Skip to content

Diógenes y el PSOE

28 junio 2011

Diógenes y su lámpara

Sería muy fácil escribir sobre la acumulación de basura política en Ferraz y sus diferentes sucursales territoriales. Hay tanta bazofia y mugre acumulada,  que publicar un post relacionando el mal llamado «síndrome de Diógenes»  con el PSOE, estaría tan justificado como hacerlo sobre el PP y sus  gaviotas carroñeras.  En todo caso, eso del «síndrome de Diógenes»  es una  vinculación  indebida. Relacionar   al filósofo griego con quienes padecen ese trastorno y  representan  la metáfora más cruda del afán acumulador del hombre civilizado, no parece muy riguroso.

Supongo que no es preciso reseñar la semblanza del discípulo de Sócrates y  representante relevante de la historia filosófica  griega,  porque nada  podría añadir a lo que está al alcance de todos en cualquier buscador de internet.  Reitero el  absurdo de vincular al filósofo de la escuela cínica,  con esos casos de personas  que viven sin desprenderse de la basura que generan. Diógenes no acumulaba basura; difícilmente podría acumular quien nada tenía, quien vivía con gran austeridad y le sobraban los bienes materiales.  Diógenes, que pertenecía a la escuela de los cínicos,  hoy sería tildado de perroflauta y  no precisamente por el  significado etimológico de cínico que procede de κύων, perro, sino porque en la  época clásica, cínico era  quien  llevaba una vida independiente, desprendida, libre. El paso del tiempo ha transmutado el significado del término hasta convertirlo en alguien, según el DRAE, desvergonzado, impúdico o procaz, pero ésta, la evolución del significado de las palabras, es una cuestión que no viene al caso. La juventud de hoy sin trabajo, sin futuro y sin miedo  cambió el tonel de Diógenes por la tienda de campaña y,  como el filósofo, decidió ocupar la plaza pública por ver, entre otras cosas, si la  calle era de todos.

En todo caso, cuando aquí se relaciona  al PSOE con  Diógenes, no se hace con intención de hurgar en la herida que tanto duele y avergüenza a buena parte de la militancia socialista; el  título de esta entrada no hace referencia al mal llamado «síndrome de Diógenes». La alusión es por la lámpara. Y lámpara, no como sinónimo de mancha, sino de candil, faro, foco o luz que ilumina. Cuentan que Diógenes deambulaba por las calles de Atenas, a plena luz del día, con una lámpara encendida en la mano. ¿Qué buscas?, le  preguntaban. Busco un hombre, respondía mientras seguía rastreando para evidenciar que no lo había encontrado. Ahora, cuando el socialismo psoeísta ha encontrado su hombre para la próxima convocatoria electoral —preferiría que el próximo candidato fuera Rodríguez Zapatero para que,  en persona, recibiera la respuesta de los electores—, dicen que el candidato   Rubalcaba camina, como Diógenes, con una lámpara en la mano, buscando esta vez no un hombre, sino algo parecido a un proyecto, a un ideario, un discurso que no sólo hable de izquierdas en la intimidad. Un mensaje que, siendo fiel al espíritu del partido, que si no se quiere definir como socialista al menos si se merece ser socialdemócrata,  sea capaz de ilusionar y reconciliar a los miles de votantes que han  terminado dándole la espalda y negándole el voto.

About these ads
9 comentarios leave one →
  1. 28 junio 2011 9:05 pm

    Iba leyendo tu post y al mismo tiempo pensaba que esa misma reflexión la hubiera podido firmar yo… hasta que he llegado al final. si es que en el fondo lo tenemos muy claro. Ahora sólo falta que en el PSOE se aclaren.

    • 28 junio 2011 10:23 pm

      Supongo que somos muchos los que estamos en estas. Saludos.

  2. Antonio Rodriguez permalink
    28 junio 2011 10:01 pm

    Rubalcaba no necesia un nuevo discurso. Quien le creería si es tan responsable como Zapatero de la catástrofe social impuesta.
    En estos momentos creo que no haya hada que pueda dar la vuelta a la credibilidad del PSOE, porque aunque se criticara e incluso pidera perdón por los errores. ¿Alguién pensaría que es sincero?
    Salud, República y Socialismo

    • 28 junio 2011 10:20 pm

      ¿Qué nos propones, Antonio? ¿El suicidio colectivo? Desde luego que Rubalcaba es responsable de las políticas del último año, como lo son todos y cada uno de los diputados y senadores que han avalado con su voto todas las medidas adoptadas. Por supuesto que hay responsabilidad en el candidato, pero déjenos un poco de esperanza, permítanos renacer desde el batacazo electoral y, sobre todo, desde el rechazo ciudadano. Si no tenemos derecho a configurar un nuevo discurso, ¿qué hacer? Estoy convencido que hay una parte de la militancia y del votante del PSOE que se ha ido al voto blanco, a la abstención o a otras opciones políticas pero considero también que ese desencantado volverá cuando se le ofrezca un proyecto diferente.

      Un saludo.

      • Antonio Rodriguez permalink
        30 junio 2011 3:58 pm

        No, yo no propongo el suicidio colectivo. Simplemente hacer ver que el problema no es de personas sino de politicas. De nada vale poner un nuevo candidato si no se reconoce el error de las políticas aplicadas anteriormente.
        Un saludo.

        • 30 junio 2011 6:59 pm

          Totalmente de acuerdo en tu apreciación, por ello en el post imagino a Rubalcaba con una lámpara en la mano, buscando algo parecido a un proyecto, a un ideario, a un discurso porque, como bien escribes, un candidato para aplicar las mismas políticas no nos sirve.

          Saludos

  3. 28 junio 2011 11:02 pm

    Me gusta mucho este Post, como otros que vengo leyendo en este Blog de un tiempo a esta parte, creo que es un buen análisis y espero como tu que Rubalcaba acierte en el mensaje y en la oferta a los ciudadanos, pero debo decir que no tengo ninguna fe en ello, es mas creo que los ciudadanos aun no han serenado sus espíritus y se están preparando para rematarnos.
    Rubalcaba es una mala elección (con el máximo respeto a la persona) es como si les dijéramos a los ciudadanos ¿no queréis caldo? pues tres taza y la ultima rebosando.

    Abrazos.

    • 29 junio 2011 6:53 am

      Tampoco soy hombre de fe, ni en Rubalcaba ni en otras deidades. En el post se puede leer que el candidato tendría que ser el propio Zapatero como principal responsable de las políticas emprendidas y que no estaban en el guión, programa, con el que nos dijeron que gobernarían. En todo caso, mientras que el PSOE decide su nuevo discurso que es lo fundamental, Rubalcaba es el candidato y aunque no ilusione si le reconozco su capacidad comunicativa. La derecha lo sabe y le teme, bastaría con pasear por la caverna mediática para comprobar lo que escribo. Rajoy también le teme y no aceptará un debate con el candidato Rubalcaba.

      Saludos

Trackbacks

  1. La luz de Rubalcaba « 14 de abril

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: