Skip to content

Una de piratas

18 noviembre 2009

Debe ser la edad pero no acierto a distinguir el pirata bueno del malo, ni al falso del auténtico. Parece que los dos secuestros más sonados de los últimos meses llegan a su fin. El del Alakrana ha ocupado más páginas, ¡y lo que te rondaré morena!; el secuestro durante seis largos meses de un sillón del Senado no parece que haya llamado la atención de los demócratas. Si nos importa un comino el funcionamiento democrático, sería cuestión de advertirlo para no llamarnos a engaño.  

Es cierto que la piratería ha dejado de ser una curiosidad histórica o una simple metáfora, que los piratas están entre nosotros y por todas partes, adoptando formas diversas. Estos piratas de hoy no llevan parche en el ojo ni patas de palo pero pueden conducir un Ferrari con una mano y con la otra saludar al respetable. ¿Respetable?, ¡las cosas que escribo! Borregos, sería más ajustado.  Y mientras saludan y sonríen habría que pedir cuentas. No es por fastidiar, pero sería de interés conocer si el paseo en el cochecito leré formaba parte de alguna cláusula secreta. Pudiera ser que Ferrari no fuera a Valencia para invertir como se dice con tanta reiteración, sino porque la Comunidad invirtiera “un pastuqui” para que Paco el de la camioneta  y Rita, pasearan en un Ferrari pintado de azul porque, que siendo ambos del PP no era cuestión que se exhibieran en coche rojo.

Hay piratas que secuestran barcos y piratas que secuestran democracia. También los hay que pretenden secuestrar la sensatez y el buen juicio. Hay corsarios de toda clase y condición. Incluso existen filibusteros que son memos, actúan bajo los efectos de la ingesta abusiva de bebida propia de la piratería o piensan que todos nosotros somos unos imbéciles de tomo y lomo. De lo contrario, cómo  explicar que la bucanería más rancia y beoda  que representa el PP,  justifique la exhibición en Ferrari de Camps y a la vez critique a Griñán por comer jamón. Y aunque al señorito pueda gustarle más el rebujito o la manzanilla, ante tanta coherencia, me lo imagino cantando aquello de: ¡¡Ron, ron, ron..  la botella de ron!!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 18 noviembre 2009 10:11 pm

    Qué país amigo mio. No han pasado ni 24 horas del secuestro y ya se estan pidiendo dimisiones hasta del apuntador. Como el Español se aprocecha del que no puede actuar de otra manera porque tiene en su mano la vida de las personas atacándole impunemente. Qué fácil se arregla todo cuando no tienes que hacerlo tú. Como se usan los sentimientos más primarios de la población.
    Qué asco. El que voy a hacerme pirata soy yo, pero de los “guapos”, como Jack Sparrow.

    • 19 noviembre 2009 8:46 am

      Pedro, resulta insultante la reaacción del PP. Dice ahora que el Gobierno no atendió a los familiares y al escucharles me viene a la memoria el Yakolev. ¡Qué tropa!

  2. 24 noviembre 2009 10:11 am

    Gran analogía, la del jamón y el Ferrari. Es tal la cantidad de idiocia que despliega el PP a cada segundo que me había pasado desapercibida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: