Skip to content

¿Hipocresía? No, gracias

28 enero 2010

No resulta fácil trazar la línea que separa a los políticos coherentes de los oportunistas. Una cosa es hacer política cuando se pisa la moqueta del Congreso de los Diputados y otra cuando se baja a la arena, cuando hay que tomar decisiones mirando a los ojos de ciudadanos concretos. El papel lo aguanta todo pero la realidad es bien distinta; cuando el cálculo electoral aparece, les entra el tembleque, especialmente si una alcaldía, una diputación o un escaño dependen de un puñado de votos. En estos casos toman la coherencia, la doblan y se la guardan en el bolsillo más oculto de sus intenciones. ¿Alguien se sorprende de la desafección hacia ellos?

Cuando en 2004 todos los grupos políticos del Congreso acordaron solicitar al Gobierno la concentración de residuos en un único cementerio —Almacén Temporal Centralizado (ATC)—, parecía que se imponía la cordura y la sensatez. Si tenemos centrales nucleares, algo habrá que hacer con los residuos que generan. Si generamos mierda radioactiva, tendremos que buscar un lugar donde depositarlas con las mejores garantías. Distinto, y otro debate, es si optamos por éste u otro tipo de energía. Sobre el papel y en abstracto todo parecía tan lógico como sensato. Luego, cuando hay que decidir el dónde, afloran los intereses electoralistas de cada grupo y aquel acuerdo unánime se convierte en papel mojado, útil sólo para medirse entre ellos por ver quien es más hipócrita.

El PSOE, se expresa partidario de la eliminación progresiva de las centrales. Que el Gobierno, en manos de Zapatero, apueste por la construcción de un almacén nuclear, en virtud de un acuerdo parlamentario, no es contradictorio con ese objetivo. Lo que sí demandaría del Gobierno es un calendario con la datación del cierre de todas las centrales nucleares.

Sí me parece hipócrita Montilla porque como  Ministro de Industria, impulsó la instalación del cementerio nuclear y, ahora, como presidente de la Generalitat se opone tajantemente al mismo. ¡Cementerios, sí pero fuera de Cataluña!

El PP que se manifiesta defensor de la energía nuclear, expedienta a un alcalde por ser coherente. En las últimas horas este partido se abona a dejar la decisión en manos del Gobierno para,  en el mismo instante en el que el Gobierno decida la ubicación, oponerse por elegir el lugar equivocado sea cual sea el elegido. ¿Nucleares? Si, gracias.  ¿Cementerios nucleares? No donde diga Zapatero.

No quisiera dejar fuera a IU que a simple vista parece muy coherente. Supongo que los contrarios a las nucleares defienden las energías alternativas. Aquí, cerca de donde vivo, en La Janda, IU se opone a cualquier proyecto de instalación de parques eólicos, ya sea en mar como en tierra, en el municipio donde gobierna o en los limítrofes. Ningún sitio les parece adecuado para instalar aerogeneradores.  Responden a la consigna de: ¿Nucleares? No, gracias! ¿Energías alternativas? Sí, pero lejos.

En fin, ellos verán; a estas alturas  hay quien pretende cambiar el vino por vinagre pero no cuela. Así que hoy, me permito un desahogo: ¿Hipócritas? No, gracias

Me interesó, aunque en algunos casos no comparta, lo escrito por: Ainhoa Valdearco,  Antonio Rodríguez, Claudio,  Concha Minguela, David Santos Holguín,  Franesco o Miguel Ángel Vázquez.

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. 28 enero 2010 8:11 pm

    ¡YA ERA HORA! DICE LA BRUJA CON FRUICIÓN… frotándose las manos…

    (…) especialmente si una alcaldía, una diputación o un escaño dependen depende de un puñado de votos (…)

    ¿dependen depende?

    El PP se manifiesta defensor de la energía nuclear, parece expedienta a un alcalde por ser coherente (…)

    ¿parece expedienta?
    ………….
    En cuanto al tema hopocresía… ¡qué guarros son en sus comportamientos!
    Escuché por la radio a un “entendido” -era RN- que decía que en todo caso era mejor enterrarlos todos juntos con vistas a las garantías de “conservación” Parece claro que es más fácil y/o económico construir un único cementerio que unos cuantos, uno por central, que es lo que hay ahor entendí.

    Encantada de volver a verte. Pasaba por si acaso y acerté.
    Aprovecho para publicitar mi excursión narrada de mañana viernes -las estoy publicando en viernes, todos ¡por si no lo sabes!-
    besos y hsta otra: PAQUITA

  2. 28 enero 2010 8:31 pm

    Gracias una vez más por avisarme de estas pifias. No es necesario que tú caigas en errores similares en el comentario. Sabes que lejos de incomodarme, son un aliciente para no repetirlas.

    En referencia a la disyuntiva de un cementerio o varios, supongo que debería ser una opción más de técnicos que de políticos. Lo que parece evidente es la necesidad de su construcción. De momento pagamos a Francia unos 49 mil euros diarios que se convertirán en más de 60 mil a partir de unos meses porque el acuerdo con el país vecino vence y éste ya no quiere seguir almacenando nuestra basura nuclear.

    Sabía de tus excursiones. Visito tu blog aunque comente demasiado poco.

    Besos y hasta siempre

  3. 28 enero 2010 8:45 pm

    Estoy también siguiendo esta polémica, como tantas otras en este país nuestro, cada vez con mayor grado de alucinación. Donde dije digo digo diego es lo que prima. Importa un comino la ideología, el programa, nada… solo el voto inmediato de un posible votante… si hay que desdecirse… sin problemas.

    Con razón la sociedad cada vez se haya más alejada y desconcernida de sus políticos y ve al menos que el y los movimientos ciudadanos cobran más y más fuerza y a través de ellos si pueden ayudar a cambiar las cosas.

    No se. Al menos eso pienso.

    Gracias por visitar mi blog el otro día. Yo vengo con frecuencia al tuyo.
    Un beso

  4. 28 enero 2010 9:10 pm

    Pues eso, que no puede sorprender el deterioro de la clase política con espectáculos como el que nos ofrecen, un día sí y otro también, muchos de nuestros representantes.

    Visito con frecuencia tu blog que siempre me pareció muy interesante y que ahora, además, tiene un diseño más atractivo.

    Saludos

  5. 30 enero 2010 12:02 pm

    Hay cuestiones trascendentales, esas que llaman “cuestiones de Estado” en las que todos los partidos deben fraguar un consenso que se prolongue en el tiempo. Uno de estas cuestiones de Estado es la de la Energía donde debe firmarse una especie de “Pacto de la Moncloa” donde determinar qué tipo de modelo queremos y sobre todo, podemos.

  6. 6 febrero 2010 11:00 pm

    Muy buen post, sinceramente. Me ha gustado mucho 😉

Trackbacks

  1. ¿Hipocresía? No, gracias
  2. RBS: La semana en la red (16) « opiniones
  3. Resumen semanal RBS | Entre Códigos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: