso adelante es un fastidio, quisiera pensar que estos profesionales de la enseñanza, antes de manifestarse contrarios, habrán dedicado al menos 5 minutos, ¡sólo 5 minutos!, tal vez uno, para valorar las posibles ventajas o inconvenientes de la implantación de estas nuevas tecnologías en  la práctica docente.

Resulta anacrónico que los escolares actuales, avezados usuarios de Internet, móvil o videojuegos, tengan como profesor a alguien que, en la era de internet, continúa aferrado  a la tiza y pizarra de toda la vida, como herramientas fundamentales de su actividad en el aula. Siempre entendí que el sistema educativo tenía como objeto preparar para la vida en sociedad y que, precisamente por ello, necesita una constante evolución en sus metodologías y recursos. No entiendo entonces a los profesionales que se muestran partidarios de no responder al reto que suponen las nuevas tecnologías. 

Cuando parece que la pizarra de siempre tiene los cursos contados para seguir ocupando un lugar preferente en las aulas, se me vienen a la memoria recuerdos escolares de tarimas, encerados verdes  y tizas blancas. No, evidentmente no soy de esos que, desde las coplas de Jorge Manrique, repiten la cantinela monocorde de que cualquier tiempo pasado fue mejor , aunque haya edad suficiente para avivar el rescoldo de la nostalgia. No evocaré los años de la escuela, pero quisiera compartir el vídeo que encontré y que me parece un buen homenaje a estas herramientas que durante décadas y décadas han utilizado nuestros maestros.

Sin nostalgias y con el reconocimiento a todos los que lo fueron.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. 23 octubre 2009 12:55 am

    No creo que tus amigos docentes duden de la necesidad de integrar las tecnologías de la información y la comunicación en sus clases; es más, seguro que están convencidos de que es algo inevitable. Pero asusta.
    Los profesores nos sentimos seguros aplicando metodologías que conocemos, por muy trasnochadas que parezcan, y, a pesar de que no nos proporcionan los resultados que esperamos. El cambio nos produce inseguridad,amenaza nuestra posición de ventaja respecto al alumno, al que reconocemos poseedor de una habilidad mayor que la nuestra en este terreno.
    Sin embargo, no podemos permanecer por más tiempo ajenos a la revolución que supone abrir la escuela a las TIC; entre otras cosas, porque es el idioma que entienden nuestros alumnos, la manera como aprenden fuera de clase, se comunican con sus amigos, pasan el tiempo libre, y se divierten. Es su mundo, y es lo que debe ofrecerles la escuela si desea tenerlos motivados e interesados.
    Pero el sistema educativo, como todos los sistemas sociales, es conservador; el cambio se producirá lentamente, y con dificultad.
    Te dejo algo que escribí hace casi un año, por si tienes un rato y te apetece leerlo.
    http://iessecundaria.wordpress.com/2008/11/07/a-veces-mientras-doy-clase/

  2. 23 octubre 2009 2:27 am

    Cualquier innovación que ayude a formar personas bienvenida sea, pero lo que falla no son siempre los medios materiales, en ocasiones, demasiadas, fallan las intenciones políticas, las motivaciones sociales e incluso la familia.
    A la vez que la mejora de las condiciones materiales deberíamos incluir en las mejoras, una nueva visión mas actual y racional de los contenidos y la forma de transmitirlos a los alumnos, amén de una mayor implicación política de los responsables de educación que, últimamente parecen (en algunas comunidades autónomas, como la mía) mas preocupados por estropear iniciativas de os adversarios políticos en materia educativa que en una educación de calidad para los chavales.
    Un saludo.
    salud y República!!
    Nexus.

  3. 23 octubre 2009 4:40 pm

    Juan Pedro y Nexus; totalmente de acuerdo con vuestras opiniones. Vivimos en una sociedad que cada día se manifiesta en una dualidad perfecta entre lo real y lo virtual; actualmente pasamos de una a otra de manera continua y natural. Muchas de las cosas que que necesitamos lo hacemos desde la Red: operaciones bancarias, compras de billetes, la solicitud de becas, la lectura de nuestros periódicos de referencia, el contacto con familiares, amigos y conocidos. Seria absurdo hacer de la escuela un espacio alejado de esta realidad.

    La innovación para ciertos sectores puede ser traumática, especialmente para quienes porque un día aprovaron unas oposiciones se creen que ya no tienen que reciclarse para seguir ejerciendo. Es temor y dosis muy fuertes de estultica.

    Juan Pedro, acabo de leer tu post. Sólo cabría felicitarte y felicitarnos por la existencia de profesores con capacidad para observar que su tarea docente no se limita sólo a cumplir con el temario, sino que ob jervan las inquietudes e intereses de sus alumnos.

  4. 23 octubre 2009 5:52 pm

    Cualquier cambio provoca recelo en todas las áreas de la vida, pero cuando estos cambios se hacen en la función pública, estas reticencias son mayores por la propia esencia y particularidad de los funcionarios.

    A mi me sorprende más cuando son los padres y madres quienes intentan ridiculizar este tipo de iniciativas y las ven como un despilfarro. Lo cachondo del caso es que estos padres muy probablemente trabajan con un ordenador y en su trabajo sería imposible hacer su función sin este aparato y sin saber manejarlo.
    Pero bueno, es esa práctica tan española de no pensar ni analizar nada.

  5. 23 octubre 2009 6:07 pm

    Pedro, esta observación que haces es muy oportuna. Lo del despilfarro también es observado por estos profesores, profesores que por supuesto tienen en casa ordenador y lo utilizan como una herramienta más de contacto con otras personas y como medio para acceder a información de todo tipo.

    Será lo que tú apuntassobre movernos más a impulsos que hacerlo tras sopesar los pros y contras.

  6. 23 octubre 2009 8:13 pm

    Esa es la clave: tienen ordenador y lo utilizan. Pero podemos encontrarnos con centros educativos perfectamente equipados: ordenadores, cañones, pizarras digitales, etc., que no disponen de profesorado suficientemente formado para utilizar este material; mucho menos, para sacarle el máximo rendimiento.
    Como suele ocurrir, puede que también en este caso estemos empezando la casa por el tejado. Las medidas de formación del profesorado deberían ser previas, o cuando menos paralelas, a las de dotación de material a los centros. Tal vez así, nadie pensaría que es un despilfarro, y nos sentiríamos motivados y capacitados para introducir de verdad las TIC en el aula.

    • 24 octubre 2009 9:15 am

      Juan Pedro, supongo que los CEPs, aquí en Andalucía se denomina CEP a cada centro de formación del Profesorado, estarán convocando en los últimos años cursos sobre estos temas y quiero pensar que cuando un centro se dota con estas nuevas tecnologías, ese claustro recibe la información mínima y necesaria para “rentabilizar” esos nuevos recursos. Pero suponiendo que no fuera exactamente así, ¿qué clase de profesorado tienen nuestros escolares si no tienen interés ni curiosidad por conocer estas nuevas tecnologías? Porque no se trata de saber de intertet, sino de buscar los recursos que ya existen y son de libre acceso para utilizarlos en clase, se trata de seleccionar aquellos acordes con la materia, temario y los alumnos. Acabo de buscar recursos educativos de Lengua para alumnos de Primaria y la cantidad que se me mostraron era más que suficiente. El profesional solo tendría que selecionar los mas adecuados y compartirlos con sus alumnos. El manejo de la pizarra digital y otros recursos, supongo que será lo suficientemente intuitivo como para que cualquiera con un mínimo de interés pueda utilizarla.

      Formación por supuesto, compromiso también. Se me ocurre un ejemplo: probablemente casi ninguno de los que escribimos en blogs hemos recibido formación sobre estos espacios y, sin embargo porque por que nos interesó, hemos ido aprendiendo día a día, en su manejo, subiendo fotos, poniendo enlaces, hasta lograr tener cierta destreza.

      Despilfarro en absoluto. A mis amigos les pedí que imaginaran que mientras en otras comunidades se avanzara en estas tecnologías aplicadas a la educación, Andalucía decidiera mantenerse al margen; que el profesorado extremeño, murciano, valenciano o aragonés contaran con Internet en el aula, pizarra digital y cuantos artilugios fueran necesarios. ¿Qué pensaríamos de nuestra autoridades educativas si decidieran dejar en el siglo XX nuestros colegios?

  7. 24 octubre 2009 6:56 pm

    En Valencia los centros de profesores se denominan CEFIRE, y no están para invertir en minucias. Font de Mora, que es nuestro Conseller d’educació está en total sintonía con su presidente, y se gasta el dinero en chorradas, dejando de lado lo necesario: enseñar EpC en Inglés, introducir el Chino Mandarín en los centros a partir del próximo curso, llenar de barracones el mapa educativo Valenciano, en lugar de construir nuevos centros, etc. No sé si has leído que hay cuatro mil profesores sin cobrar la nómina del mes pasado. Así las cosas, la formación del profesorado no la tiene como una prioridad. Entre otras cosas, por eso somos la Comunidad con el índice más elevado de fracaso escolar.

  8. 30 octubre 2009 10:15 pm

    El problema está en la organización y en la eficiencia, es decir, en el qué estamos todos de acuerdo, pero donde falla el asunto es en el cómo.
    El Gobierno de este país, así como el anterior (y seguramente como el siguiente) cree que aplicar las nuevas tecnologías a la enseñanza consiste en regalar ordenadores a los profesores, regalárselos a los alumnos y poner pizarras digitales, teles de plasma etc. en las aulas es decir, comprar, comprar, más más, y nunca lo importante: mejor.
    Como en todo lo relacionado con lo digital, el Gobierno hace aguas en la educación tecnificada. Ahora se reparten sistemas informáticos entre los alumnos, normalmente ineficientes (no olvidemos que el Gobierno, al menos en CLM, ha firmado un convenio con Microsoft, sin dignarse a estudiar las ofertas de Apple, Google o los consorcios de software libre) los sistemas de internet son ineficientes, muchas veces inaccesibles por todos los navegadores o incluso por personas ciegas (muchas páginas estatales no cumplen los estándares w3c de acesibilidad) en cuanto a la pizarra digital, podría estar bien, yo como alumno nunca la he utilizado, si bien dudo mucho que pueda sustituir la inmediatez absoluta de la pizarra clásica, si alguien me demuestra que es así… yo personalmente creo que deberían convivir, la tradicional por su inmediatez y la digital por su interactividad…
    No creo que los profesores estén en contra de la implantación de nuevas tecnologías, creo que están en contra de que se haga como se está haciendo, a chorrón, sin pensar, simplemente ver qué compramos para sacarlo por la tele y ganar votos, que la gente piense que la educación en España mejora… cuando sigue siendo la peor de los Quince (y más allá) conozco muchos profesores que han recibido su portátil Toshiba a cuenta de la Junta de CLM y ahí sigue, con su plástico puesto, porque son docentes en muchos casos sin ningún conocimiento informático, y las instituciones no han puesto a su disposición cursos de adaptación… tampoco se han formulado estrategias claras y organizadas de para qué necesita un ordenador cada niño… al final, sin una política definida, los profesores no tienen más opción que tirar de Wikipedia…
    En fin, en mi opinión: tecnología sí, pero no de esta manera. No así.
    Perdón por el rollazo, pero es un tema que me interesa mucho. Buen artículo, saludos.

    • 30 octubre 2009 11:22 pm

      En Andalucía junto a los ordenadores portátiles se hace entrega de la llamada Mochila Digital que dejo enlazada para que tener acceso a su contenido y que puede ayudar a disipar algunas de las dudas que planteas.

      Lo recurrente es pensar que se hace entrega de miles de portátiles para no saber qué hacer con ellos. Pero la entrega de esta Mochila Digital debería ayudar a despejar esas dudas, se trata de un banco de recursos, de una muy interesante herramienta para iniciar la andadura de la escuela 2.0.

  9. 9 marzo 2010 1:55 am

    la pizarra es inportante mas fino 😛

Trackbacks

  1. De la tiza a la pizarra digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: