Skip to content

¿Nos interesa la política?

1 marzo 2010

Titula Jéssica Fillol que a la gente no le interesa la política para, a continuación, afirmar que sí le interesa pero «que le aburre la estrategia política partidista». Totalmente de acuerdo con ella, ¿cómo no le va a interesar a la gente el precio de la vivienda, el problema del paro, las políticas sociales, los trabajos basuras, los salarios basuras o la recogida y tratamiento de todas las basuras?¿Cómo no nos va a interesar lo que decidan sobre la circulación y estacionamiento en la calle donde vivimos, sobre la pensión del padre o la beca del hijo? ¡Claro que nos interesa la política!, lo que nos cansa y fastidia es el politiqueo barato, absurdo y negligente de esos políticos que nos observan sólo como electores dispuestos a soportar y callar siempre ante sus continuos despropósitos.

El político, como  cualquiera de nosotros, tiene distintas opciones para envilecerse pero sus acciones tienen una repercusión diferente en virtud de la representatividad que le hemos dado. Si cada político corrupto, sinvergüenza y delincuente significa un golpe bajo a la democracia, no lo es menos la proliferación del insulto o la grosera descalificación del contrario.  En democracia, sistema en el que la palabra y el pensar distinto no merecen nunca la represalia, sería deseable el recurso de la oratoria para explicar, convencer o persuadir aunque no parece que sea la opción preferida por determinados políticos.

Uno de los episodios más denigrantes de los últimos días, es el protagonizado por el honorable Cotino, vicepresidente de la Generalitat valenciana, cuando se dirigió a la diputada Mónica Oltra para espetarle: «Tendría vergüenza, si fuera su padre, de tener una hija como usted, aunque probablemente usted no conozca a su padre».  Ahora, al conocer las peripecias de los padres de la diputada,  resultan más sorprendentes, ofensivas y groseras las palabras de quien aún hoy ostenta la vicepresidencia de la Generalitat. Como aún sigue siendo presidente de la misma comunidad quien dirigiéndose a un portavoz dijo: «le encantaría coger una furgoneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta».

El dedo de Aznar, el «hijoputa» de Aguirre o  el sentido más peyorativo de Rosa Díez, así como todos los improperios que se transcriben en el diario de sesiones del Congreso de Diputados, son expresiones evidentes de incapacidad para responder desde la palabra y el pensamiento. En sus descalificaciones, estos líderes o representantes políticos muestran tanta soberbia y pedantería, como incapacidad. Es preocupante que entre la persuasión o la dialéctica tabernaria, muchos  opten por la segunda y que, ante tanta mediocridad, no nos levantemos para decir: ¡Basta!

La democracia es participación y libertad; pluralismo y respeto. Para ganar la confianza de los ciudadanos no es preciso recurrir al despecho, al insulto o a la provocación; para demostrar las contradicciones o la falsedad del adversario siempre será más eficiente el razonamiento o la persuasión. Una palabra gruesa puede arrancar un aplauso,  y aunque su efecto termina cuando finaliza el batir de palmas, contamos con políticos que se abonan a este minuto de gloria en vez de cultivar la persuasión. Si nuestra democracia se mirara en el espejo, le devolvería una imagen deteriorada por la mediocridad, la corrupción  y la desesperanza.

Por supuesto que nos interesa la política. ¿Cómo no nos a interesar la eficacia de los servicios públicos, la seguridad ciudadana, el desarrollo urbanístico, el acceso a la vivienda o la regulación de nuestros derechos? Si la política planifica y organiza muchos aspectos de nuestra vida más cotidiana,  ¿cómo vamos a permanecer ajenos y pasivos ante sus decisiones? Claro que nos interesa la política , precisamente por ello, rechazamos la proliferación de actitudes negligentes y ofensivas de tanta política basura.

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. 1 marzo 2010 1:11 pm

    Acabo de leerte y veo que hemos tocado, en parte, el mismo tema, aunque yo hablo de los exabruptos del peperío en sí, y tú de las implicaciones de los mismos en la querencia ciudadana a la política. Estoy de acuerdo contigo.

    Salud y República

  2. tatiana permalink
    1 marzo 2010 6:43 pm

    Hola!!!
    Buen día mi nombre es Tatiana soy administradora de un directorio de webs y blogs, estuve visitando tu página y
    me parece muy interesante, me gustaría contar con ella en mi directorio, si así lo deseas no dudes en escribirme
    tajuancha2010@gmail.com
    Un beso. Saludos.

  3. 1 marzo 2010 9:45 pm

    Pues aunque no se lo crea, a la inmensa mayoría le llama más la atención lo del honorable Cotino, las buenas palabras de Espe y la peineta de Aznar… el resto no les llama la atención y hasta diría que ni les preocupa… hasta que no les toca la cartera, porque si no no se entiende…

    Así es este gran país de Dalí.

    Ôo-~

  4. 1 marzo 2010 10:25 pm

    El envilecimiento de la política “arte de vivir en sociedad” no es más que una estrategia que desde la derecha se viene utilizando cuando pierde el poder como medio de conseguirlo y de demostrar que todos los políticos son iguales. Hay quien cae en el engaño pero no todos los políticos son iguales ni actúan igual ni los mueven los mismos intereses. Ejemplos, a montones.

  5. 1 marzo 2010 11:02 pm

    Rafa: Efectivamente ambos abordamos el mismo asunto. Siempre es un placer saber que te pasas por aquí.

    Santi: Parece que la política basura se impone pero en todo caso, incluso quienes afirman que no les interesa la política sí manifiestan una actitud política. Puede que cansados desistamos de seguir los avatares de los politicastros que pretenden embaucarnos en sus disputas pero seguro que si te interesa saber de la cobertura del desempleo si acabas de quedarte en paro. Puede que alguien no vote, pero si junto a su vivienda el ayuntamiento permite una actividad molesta, estoy convenido que esa persona, que no vota ni lo hará jamás, se posicionará al respecto.

    Nicolás: Claro que es un estrategia calculada por eso mismo no hay que desistir. Es cierto que no todos son iguales pero de quienes nos sentimos más identificados cabe esperar algo más convincente.

  6. 1 marzo 2010 11:48 pm

    Un problema fundamental es que la conciencia política ha ido tradicionalmente de la mano de una organización que es el Partido político y que hoy está totalmente desacreditado, es una organización sin democracia interna real, con grupos de poder y presión y se conforma como un sistema de prebendas políticas de gente muy poco preparada.

    • 2 marzo 2010 7:53 am

      En las organizaciones políticas la democracia interna es un estorbo y la discrepancia una temeridad, por el contrario se premia la adulación y aceptación de todo lo que diga o haga el líder.

      Si hubiera que refundar la democracia, uno de los primeros elementos sobre los que operar sería precisamente la democratización internas de las organizaciones políticas.

  7. 3 marzo 2010 3:12 am

    ¡Hola!

    Tienes razón, yo mismo escribí en términos similares hace unas semanas en mi blog. En cualquier caso, este problema, que es muy grave, tiene muy mala solución. En mi opinión para gozar de buena salud democrática hemos de formar a la gente, darles cultura, libertad personal y económica, y, ante todo, hacer ver que la falta de respeto hacia los adversarios políticos no tiene cabida en la democracia.

    El eufemismo de todo esto, la ironía, es que sólo se educa en democracia cuando hay democracia. Pero con el sistema actual en España, ésta es muy débil, y se deteriora cada vez que un político grita a otro en público.

    Bonito blog, me lo apunto. Un saludo!

Trackbacks

  1. Hay que decir no a la política basura « Diario de hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: