Skip to content

Soy un hereje. ¡Excomúlgueme, monseñor!

12 noviembre 2009

¿Será verdad monseñor, que seremos excomulgados? No soy diputado, pero como supongo que el pecado lo es por la naturaleza del acto y no por la dedicación u oficio del pecador, considero que cumplo todos los requisitos para ser excomulgado aun sin ser representante de voluntad popular alguna. Tenga en cuenta que figuro en sus registros y estadísticas como católico porque fui bautizado por decisión materna y exigencias de un guión escrito por quien firmara penas de muerte. También debo figurar en sus asientos porque unos años después, cuando aún seguía sin tener criterio propio, recibí la primera comunión casi con los mismos fórceps de la primera inmersión. Sí, debo figurar en sus registros aunque me temo que no aparezca ni rastro de la reación que provocó aquella primera hostia en mi organismo: fiebre, sudores y delirios varios durante siete días con sus siete noches. Reacción o premonición, interprételo como le plazca pero excomúlgueme.

Dígame monseñor, que esta vez sí, que seré excomulgado de oficio y de manera automática. Si la excomunión es la expulsión, permanente o temporal, de una una confesión religiosa, dígame que seré excomulgado per saecula saeculorum. Que no tendré que rellenar papeles para dejar de pertenecer a una organización que me resulta ajena y extraña. Dígame que seré excomulgado por los motivos que usted expone y por otras muchas razones que si fuera necesario le detallaría con sumo placer si de ellas dependiera la excomunión.

Tome en consideración, monseñor Martínez Camino, que con el DRAE en la mano -la Biblia la dejo en las suyas-, soy un hereje ejemplar por negar todos y cada uno de los dogmas establecidos por su religión; que soy un hereje modélico por ser persona que disiente y se aparta de la línea oficial de opinión establecida por la institución vaticana y de cualquier organización o secta vinculada a su iglesia, a todas las iglesias. Es cierto que no me considero desvergonzado, descarado o procaz como así se recoge en la tercera acepción del referido diccionario -nadie es perfecto, ¡qué le vamos hacer!- En todo caso, no se preocupe: me declaro ante usted y en pleno ejercicio de mis facultades, en esos términos de desvergüenza, descaro y procacidad que requieren los académicos, si con ello le facilito la tarea de excomunión. Hágalo, por favor. No le dé más vueltas, ¡excomúlgueme! Si todo lo expuesto no le parece suficiente, tenga en cuenta que soy uno de esos que respalda la ley del aborto. No me venga con historias, monseñor, cumpla su palabra y hágala extensiva no sólo a los diputados, ¡qué privilegios son esos!, sino a cuantas personas rechazamos formar parte de su iglesia. Soy un hereje, cumpla su palabra; ¡excomúlgueme, monseñor!

Han escrito sobre el tema: Antoni Roda Jorge, Antonio Rodríguez,  Daniel CarrilloFernando Berlín,  jorgedioni,  Miguel Ángel Vázquez, Paco Piniella y Pedro Villagrán, entre otros.

15 comentarios leave one →
  1. 12 noviembre 2009 6:56 pm

    Oiga, pues a mí me hubiera preocupado más si me hubieran amenazado con subirme la hipoteca o largarme de trabajo. Lo de la excomunión…
    ¡Buffff! ¡Que cansina es esta gente!

    Un saludo.

    • 12 noviembre 2009 11:07 pm

      No es preocupación lo que expreso. Entiendame bien, es satisfacción y deseos de que pasen de las amenzas a los hechos y, por ejemplo, me echen de su iglesia. Y sí, tiene usted mucha razón, resultan cansinos. Tna cansinos como influyentes. Saludos.

  2. 12 noviembre 2009 8:15 pm

    Me has pisado la entrada que he programado para mañana. Últimamente coincidimos.
    Salud

    • 12 noviembre 2009 11:09 pm

      No tengo capacidad para pisarle nada. Estoy convencido que usted enfocará el tema de manera menos impulsiva que la mía. Cuando la publiques le pondré un enlace a tu post.

      • 14 noviembre 2009 12:16 am

        ¿menos impulsiva? Ufff
        El finde que viene me voy a Vejer a celebrar aniversario.

  3. Juan permalink
    12 noviembre 2009 9:10 pm

    No caerá esa breva, necesitan el dinero de los feligreses. Por mucho que las nenas de papá de comunión diaria aborten, sus papás seguirán echando los cuartos en el cepillo que es lo único que les interesa.

    • 12 noviembre 2009 11:12 pm

      Efectivamente, me temo que mis deseos no serán correspondidos. La Iglesia dice que nos expulsará; si no lo hace habrá mentido, por cierto ¿mentir es pecado?

  4. 12 noviembre 2009 9:40 pm

    Afortunadamente yo no puedo ser excomulgado por estos sátrapas ensotanados, o desgraciadamente no lo sé.

    He hechado de menos palabras contundentes por parte de los políticos hacia estas declaraciones, fundamentalmente por parte del PP y de la derecha, ya que creo que la posición del PSOE y el gobierno debe ser tratarlos como perturbados, que posiblemente es lo que son.

  5. 12 noviembre 2009 11:15 pm

    Suerte que tiene usted. Y sí, los políticos se muiestran muy timoratos ante estas jaculatorias más propias de aquellos tiempos de la inquisición que tanto parecen añorar algunos.

  6. Juan permalink
    13 noviembre 2009 2:56 am

    Cada día tengo que ensanchar más mi capacidad de asombro para entender a la Iglesia. En pleno siglo XXI y hablando todavía de “herejías” pero ¡por Dios! (nunca mejor dicho). Supongo que será producto de su insatisfacción democrática, que son capaces de volver a reinventar el purgatorio y el limbo. Aunque la verdad, como muy bien apuntas, sería muy gratificante que nos ahorrasen la burocracia insolente de la apostasía.
    Salud y Libertad!.

  7. Carlos permalink
    13 noviembre 2009 8:09 pm

    Lo que no aclaran si los que voten a favor del aborto, iran a la hogera o a las mazmorras de la inquisición con Torquemada

  8. 13 noviembre 2009 10:49 pm

    Si yo creyera en dios le preguntaría por qué es tan poco inteligente permitiendo que su palabra y su mensaje se canalicen mediante semejante clase de individuos, ¡vaya imagen que dan! Como no creo, no le pregunto nada, allá él.

    Ahora, en lo que respecta a los derechos de los ciudadanos ni la más mínima contemplación.

  9. melquiades permalink
    14 noviembre 2009 12:15 pm

    h quienes soys y que estudios teneis o no, que tan buen vocabulario plasmais.

  10. 14 noviembre 2009 1:32 pm

    Los obispos pueden decir misa: el único que puede excomulgar es el papa, y es muy difícil que dé una excomunión (palabras que me dijo un sacerdote amigo y anarquista). Así que no sé si decirte “tranquilo” o “lo siento”😉
    ¡Salud!

Trackbacks

  1. El obispo de Córdoba « 14 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: