Skip to content

La verdad abstracta de Oliver Nelson

26 febrero 2010

Hace unos días pedí consejo a un amigo para una colaboración en la iniciativa de Adrian Vogel para acopiar las mejores canciones del siglo XX. «Aunque la verdad sea una palabra abstracta, lo que sí parece muy concreto es que Stolen Moments, de Oliver Nelson, debe figurar entre los grandes temas del siglo XX», fue la respuesta que recibí.  Me faltó tiempo para poner el CD en el reproductor, cerrar los ojos y escuchar atentamente cada una de las seis piezas del disco. Conforme se sucedían los temas, me decía, y sin animo de desdeñar la sugerencia, que no podía escribir de uno sólo de los cortes sino del conjunto de composiciones que se agrupan en el disco que lleva por título algo así como El blues y la verdad abstracta.

The Blues and The Abstract Truth está considerado como un monumento audaz y atemporal básico del jazz y sin embargo muchos justifican este disco sólo por el tema que lo abre. Como nunca entendí el despecho para el ensalzamiento, ya sea en la música como en cualquier aspecto de la vida,  no comparto la opinión de quienes, como mi amigo,  justifican The Blues and The Abstract Truth solamente por Stolen Moments.  La grandeza de Goya o Picasso se observa en sus obras y no sólo en uno de sus cuadros;  ensalzar a Faulkner no será a costa de olvidar a García Márquez; para gozar de Ella Fitzgerald no es preciso desdeñar a Sarah Vaughan cuando además podemos disfrutar de otras voces como las de Abbey Lincoln o Dianne Reeves. Que sí, que el tema que abre el trabajo de este colectivo de músicos merece todos los elogios, pero todas las alabanazas, por muy merecidas que sean, no deben ser a costa del menosprecio del resto de composiciones. Que no me priven de Yearnin’ ni de cada uno de los sonidos de Bill Evans que, como es norma, deja evidencias de su peculiar forma de tocar en beneficio del conjunto para gozo y disfrute de quienes escuchan. Que no nos roben el desbordamiento sonoro de todos y cada unos de los elementos de este disco para resaltar el tema estrella, el más conocido. Sí, Stolen Moments está muy bien, pero escuchen todas las piezas del disco.

Precisamente, porque el jazz es un lenguaje de progreso que nunca atendió a normas ni academias,  juntar a un grupo de grandes instrumentistas, aunque alguno en la fecha de la grabación fuera algo novato, no debió resultar fácil y menos que todos sonaran para todos. Huir del efectismo y de los propósitos de dejar constancia de la presencia de cada integrante es un aspecto interesante y mérito de Oliver Nelson, al lograr que todos toquen para las composiciones y rechacen la tentación de convertir éstas en pretexto para el lucimiento personal. En el buscarse los unos a los otros, en ese ensamblaje tan propio del jazz,  aparece la maravilla de un sonido compacto que convierte a este viejo disco, por derecho propio, en una de esas piezas indispensables en cualquier colección de jazz.

No puedo negar que el piano de Bill Evans es mi debilidad, pero cómo despreciar las baquetas y las escobillas de un Roy Haynes sugerente o la aportación casi silenciosa, sin estridencias y constante, como los latidos de un poderoso corazón, de Paul Chambers. En los metales, es Freddie Hubbard quien se luce en solos que realza George Barrow con un sentido de la armonía muy desarrollado y que se muestra indispensable en la labor de integrar todos los sonidos de la sección. Sobre todos y sin olvidar la aportación de Eric Dolphy, Oliver Nelson es el alma porque, además de su tarea de conjuntar y armonizar a este elenco variopinto de músicos, se expresa con un sentido de la melodía portentoso, alejado de exhibicionismo absurdos y juegos de artificios inoperantes y por ofrecer, al resto de músicos, unas composiciones maravillosas.

Verdad abstracta y a la vez concreta en cada fraseo, en cada solo, en cada nota; en cada momento de una audición necesaria, más allá de la proyección de unos de sus temas.

OliverNelson-TheBluesAndTheAbstractTruth.jpg
The Blues And The Abstract Truth
Impulse!
Grabado el 23 de febrero de 1961
Freddie Hubbard (trompeta)
Oliver Nelson(saxos alto y tenor)
George Barrow (saxo barítono)
Bill Evans (piano)
Paul Chambers (contrabajo)
Eric Dolphy (saxo alto y flauta)
Roy Haynes (batería)


Puedes escuchar The Blues and The Abstract Truth

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 10 marzo 2010 3:52 am

    Hola mi buen amigo Júcaro:

    Gracias por recordarnos este bellísimo disco, con tanto cariño…

    Los mejores deseos, como siempre,

    Federico (aka euskir)

    • 11 marzo 2010 12:28 am

      Federico, siempre es una satisfacción saber que te pasas por aquí.

      Un abrazo

  2. 11 marzo 2010 2:13 am

    Hola Júcaro:

    Sabes que es para mi un placer visitar este blog.

    Los mejores deseos, como siempre,

    Federico (aka euskir)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: