Skip to content

IRPF, la Iglesia y sus trampas

5 mayo 2007

Hasta principios de julio está abierto el plazo para la presentación de la Declaración de la Renta y, como en otras ocasiones, ahora tampoco marcaré la cruz en la casilla de la Iglesia. Es más, me sumo a la iniciativa que recoge San Tiago en su bitácora para responder de manera cívica a los desprecios de la jerarquía católica.

La manipulación de la verdad o de la realidad orientada a hacer caer en un error recibe el nombre de trampa seducea. Esta expresión tiene su origen en un pasaje evangélico, en el que un grupo de seduceos (miembros de una secta religiosa) plantearon una objeción con la intención de ridiculizar la doctrina sobre la resurrección de los muertos y provocar el error (Mt 22,23-32). Pues bien, a esta táctica se entregan sin disimulo los portavoces episcopales cuando tergiversan la realidad hablando de un aspecto y callando otros para que caigamos en sus enredos argumentales. Gustan los señores prelados de aparecer como víctimas, acosadas, necesitadas (¡Anda, dame un euro…!) y perseguidas por la horda laicista que llegó al poder en 2004. Suelen argumentar que la Iglesia hace una importante aportación asistencial a la sociedad a través de sus centros hospitalarios, centros educativos y otros centros asistenciales ahorrando al Estado enormes cantidades de dinero. Aparentan dignidad, pero ¿cómo calificar el silencio sobre las subvenciones que perciben por esas actividades? ¿Por qué omiten el dato de que, aparte de los ingresos por la casilla del IRPF, la Iglesia recibe subvenciones para pagar los profesores que ellos designan, por los colegios concertados y las actividades en los hospitales, entre otras? Si fueran dignos, si creyeran aquello de que “la verdad os hará libres”, podrían igualmente hacer público la cuantía que perciben de otras instancias estatales. Ayuntamientos, diputaciones provinciales y comunidades autónomas también colaboran económicamente, pero ¿alguna vez algún responsable eclesiástico ha cuantificado el montante total y lo hizo público? Nada dicen del dinero que perciben para mantenimiento y conservación de edificios, que por su valor artístico, son dignos de conservar y en consecuencia subvencionados. Callan tantas cosas que ofenden cuando hablan callándolas.

No les daré ni un céntimo más de los que ya le entrega el Estado. No quiero contribuir a mantener esa institución; me desagrada que el Estado ejerza de recaudador de impuestos para un grupo religioso. Además me indigna que con mis impuestos contribuya a pagar el sueldo de esos 15.000 profesores de religión o se financien con unos 4.000 millones a los colegios concertados que en buena parte están gestionados por órdenes religiosas católicas.

La penúltima afirmación tramposa, -la última se estará produciendo en estos momentos- de un alto representante eclesiástico con el habitual desparpajo es la que declara que la religión “contribuye de forma decisiva al bien de la sociedad, pues genera cohesión social, cultura, civismo y educación; favorece el desarrollo verdadero de las personas y de los pueblos y es fuente de valores como la solidaridad, la justicia y la convivencia“. Será que no escucha su emisora, porque de hacerlo sonrojaría al hablar de civismo, cohesión social o convivencia porque el sectarismo, la demagogia, la manipulación que caracterizan a esa emisora no tienen nada que ver con el evangelio que me enseñaron de pequeño y que aún tengo entendido continúa siendo referente de la Iglesia; aquel evangelio donde se podía leer -¿aún se puede?-, que la verdad, no la demagogia, conduciría a la libertad.

El año próximo volverán con las mismas argucias y para entonces, yo marcaré otra casilla.

Anuncios
24 comentarios leave one →
  1. 5 mayo 2007 10:57 am

    ¡¡¿Pero, todavía hay alguien que marque esa casilla?!!
    Estoy absolutamente de acuerdo contigo, es vergonzoso que alguien que predica la humildad y la generosidad,(hablo del Papa, en las más altas instancias, y de cualquier cura de a pie, en las más bajas), se pueda permitir ciertos lujos, por no decir todos, que están a la vista de cualquiera con dos dedos de frente, mientras en cualquier pueblo, al doblar la calle se respire la miseria. La iglesia puedo llegar a entenderla, lo que no entenderé nunca es que tenga seguidores.

  2. 5 mayo 2007 7:19 pm

    El último argumento que da el inefable Cañizares es que marcar la casilla no cuesta nada, lo cual, por otra parte es cierto. A un católico le cuesta mantener a su iglesia, lo mismo que a mi no mantener a ninguna. ¿porqué no me devuelven a mi ese dinero para que yo lo gaste como quiera?

  3. 5 mayo 2007 7:53 pm

    J G Centeno; Es cierto cuanto comentas y por una vez Cañizares acierta . Es cierto que a un católico no le cuesta nada marcar la x porque, en modo alguno supone un recargo en su declaración. Consecuentemente no se puede considerar como una aportación voluntaria sino como una gentileza del Estado para con la Iglesia Católica por un lado y para con las organizaciones beneficiarias de la otra casilla, por otro.

  4. 6 mayo 2007 2:08 am

    Cada contribuyente que marca una x en la casilla de la iglesia católica nos cuesta dinero a todos. Parte de sus impuestos van a financiar una iglesia ya de por sí subvencionada en exceso por el estado, mientras que quien no marcamos la x somos los que financiamos la construcción de carreteras -por poner solo un ejemplo y no demasiado sensiblero- que despues ese contribuyente también usará.
    Hasta que no se imponga la autofinanciación de la iglesia católica, nos estarán robando a todos.
    ¿Puedo yo acaso marcar una x a asociaciones que fomenten el caracter laico del estado?

  5. 6 mayo 2007 6:17 am

    Sin duda hay ( mucha) gente que marca esa casilla. Suscribo punto por punto todo lo que dices en tu entrada. La conducta de la Iglesia es indigna, y su obsesión recaudatoria sospechosa. Como vosotros, yo tampoco marcaré la “cas¡lla”. Si no te importa, Júcaro, pondré un enlace con esta entrada en mi blog.

  6. 6 mayo 2007 6:56 am

    No se como todavía perdemos el tiempo hablando de la iglesia. Y hablamos de la iglesia como si fuera la única iglesia.
    Ni siquiera el acto ceremonial es necesario si no nos lo hubieran impuesto tantos años de crimenes y asesinatos.
    Nadie ya debería hablar del catolicismo criminal y este debería dejar de existir.
    Si los templos se quieren mantener con dinero del estado, tienen que estar a disposición del estado si no ni un duro.
    Esos tramposos curas y cardenales no tienen derecho ha existir a expensas del trabajo de la gente. Que trabajen como hacen los demás si quieren culto religioso.
    Parece mentira en los tiempos que vivimos y los libros que hemos leído que todavía hablemos de ellos y además les demos dinero con toda la pobreza y la necesidad que hay en el mundo.

  7. 6 mayo 2007 10:24 am

    Ahí van algunas cifras significativas del año 2005
    > sobre lo que la Iglesia ahorró al Estado:
    >
    > 1.- 5.141 Centros de enseñanza (Ahorran al Estado 3 millones de € por centro
    > al año)
    > 2.- 990.774 alumnos
    > 3.- 107 hospitales (Ahorro de 50 millones de € por hospital al año)
    > 4.- 1.004 centros; entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de
    > minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA (Ahorro de 4
    > millones de € por centro al año)
    > 5.- 51.312 camas
    > 6.- Gasto de Cáritas al año: 155 millones de € (salidos del bolsillo de los
    > cristianos españoles…)
    > 7.- Gasto de Manos Unidas: 43 millones de € (salidos del mismo bolsillo, una
    > cantidad 10 veces mayor que el 0,2% -España no da el aún el prometido 0,7%-
    > programado en los presupuestos generales del Estado para promoción del
    > tercer mundo este año…)
    > 8.- Gasto de las Obras Misionales Pontificias (Domund): 21 millones € (5
    > veces mayor que el ya mencionado 0,2 %, ¿Imaginan de dónde sale…?)
    > 9.- 365 Centros de reeducación social para personas marginadas tales como
    > ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos (53.140 personas, ahorro de
    > medio millón de € por centro)
    > 10.- 937 orfanatos (10.835 niños abandonados, ahorro de 100.000 € por
    > centro)
    > 11.- El 80 % del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio
    > histórico-artístico eclesiástico.
    > El arzobispo de Zaragoza, monseñor Ureña, ha calculado el gasto total
    > ahorrado al Estado en 36.060 millones de € al año.
    > El prestigioso economista José Barea lo ha reducido a 31.189 millones de €…
    > ¿Qué más da la cantidad concreta? Lo importante es que nadie (o muy pocos)
    > saben de este ahorro para la economía española.

  8. 7 mayo 2007 8:57 am

    Una verdad a medias es bastante peor que una mentira, y el sr. todoerabueno, monseñor Ureña y el ¿prestigioso? economista D. José Barea hacen unas cuentas bastante peculiares. Por ejemplo los 5141 centros de enseñanza de los que habla el sr. Todobueno son CONCERTADOS en su inmensa mayoría, es decir SUFRAGADOS POR TODOS LOS CONTRIBUYENTES. Los gastos que pueda tener Cáritas y otras organizaciones de beneficencia, a las que no niego su caracter, están en su mayoría sufragados por subvenciones, algunas de ellas a través de la otra casilla del IRPF. Lo de la conservación del patrimonio es radicalmente mentira, ahí no hay medias verdades, la conservación del patrimonio, que pueda TENER VALOR HISTÓRICO O ARTÍSTICO corre a cargo de las Comunidades Autónomas. Es decir los católicos de su bolsillo no ponen ni un Euro. Somos los ateos, los agnósticos, los creyentes no católicos y aquellos católicos críticos con la Iglesia, los que acabamos pagando la “labor social de la Iglesia”, labor que al menos “espiritualmente” no hace de forma gratuita, ya que aprovecha para hacer propaganda, no ya de su religión, sino de su forma de ver el mundo. En cualquier caso lo que hace lo hace voluntariamente y no justífica, ni mucho ni poco, el querer ser financiada a través de los presupuestos generales del Estado. Y sobre todo no mientan, que es paecado mortal, en España la Iglesia Católica no se autofinancia, más bien la autofinanciamos todos los españoles. Menos caradura

  9. Josep M. permalink
    7 mayo 2007 1:13 pm

    ¿Pero, qué más da el tema de la casilla?
    Tengo entendido que la muy anti-ZP Iglesia católica española está a punto de conseguir (si no lo ha hecho ya) que el gobierno al que insulta contínuamente le conceda un suplemento económico para compensar lo que no le llega con la casilla de la renta.

    ¿Qué nos queda entonces? ¿La objeción fiscal?

  10. 7 mayo 2007 2:14 pm

    No solo no marco ni marqué nunca la casilla, si no que me ofende que, pese a ello, con los presupuestos del estado se financie cualquier actividad vinculada a la Iglesia Católica o cualquier otra. El que quiera y profese una religión que se la financie, como cualquier otra actividad en la vida, no incluída en las necesides básicas de subsistencia.
    Besos a todas las personas que “realmente” son buenas, porque “ejercen” de buenas. PAQUITA

  11. 7 mayo 2007 5:05 pm

    Estoy de acuerdo, Paquita.
    Yo también creo que no hay que financiar “cualquier otra actividad en la vida, no incluída en las necesides básicas de subsistencia”.
    Por ejemplo: nada de subvencionar partidos políticos, cineastas que no ve nadie, asociaciones de lesbianas (que se lo paguen ellas), y, así, una larga lista con sindicatos incluídos. Quien quiera esas cosas, que se las pague.
    La pena es que, como tenemos un estado tan intervencionista, la lista de asociaciones y actividades que se pagan con dinero de todos es muy larga, poruqe hay que asumir los interteses de grupos muy diferentes. Como hay católicos que pagan impuestos, pues a esos también hay que corresponderles, como se hace con las lesbianas o los defensores de los animales.
    Menos impuestos, y menos subvenciones.

  12. 7 mayo 2007 6:50 pm

    A: toderabueno.
    Te lo digo aquí porque entré en tu página y con el sistema de filtro que tienes no me admite el comentario ¿por procaz? Allá va:
    ¡QUÉ COSAS TIENES! Pareces llevar un buen discurso para al final… caer en lo de siempre … aguanta que después te vendrá lo bueno. Supongo que tienes buena voluntad, de verdad lo creo, si no ¡para qué coño ibas a intervenir en estos debates en los que sabes que estás en minoría! Pero de verdad, de verdad te digo, que admiro a la gente que da ejemplo de vida ¡que da! no que simplemente dice, a todos aquellos que apuestan por ayudar eficazmente metiéndose hasta las rodillas donde haga falta, que si hay que ensuciarse se ensucian, si hay que trabajar codo con codo allá están ellos. Ejemplos de vida tales como: Vicente Ferrer en India y el creador, gestor y demás de Ayuda a la Infancia de Madagascar. Demagogias … las menos.
    Te deseo lo mejor. PAQUITA

  13. 7 mayo 2007 6:59 pm

    A las iglesias, ni agua. Son, literalmente, el opio del pueblo (don Carlos dixit).

  14. 7 mayo 2007 8:25 pm

    todoerabueno, se agradece que intentes dar otro punto de vista, pero es que comparar subvenciones de ayuda social y cultural con subvencionar a la iglesia, hombre… España es un estado laico, y si la iglesia católica recibe dinero, el resto de las confesiones religiosas deberían recibir también, evidentemente de forma proporcional al número de fieles.

    Otra cosa es que el estado, para garantizar el bienestar social, ayude a asociaciones de homosexuales, discapacitados o viudas, lo que sea. Hay unas ayudas públicas en todos los ayuntamientos, gobiernos autonómicos y gobierno nacional, que otorgan subvenciones a asociaciones de este tipo. Luego hay otras de promoción cultural. Lo de los partidos políticos no lo sé, lo desapruebo en todo caso. Pero una religión es otra cosa.

    Deberías entenderlo, porque yo, aunque agnóstica, no soy anticatólica, y aunque repruebo la labor de parte de la jerarquía eclesiástica, debo reconocer que he visto en muchos lugares de mundo la labor de los sacerdotes y monjas católicas y que incluso en mi ciudad, vigo, a veces flipas con las cosas que hacen. pero para ese tipo de labor social sí pueden solicitar subvenciones, comprendes, como el resto de los ciudadanos. Otra cosa es pretender que el estado, y por extensión los ciudadanos, financien a la Iglesia. Eso ya no tiene sentido…

  15. 7 mayo 2007 8:50 pm

    Amigos, lo peor es la hipocresía. Dicen estar para ayudar al débil sin espera de nada a cambio. Por ello se supone que tienen autoridad moral sobre el ciudadano. Pero instigan el odio político y la crispación y la mentira desde su emisora. Y apoyan siempre a las opciones políticas del mismo lado.

    Yo tampoco pongo la cruz en su casilla. La jerarquía ya pone lo que puede de su parte para llevarse el agua a su molino. Ni un céntimo mío servirá para incitar al odio. Ni un céntimo mío servirá para que los hipócritas hagan su juego. Ni un céntimo mío. Y a la vez, colaboro en acciones sociales que apoyan al débil y admiraré al sacerdote que se inspire por el evangelio.

  16. 8 mayo 2007 8:58 am

    A Paquita:
    No sabía que había un filtro. A saber qué querías poner 🙂
    De todas formas, coincidimos en la admiración por algunos personajes, de la religión y tendencia política quer sea, que trabajan por el bien de los más débiles.
    A todos:
    Yo creo en el diálogo. Creo que los demás pueden aportarme visiones positivas sobre muchas cosas, y que yo, como cristiano, también tengo cosas que aportar. Me duele que se desautorice a priori lo que un cristiano diga, sólo por ser cristiano. No voy a decir que nuestra historia esté exenta de errores, ni en el pasado, ni en el presente. Pero decir que nuestra postura siempre fue y es negativa, es una reducción ridícula. En España vivimos las cosas en blanco y negro, y así nos va. Muchas de las críticas a la Iglesia reducen lo eclesial a lo jerárquico. Hay muchos cristianos que no son ni obispos ni sacerdotes. De hecho, la Iglesia es lo que es por ese inmenso número de personas sencillas que, desde su fe, intentan, como Jesús, servir a los más pobres. Creo que descalificar todo lo cristiano sólo porque la jerarquía, a veces, se equivoque, es algo injusto.
    No quiero trato de favor para la Iglesia. Quiero un trato, al menos igual, que el que reciben otras instituciones o asociaciones de ciudadanos. Abogo por que no se le den subvenciones, como también abogo por la supresión de subvenciones a muchas actividades y grupos que resultarían más estimuladas si dependieran del dinero de sus miembros.
    En mi parroquia, el 20 por ciento de los ingresos se destinaba a los pobres. Enviabamos también dinero a unas barriadas de Angola, cuando ningún gobierno denunciaba lo que estaba ocurriendo allí. Nuestra colaboración con los servicios sociales del ayuntamiento era inmejorable (tanto cuando gobernaba el PSOE como cuando gobernaba el PP). Ellos sabían que nosotros podíamos ayudar en casos a los que no llegaban, y nosotros sabíamos que ellos podían hacer lo mismo. No puede sustituirse los servicios sociales de la administración, por los eclesiales, ni viceversa. La complementariedad y el respeto mutuo nos ayudaron a solucionar casos dificilísimos, de pobreza, malos tratos, prisión, etc… La coordinación era tan buena que podiamos decir con orgullo que TODOS los problemas solucionables de nuestro barrio recibían solución (quien trabaja con problemas sociales sabe que hay casos de vía muerta, prácticamente).
    Creo que lo mejor es el respeto y la colaboración en la construcción de la sociedad. Los cristianos no somos ciudadanos de segunda. Ni un ateo o un agnóstico son mejores ciudadanos o trabajan más por la paz sólo por no profesar ninguna religión. Todos tenemos mucho que aportar.
    Pero hay que fundir las espadas para forjar arados.
    ¿Alguno se anima?

  17. 8 mayo 2007 1:23 pm

    A todoerabueno y en general:
    1.- Que el artículo en el que quise entrar, tuyo, era el que hablaba de Roma.
    2.- Que ayer intenté recordar el nombre de Julián Cadenas, pero … para qué las prisas. Después de enviar mi comentario, copiado y pegado aquí por imposibilidad de hacerlo en el blog de todoerabueno, lo recordé, y como quiero dejar reflejado quien es … pues eso: Julián Cadenas, de la ONG AYUDA A LA INFANCIA DE MADAGASCAR, con domicilio en Alcorcón, aunque él está en Madagascar, dando el callo.
    Y ya me despido … ¡a los buenos días! PAQUITA

  18. 8 mayo 2007 10:24 pm

    Paquita y universo
    La página está arreglada y abierta al diálogo.
    Felicidades a Julián Cadenas por su trabajo. Si nos animáramos todos un poco, seguro que podríamos cambiar muchas cosas.

  19. Thomas Hennigan permalink
    31 julio 2007 3:47 pm

    La mayoría de los comentarios aquí publicados se caracterizan por prejuicios, odio, sectarismo en contra de la Iglesia Católica. El sistema de marcar la casilla está copiado de Alemania, donde funciona muy bien, y también en Italia donde más de 80% de los contribuyentos la marca. En Estados Unidos las Iglesias no existe, pero las contribucioness de los fieles a su iglesia son deducbles de los impuestos y no se cobra a las iglesias impuestos como IVA o contribuciones inmobiliarias. El Unión Europea obliga cobrar IVA a la Igelsia. En Estados Unidos se consdera que las iglesias hacen un importante contribución al bien comun y por ellos no se les cobra impuestos o contribuciones. Además tanto en Francia como en España el estado ha realizado unos robos monumentales a la Iglesia Cátólica en el siglo XIX en el caso de España la desamortización de Mendizábal, en Francia las leyes anticatólicas del gobierno en 1904. En España antes y durante la Guerra Civil fueron destruidos unos 2000 templos, sin mencinal los cerca de 7000 sacerdotes que fueron asesinados. Creo que el sistema que vige en Estados es mejor, favorece las contribuciones caritativas de los ciudadanos y evita las subvenciones. Aquí el estado subvenciona todo tipo de grupo. Reaciones viscerales basadas en odio y prejuicios no siveen de nada.

  20. 31 julio 2007 11:26 pm

    Thomas Hennigan; afirma usted que la mayoría de los comentarios que se expresan se caracterizan por prejuicios, odio, sectarismo en contra de la Iglesia Católica. Sinceramente debiera volver a leerlos porque la mayoría de ellos se hacen desde la discrepancia pero con un grado de respeto suficiente. Diría que con mayor respeto y consideración que con el que se expresa la Iglesia católica española a través de sus medios de difusión, especialmente cierta emisora de radio, o las intervenciones del portavoz de los obispos , Antonio Martínez Camino, que son todo un alarde de estulticia y provocación verdaderamente rechazables por su viscerealidad y simpleza.

  21. hugo permalink
    10 agosto 2007 5:04 pm

    manga de ladrones y perseguidores de otras religiones

  22. hugo permalink
    10 agosto 2007 5:10 pm

    politicos e iglesia catolica en argentina
    militares e iglesia catolica en argentina
    quienes no son catolicos son terroristas ej.
    mormones,testigos de j. perseguiudos hasta la muerte en muchos casos
    mormones seggregaados como si fueran militatres norteamericanos,”que error

  23. Aida permalink
    21 mayo 2008 1:18 pm

    A Júcaro. He leído todos los comentarios con detenimiento hasta llegar al suyo, y sigo estando de acuerdo con el Sr. Hennigan. Los que creemos en Jesús, tenemos todo el derecho del mundo ya sea por medio de desgravaciones de impuestos o a través de aportaciones, a mantener la Iglesia que Él fundó. Hablando de derechos, hablemos de la “información veraz y efectiva” que exige nuestra Constitución, adjetivos que generalmente suelen olvidarse para destruir una institución en la que muchos creemos. No olviden que los que creemos en Jesús no somos unos inconscientes ni unos insensatos, pensamos y debatimos desde la FE y no mediante la DEMAGOGIA de unos u otros.

Trackbacks

  1. PLANET www.Red Progresista.com » Blog Archive » IRPF, la Iglesia y sus trampas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: