Skip to content

Martínez Camino, desvaríos y “obispocracia”

12 diciembre 2009

Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal Española, más que estar en el limbo, algo difícil por ser algo mayor y porque ese espacio ya fue abolido por El Vaticano, debe estar en la inopia. Ambas expresiones, estar en el limbo y estar en la inopia, se utilizan para expresar que alguien está fuera de la realidad. Claro que escuchando sus diatribas estoy por afirmar que esta gente no solo quema incienso en sus ritos y tienen problemas para admitir que su opinión ha pasado a ser una más entre tantas otras y obligada a competir en el mercado libre de las ideas. Sea como fuere, su retórica es falsa y mendaz, especialmente cuando se pregunta en voz alta: «Pero, ¿puede alguna legislación civilizada considerar que quitar la vida a un ser humano inocente no es delito?».

La historia dice que los clásicos de Gracia y Roma se planteaban el aborto. Sócrates lo defendía  como derecho inalienable de la mujer, Platón lo admitía en toda mujer mayor de 40 años o  Aristóteles  lo apoyaba hasta los 40 días de la concepción. «Los Hebreos»,  la cultura de la cual parte el cristianismo, no lo consideraban un delito si se hacía en favor de la vida y la salud de la embarazada.

Probablemente el portavoz episcopal, cuando se formula esa pregunta retórica y tramposa, sepa qué es el derecho comparado y conozca de una manera sucinta cómo se legisla esta materia en el mundo civilizado.  Estoy convencido que lo sabe y que miente al formularse esa pregunta. Claro que igual habría que preguntarle a este portavoz qué entiende por legislación civilizada.  Desconociendo si Europa pertenece a ese ámbito de civilización al que alude, habría que recordarle que el aborto está legalizado en prácticamente todos los países europeos con una gran variedad de plazos en:  Alemania, Francia, Bélgica, España, Italia,  Dinamarca, Suiza, Grecia,   Portugal, Noruega, Lituania, Letonia, Hungría, Austria, Eslovenia, Rumanía, Holanda, Estonia o Suecia entre otros. En todo caso le recomendaría a este señor que conociera el Estado actual de la legislación europea y española en materia del aborto.   

Martínez Camino desvaría cuando plantea que el aborto sea un delito. Por fortuna no estamos en una «obispocracia» y debiera saber, seguro que lo sabe, que en democracia los actos delictivos los determina el poder legislativo y no los iluminados del púlpito. Ellos podrán determinar qué es pecado, decidir qué está fuera o dentro de sus católicas conductas; ellos dormirán tranquilos si equiparan pederastia con aborto, si pasean bajo palio o dan de comulgar a personajes sanguinarios y su vez niegan la comunión a un legislador: Ellos «podrán dictar sus leyes» pero, ¿quiénes son estos señores para tratar de imponer su moral a todos los ciudadanos?

Particularmente,  a este portavoz sólo le pediría que respondiera a una pregunta. Si tan grande es su desazón por lo que llaman nasciturus, ¿cuántos no nacidos, cuántos fetos han recibido cristiana sepultura en los cementerios católicos de España?

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Juan Carlos permalink
    6 marzo 2010 5:23 am

    Es un crimen, y criminales son los que votan y los que
    sancionan las leyes permisivas. ¿Os enteráis de una vez,
    rojos y peperos y Reyes Herodes de los siglos XX y XXI?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: