Skip to content

14 de abril. La República

12 abril 2011

CRISOL, 16/04/1931

En esta ocasión se reproduce un texto de Luis Bello, de quien  en la “Revista de Escuelas Normales”, a la muerte de éste, se puede leer: «Gracias a Bello se formó en España  una atmósfera favorable a la escuela, a la dignificación del maestro, a la construcción de escuelas, atmósfera que preparó el magnífico apetito de cultura que surgió al advenir la República, cuando los pueblos en masa pedían escuelas y enseñanzas. Luis Bello sacó el problema de la escuela primaria española —arrinconado como en compartimiento estanco, desde Costa, en los medios profesionales—a la plaza pública. Necesitamos hoy, ¡desgraciadamente!, otro Bello periodista que dé otro empujón en la Prensa a la cuestión fundamental de la escuela española»..

Desde la proclamación de la República hasta el momento en que aparecen estos renglones han transcurrido horas tan llenas de vida que el lector sonreirá al vernos llegar dando voces retardadas y retrasadas. El gran suceso es hoy pretérito. Ocurrió el 14 de abriL Camina el tiempo con gran prisa y es ahora cuando nos falta calma para repasar la jornada de anteayer. Más adelante volveremos, como volverá la Historia; ella para buscar datos y formular juicios, nosotros para refrescar recuerdos y sentimientos personales. En la tarde del 12, ganadas ya las elecciones, vi que desembocaba en la Puerta del Sol por la calle de Alcalá, enarenada, el cortejo d é l a República. No era sueño. Tal como yo lo vi entonces lo vio Madrid a los dos días. Y aquí conviene decir qué género de manifestaciones ha suscitado el entusiasmo popular por el triunfo .de la voluntad nacional. Faltaba el aparato escénico, el orden premeditado y estético de los regocijos públicos franceses. No desfilaba la muchedumbre con grandes gestos heroicos como en Roma, ni en masas imponentes, Como en Moscóu. Manifestación cívica en patrullas alegres, en grupos de doscientas o trescientas personas. Individualidades. Este aspecto me parece esencial. Muchos jóvenes, estudiantes y obreros. Y alguna vez todo el pueblo saliendo de su habitual actitud: la del espectador, para entrar calurosamente en el espectáculo. Nada de violencia. Alegría. Podían los buenos burgueses salir a sus balcones, en la seguridad de que no verían pasar ninguna cabeza en lo alto de una pica. Manifestación por un triunfo electoral, cuya virtud llega a derribar un régimen. ¡Maravillosa revolución!

¡Maravillosa España, donde se da de pronto el suceso revelador de la máxima capacidad política, como un baobab en el desierto o un bosque de palmeras en el círculo polar!

¡Maravillosa revolución sin sangre! ¡Maravillosa revolución española, sin sangre y sin dinero!

Con esos dos poderosos ingredientes se amasan las revoluciones que, por ello, arrastran levadura de lágrimas y una parte no pequeña de vileza: la del interés de los empréstitos. Nuestra Revolución llega con las manos limpias. ¡Gran felicidad! ¡Favorable auspicio! Viene ya acostumbrada en la emigración a persecuciones y privaciones. Trae los hábitos de austeridad y de sobriedad que el mundo iba olvidando; y no llega, comprometida con lazos onerosos al capitalismo extranjero.

Sangre… Sí, se ha vertido sangre, mucha sangre, para llegar a este 14 de abril. Pero no la causan los hombres de la Revolución. La sangre de los pobres soldados, victimas del estúpido avance de Annual y la odiosa retirada de Xauen. Quizá pensando en ellos, el último examen de conciencia que un rey ha de imponerse antes de perder la corona, le diría que doce mil muertos son bastantes. Y quizá también pensando en ellos, la primera previsión política de un gobierno que quiere entrar pacificando, le diría que era preciso no derramar más sangre, ni siquiera la de una sola víctima. Los muertos han vuelto para el último Alfonso de Borbón. Volvieron los muertos del 21. Volvieron Fermín. Galán y García Hernández. ¡Basta ya!

Esta República, que llega con las manos limpias, tiene mucho que hacer. Empieza seriamente; y sus primeros actos, tanto como sus primeras palabras, revelan qué no trae la cabeza vacía. ¡Maravillosa España, país que se desconoce eternamente a sí mismo, y cuando busca hombres y no sabe encontrarlos, los ve salir de la cárcel o del destierro! Un gobierno de hombres inteligentes y bien preparados, no perderá el tiempo en efusiones sentimentales, y desde la primera hora se pondrá a trabajar. Trae labor preparada. Las circunstancias le favorecen. Pero son muchos los problemas que le ha dejado, turbios y revueltos, el régimen caído. Mejor dicho, el régimen, en su raíz, no ha caído aún. Sigue vivo en esos problemas. Para desarraigarlos, necesita el concurso, no ya del entusiasmo, sino de la voluntad popular.

Luis BELLO
CRISOL, 16 de abril de 1931

Entradas relacionadas:

2 comentarios leave one →
  1. 12 abril 2011 6:22 pm

    Muy bueno el recorte de prensa, y muy buena tu introducción. La actitud militante de los maestros de la República, y el papel que ejerció la escuela, alfabetizando, impulsando la cultura, fueron claves para mantener la ilusión por ese nuevo tiempo que se iniciaba. Los gobernantes de la época también sabían que la educación era el camino, que un pueblo ilustrado sería más difícil de engañar y dejarse dominar por el fascismo.
    Es una pena que no aprendamos nada de la historia; hoy, la educación pública está en quiebra, el profesorado dormido, y la ciudadanía anestesiada. He escrito algo respecto a la necesidad de recobrar el compromiso y ejercer la militancia social, que te invito a leer.
    http://iessecundaria.wordpress.com/2011/04/12/el-profesor-militante/
    Un saludo

Trackbacks

  1. SeR (L) | Salondesol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: